Páginas

Translate


Powered By Blogger

visitas contador

miércoles, 14 de julio de 2021

Metallica - Nothing Else Matters 2007 Live Video Full HD

 



 
 Metallica - Nothing Else Matters (Album Metallica 1991) Live Earth "The Concert for a Climate in Crisis" at Wembley Stadium 2007, London James Hetfield - Vocals, Guitar Kirk Hammett - Guitar Lars Ulrich - Drums Robert Trujillo - Bass

domingo, 11 de julio de 2021

Centro Nacional de Arte en Japón, el museo que no puedes perderte en Tokio


El Centro Nacional de Arte en Japón es el museo al que cada vez que vayas encontrarás algo nuevo.




Centro Nacional de Arte en Japón, un vistazo al futuro (Foto: Instagram thenationalartcentertokyo 国立新美術館)

Los museos de arte moderno, son sin duda todo un espectáculo en cualquier parte del mundo y aún así no pueden compararse con lo que encontrarás en el Centro Nacional de Arte en Japón. Este recinto es considerado una gran galería vacía que al mismo tiempo ha albergado exposiciones que marcaron la historia del arte contemporáneo.

En el 2001, el gobierno japonés buscaba promover la divulgación del arte, la investigación y la conservación y para lograrlo decidió fundar 5 instituciones dedicadas exclusivamente a dar una visión fresca del arte. El Centro Nacional de Arte fue una de ellas. 


En el 2001, el gobierno japonés buscaba promover la divulgación del arte, la investigación y la conservación y para lograrlo decidió fundar 5 instituciones dedicadas exclusivamente a dar una visión fresca del arte. El Centro Nacional de Arte fue una de ellas.

Pasaron poco más de 6 años antes de su inauguración; sin embargo, desde el momento en el que abrió sus puertas, este centro se convirtió en un referente artístico y cultural para el mundo.
Visita el Centro Nacional de Arte en Japón

El Centro Nacional de Arte en Japón se considera por sí mismo una obra de arte. Fue diseñado por el arquitecto Kisho Kurokawa, uno de los fundadores del movimiento metabolista, y su edificación sigue la ideología de crear estructuras flexibles y extensibles que den la apariencia de un crecimiento orgánico.

Kurokawa creía en que el espacio en el que nos movemos, y la funcionalidad de este, tiene influencia sobre el futuro de la sociedad y la cultura. De esta forma, cuando se le encomendó crear el Centro Nacional de Arte en Japón decidió desarrollar un espacio que inspirara la creatividad desde antes de entrar al recinto.

Fue así como nacieron las ya reconocidas olas de cristal y acero que conforman este edificio. Para complementar el espíritu de esta institución, se creó el concepto de “galería vacía”.

Una de las características más llamativas del centro es que es un museo que no cuenta con una exposición permanente, al contrario, en su base es un espacio con paredes vacías que al mismo tiempo nunca está solo.


El centro acoge varias exposiciones temporales de forma simultánea y le da espacio a eventos públicos, como conferencias de artistas, convenciones y talleres. Es así como, no importa cuántas veces vayas, siempre encontrarás algo nuevo.

El Centro Nacional de Arte en Japón está en el llamado triángulo del arte, un sitio en Roppongi en donde se encuentran 3 museos a una corta distancia. Por formar parte de este grupo, con la entrada de uno de ellos podrás acceder a los otros dos así que no te pierdas esta oportunidad en tu próxima visita a Tokio.

Fuente

https://bolavip.com/mx

sábado, 3 de julio de 2021

ARCOmadrid, una feria que decide ir adelante

 

arco

Imagen de sala de la edición del pasado año 

 Ifema

Una edición complicada, pero tras cancelar la cita de febrero por la pandemia la feria de arte más internacional de nuestro país abrirá sus puertas la próxima semana


Audentes fortuna Iuvat dejó escrito Virgilio en La Eneida . La fortuna favorece a los valientes. Bajo esta máxima, ARCOmadrid ha decidido ir adelante en esta complicada edición, toda vez que tuvo que cancelar el encuentro del pasado febrero por la pandemia, rompiendo el momentum de primeros de año como el gran encuentro de las galerías españolas. Otras ferias de referencia en el panorama internacional cancelaron sus ediciones del 2021, como la londinense Masterpiece o TEFAF en Maastricht, y muchos lo vieron una decisión prudente. Pero ARCO se ha alineado con Frieze Nueva York y Art Basel Hong Kong, que en mayo ya reabrieron pese a las restricciones en la movilidad internacional. Y en el mismo grupo se aventurarán Art Basel en Basilea, que prepara concienzudamente su edición para septiembre, y la FIAC de París, que la está organizando para octubre. ARCO ha trabajado duro para celebrar la próxima semana el reencuentro cultural y anteponer a los temores un objetivo claro y contundente que buena falta le hace a nuestro país: ¡reactivar el mercado del arte!

