Páginas

Google+ Followers

Translate

visitas contador

Hubert Robert

                    
                              Hubert Robert, retratado por Élisabeth Vigée-Lebrun (Louvre).


Hubert Robert (París, 22 de mayo de 1733 - 15 de abril de 1808), pintor y grabador francés especializado en cuadros de paisaje y de ruinas clásicas. Nacido en la época rococó, conoció el apogeo del reinado deLuis XVI, a quien sirvió en diversos cargos, incluyendo el diseño de jardines. Sobrevivió milagrosamente a ser ejecutado durante la Revolución francesa y fue uno de los asesores del recién fundado Museo del Louvre.



Su padre, Nicolas Robert, estuvo al servicio de François-Joseph de Choiseul, marqués de Stainville. El joven Hubert acabó sus estudios con los jesuitas en el parisino Colegio de Navarra en 1751 y entró en el taller del escultor Michel-Ange Slodtz quien le enseñó dibujo y perspectiva, pero le animó a dedicarse a la pintura. En 1754 marchó a Roma en la comitiva de Étienne-François de Choiseul, hijo del empleador de su padre, quien había sido nombrado embajador francés y se convertiría en Secretario de Estado para Asuntos Exteriores de Luis XV en 1758.



Pasó once años en Roma, un tiempo considerable; después de agotar su residencia oficial como joven artista en la Academia Francesa en Roma, se mantuvo a sí mismo gracias a las obras que creó para aficionados que estaban de visita. Uno de ellos fue Jean-Claude Richard