La pandemia ha afectado de manera muy directa a este mercado. Durante los meses más duros del confinamiento las galerías de medio mundo cerraron sus puertas y su viabilidad económica fue muy, muy preocupante. Las ferias de arte, que suponen casi el 50% de las ventas de las galerías, fueron cancelando una tras otra. El panorama era desolador. Se temió un cierto colapso del sector. Solo quedaba buscar en lo digital una senda para continuar las actividades y lo hicieron provocando un desbordamiento de propuestas entre lúdicas y comerciales de resultados desiguales que no compensaron la bajada en las ventas. Se demostró que ni ferias ni galerías, a diferencia de otras industrias culturales, habían desarrollado especialmente estos canales. 

Tiempos difíciles

El esfuerzo del sector por acompasar la hibridación de lo presencial con lo digital consiguió que este mercado no se parase

Pero se hicieron los deberes rápido y, si durante años este sector se había resistido a hacer de lo online uno de sus canales estratégicos, en el 2020 no le quedó más remedio que ponerse al día. Las ferias de arte desarrollaron lo que se conoce como las OVR (online viewing rooms), plataformas digitales que buscaban un momento de atención de los coleccionistas para convertir sus webs en rudimentarios market place que, con el devenir de los meses, se fueron sofisticando hasta evolucionar hacia aceptables entornos que usan herramientas de la realidad virtual y la realidad aumentada.

En términos económicos, los primeros resultados de las casas de subasta del ejercicio 2020 apuntaban a bajadas del 25 y el 30% en la facturación, pero se temía que el global del sector pudiese ser peor. Curiosamente, los precios de las obras de arte en las galerías no habían bajado, y en las subastas se seguían marcando récords en algunas obras de primerísimo nivel. Cuando en marzo Clare McAndrew publicó su informe anual del mercado global del arte se confirmó que la bajada era del 22% respecto al 2019, dejando las ventas en unos justos 50.100 millones de dólares y cerrando un ciclo expansivo que iniciado después de la crisis global del 2008. 

El esfuerzo del sector por acompasar la hibridación de lo presencial con lo digital consiguió que este mercado no se parase, y a uno le queda grabada en la memoria la lucha, con todas sus fuerzas y recursos, de unos profesionales para sacar adelante sus negocios y los artistas que defienden, con una resiliencia, pasión y compromiso que los hacen indestructibles.

arco

Salas de ARCO en la edición del 2020 

 Ifema

Motivos pues no le faltan a la feria para querer reactivar el mercado español. Liderada por Maribel López, ARCO va más allá de un encuentro mercantil e históricamente ha ayudado a estructurar el sector de las galerías en nuestro país. Ha sido la plataforma que más ha internacionalizado el arte español y ha creado los canales para que este mercado pudiera fluir incluso durante los años duros de las crisis. Hoy, pese a la oposición de un pequeño grupo de profesionales que creen que aún no es el momento de eventos masivos, ha decidido liderar la reapertura de todo un sector y, siguiendo las medidas sanitarias, actuar de abanderada de la comunidad de las galerías. Por lo que es momento de apoyar la feria. ¡Nos vemos en ARCO!

ARCOmadrid

Madrid. www.ifema.es. Del 7 al 11 de julio

Fuente

https://www.lavanguardia.com

Sotheby’s subasta por 5.4 millones de dólares el código original de Internet

 Sotheby’s subasta por 5.5 millones de dólares el código original de Internet

Tim Berners-Lee, inventor de la World Wide Web, quien sentó las bases de internet hace 30 años. FOTO: Instagram @sothebys

El código original en formato NFT con el que Tim Berners-Lee, el inventor de la World Wide Web, sentó las bases de internet hace 30 años se vendió en una subasta por 5.4 millones de dólares. La encargada de la puja fue la casa de subastas Sotheby’s

La subasta arrancó el pasado 23 de junio con un precio de mil dólares pero su valor creció con cada una de las 51 nuevas ofertas que se presentaron hasta que el martillo cerró la puja en 5.4 millones, destacó  Sotheby’s a través de un comunicado.

Se trata del código original escrito entre 1990 y 1991 por el científico británicofechado y firmado por él, que incluye la implementación de tres lenguajes y protocolosHTML, HTTP y URL, también de su autoría y que “cambió el mundo para siempre“, junto al video que lo visualiza. 

El lote incluye también una representación del código entero escrito en lenguaje de programación Python, que es como “un póster digital en el que puedes hacer ‘zoom’ y alejarte”, y una carta en la que Berners-Lee reflexiona sobre el invento y cómo ha llevado al mundo a ser como lo conocemos.

Fuente

https://latinus.us


La ruta hasta la casa de subastas: ¿cómo llega una pieza prehispánica a ser vendida por miles de dólares?


La falta de información sobre el origen de muchos objetos arqueológicos es una de las objeciones de los expertos a que estas piezas se comercialicen


Subasta de Christie's en Nueva York, en 2016.


Subasta de Christie's en Nueva York, en 2016. 

El martillo no sonó fuerte esta vez porque la subasta era en línea. Pero de haber caído, hubiera provocado un estruendo: una supuesta hacha maya se estaba vendiendo por un valor cinco veces más alto del estimado por la firma Sotheby’s. La piedra con rasgos de jaguar, serpiente y murciélago salió del actual territorio americano. Pero las circunstancias en las que lo hizo se desconocen. Ese blanco en la historia de muchos objetos arqueológicos –de América, pero también de África, Oceanía o Europa– resguardados por coleccionistas privados, museos o galerías es una de las objeciones de los expertos a que estas piezas se comercialicen. La ruta hasta la casa de subastas es, muchas veces, un misterio.

Se sabe que el hacha con rasgos de múltiples animales formaba parte de la colección de la Albright-Knox Art Gallery, una institución pública estadounidense, desde 1944. Que antes de eso había sido expuesta en la galería de Raphael Stora, en Nueva York. Que la sala neoyorquina la había adquirido “presumiblemente” de una historiadora alemana que vivió en Inglaterra después de escapar de los nazis. Pero hasta ahí llega el recuento que hace en su página web la casa Sotheby’s, que no ha respondido a las preguntas de este periódico. Los investigadores Edwin M. Shook y Elayne Marquis escribieron que el hacha salió del actual territorio de Guatemala. El Gobierno del país centroamericano, sin embargo, ha asegurado a EL PAÍS que no reconoce esta pieza como parte de su patrimonio. Pese a la falta de certezas, la efigie fue vendida en mayo por más de 352.000 dólares (más de siete millones de pesos). Sotheby’s recaudó más de 750.000 dólares con la subasta de esta y otras piezas prehispánicas.

 Como en este caso, la mayoría de las veces es difícil rastrear la procedencia de estos objetos porque muchos salieron hace siglos de sus lugares de origen en las manos de viajeros, coleccionistas, arqueólogos o militares en forma de saqueo o expolio. Así llegaron hasta merchantes que, a su vez, los vendieron a museos u otros coleccionistas. En Acquiring Cultures: Histories of World Art on Western Markets, un libro de 2018 compilado, entre otras, por la reconocida historiadora del arte Bénédicte Savoy, un pasaje ilustra la dinámica. “Estoy cansado de mi colección de antigüedades chinas, ¿quiere comprarla?”, oferta un aburrido teniente al marchante francés Eugène Boban. El militar bretón se explica: “He empezado una nueva colección de objetos precolombinos, sobre todo piezas de cerámica y armas”.

Este interés por poseer piezas únicas creció entre la burguesía de la época, que buscaba "curiosidades exóticas” para “escapar de sus modernas vidas urbanas”, se lee en Acquiring Cultures. En el siglo XVI surgieron las primeras casas de subasta –Sotheby’s fue fundada en 1744 y Christie’s, en 1766–. La visita a estos lugares se convirtió en “un ritual burgués” donde aprender sobre buen gusto, historia o ciencia. Para 1884 una publicación neoyorquina ya afirmaba que “no hay profesión más importante en la metrópoli que la del subastador”. Desde entonces, estas firmas se convirtieron en “espacios poderosos” para poner valor a estos objetos. Pero Savoy advierte en el libro: “No todos los objetos pueden subastarse y tener un precio fijado en el ámbito público, global y aparentemente racional del dinero”.

Aun así, estos artefactos se convierten muchas veces en piezas de colección. La pregunta no deja de circular entre los críticos: ¿son piezas de arte? ¿mercancías? ¿tesoros patrimoniales? El arqueólogo Daniel Salinas Córdova, especialista en patrimonio y restitución, apunta a que además del “valor estético y económico que les da el mercado” estos objetos tienen una relevancia científica y otra social para las comunidades descendientes de quienes crearon esas piezas: “A algunas [de estas piezas] ni siquiera se las conoce porque están en colecciones que son inaccesibles”. “Es lo triste”, lamenta, “que se privatice y comercialice el patrimonio”.

Según un recuento propio del arqueólogo, en los primeros cinco meses de 2021 se vendieron casi 300 objetos mesoamericanos en 12 subastas. Aunque la pandemia ha frenado el gran crecimiento que el mercado del arte tuvo en los últimos años, el sector “ha experimentado un repunte liderado por las casas de subastas que lograron seguir con su actividad durante lo peor de la crisis sanitaria”, según el informe The Art Market 2020, que es referencia en el sector. El mercado se contrajo un 21% durante la pandemia, lo que obligó a estos actores a acelerar sus procesos de digitalización. La venta de piezas arqueológicas es solo una parte de este mercado, que aún guarda un gran secretismo.

Garantizar la autenticidad y la procedencia

Las casas de subasta cuentan con mecanismos y recursos para asegurarse de que una pieza no es falsa ni proviene del circuito ilegal. Porque el contrabando sigue existiendo pese a que la legislación se ha robustecido: hay excavaciones clandestinas, falsificación de documentos y tráfico ilegal, además de objetos contemporáneos que se pretende hacer pasar por antiguos. En 2015, por ejemplo, fue la firma francesa Binoche et Guiquello la que alertó cuando la familia de un coleccionista se presentó con un artefacto prehispánico de 400 kilos cortada en cuatro trozos. Resultó ser el Bajorelieve de Xoc, una extraña pieza olmeca de 3.000 años de antigüedad que había sido robada hacía 40 años y que tras el aviso regresó a México. Pero estos mecanismos pueden fallar: Sotheby's tuvo que retirar de su última subasta un cuenco de cerámica que había puesto a la venta, después de que el Gobierno de Guatemala reclamara la pieza.

Una vez verificada la autenticidad de un objeto, los especialistas le asignan dos precios estimados, uno mínimo y uno máximo. Los valores están determinados por distintas variantes, como la antigüedad de la pieza, su excepcionalidad o los museos y colecciones por las que pasó. Salinas Córdova explica que el mercado, además, “tiene tendencias”: “Lo maya es muy buscado, también los barros de Colima o las figuritas verdes de Guerrero”. Con un precio de salida acordado, empieza la puja hasta que el mejor postor gana.

En mayo, la supuesta hacha maya vendida por más de 350.000 dólares fue la pieza más valorada en la subasta anual de arte de América, África y Oceanía de Sotheby’s. El artefacto incluso superó el precio máximo estimado por la firma, que era de 70.000 dólares. Dos arqueólogos consultados por este periódico, Daniel Juárez, curador de la Sala Maya del Museo Nacional de Antropología de México, y Tomás Pérez, investigador del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), cuestionan, sin embargo, que realmente se trate de una pieza de esa procedencia. “Definitivamente no es maya”, asegura Juárez, “ni en sus técnicas de manufacturas ni en su iconografía”.

Una figura olmeca de piedra (izquierda) y una efigie maya en subasta en la casa Sotheby’s.
Una figura olmeca de piedra (izquierda) y una efigie maya en subasta en la casa Sotheby’s.

Dudas similares surgieron cuando la firma Christie’s subastó 33 piezas prehispánicas en París en febrero. En ese entonces, aún no se había firmado la "declaración de intenciones" que acordaron este jueves México y Francia para “dificultar al máximo el comercio ilícito de piezas importantes para el patrimonio histórico y cultural mexicano”. Algunas de las obras habían sido señaladas como falsas por el Gobierno mexicano. Pero la venta siguió pese a las denuncias y a las recomendaciones de la UNESCO, que sugirió suspender la comercialización hasta tener más información sobre la procedencia lícita de las piezas. Christie’s, que no ha respondido a las preguntas de este periódico, argumentó que la venta cumplía con los requisitos de la legislación francesa, que reconoce como dueño al poseedor del bien.

“Se amparan en que no ponen a la venta bienes cuya procedencia esté en duda. Y al final se apegan a las ventajas que les da la legislación de donde ocurre la subasta”, señala el doctor en Derecho de la Cultura Carlos Lara. La convención de la UNESCO de 1970 busca proteger los bienes culturales, pero no es retroactiva, ni tiene efectos directos sobre el derecho interno de los Estados y no involucra a los actores privados. El convenio UNIDROIT, de 1995, viene a complementarla y salvar esas falencias. Sin embargo, algunos países, como México, no lo han firmado aún. Aunque la comercialización de estos bienes culturales sea “moralmente condenable”, sostiene el especialista, sigue siendo “procedente”. Los gobiernos reclaman estos objetos por la vía diplomática, y existen casos de éxito, pero muchas veces el desenlace es el mismo. Martillazo o no, y vendidos.

Fuente

https://elpais.com

La 40 edición de la Feria Internacional de Arte Contemporáneo se desarrollará entre el 7 y el 11 de julio

Maribel López, directora de ARCO, durante la presentación de la feria de arte. / FERNANDO VILLAR / EFE



La 40 edición de la Feria Internacional de Arte Contemporáneo se desarrollará entre el 7 y el 11 de julio



ARCO reduce su aforo al 50% y potencia la presencia del arte femenino y latinoamericano


 ARCO cumple su 40 aniversario en medio de la pandemia, circunstancia que ha obligado a reducir el aforo en un 50% y el número de galerías presentes, que en esta edición se limitan a 130, frente a las 209 del año anterior. Para plantar cara a la covid, la organización apuesta por medidas de seguridad estrictas que prevén pasillos más anchos y expositores ubicados en espacios aislados. «La esencia de la feria es la misma, lo que cambia es la escala», dijo Maribel López, directora de ARCO, quien anunció una decidida apuesta por el arte femenino y latinoamericano.

De las galerías presentes, algo más de la mitad (71) son extranjeras. Según las estimaciones de López , la cifra de artistas presentes oscila entre 1.500 y 1.800. Sus obras buscan revitalizar el mercado de arte contemporáneo y propiciar el reencuentro entre artistas, galerías, coleccionistas y público, tras los meses de obligado de confinamiento. Pese su formato más pequeño, el nivel de calidad será «altísimo», auguró Maribel López, quien subrayó que se ha hecho un especial esfuerzo para asegurar la asistencia de coleccionistas, cuyo número puede rondar los 240 si no se producen cancelaciones de última hora.

Habrá un programa especial con 25 proyectos de artistas mujeres, cuya obra se caracteriza por apuestas más arriesgadas y menos comerciales. Quince galerías latinoamericanas acudirán a 'Remitente', sección supervisada por Mariano Mayer. Dada la excepcionalidad de la ocasión, las galerías que no puedan viajar a Madrid tendrán la oportunidad de presentar piezas que no exijan su traslado desde el otro lado del Atlántico por encontrarse en España o Europa.

La feria se ha aplazado de febrero a julio para asegurar la presencia internacional. El 40 aniversario se posterga para que acudan invitados imprescindibles. El evento se clausura el domingo y contará con un día más para profesionales.

«Somos una de las primeras ferias de arte contemporáneo del mundo que se celebran desde que comenzó la pandemia», aseguró Eduardo López Puertas, director general de Ifema, quien reconoció que aunque celebrar la feria fue una decisión decidida desde el principio, el proceso «no ha sido sencillo».

La representación europea promete ser de primer nivel. Acuden Carlier Gebauer (Berlín), Chantal Crousel (París), Georg Kargl Fine Arts (Viena) y Nadja Vilenne (Lieja), entre otras muchas. A estas se suman algunas entidades procedentes de otras regiones como como Dvir Gallery (Tel Aviv) o Movart (Luanda), además de galerías latinoamericanas como El Apartamento (La Habana) Galería de las Misiones (Montevideo) y Proyectos Ultravioleta (Ciudad de Guatemala)

Para Maribel López, el momento que ahora se afronta es «muy emocionante, ha sido un año muy largo«. « Las galerías lo han pasado francamente mal,pero no han cerrado, son pequeñas empresas con un compromiso muy fuerte, tengo una admiración absoluta hacia ellas».

En esta ocasión, el Foro de ARCOmadrid incluye un intenso programa de debates en torno a tres ejes: sostenibilidad, el futuro del mercado y las ferias de arte, y la creación hacia el futuro.

Se ha anunciado la presencia de la obra 'Guernica' de Agustín Ibarrola -un mural de 2x10 metros- que ha permanecido olvidada durante décadas. Se realizó en 1977 para la iniciativa que quería situar el 'Guernica' de Picasso en un nuevo museo en la villa vasca.

Fuente

https://www.elcorreo.com

Te puede interesar;

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...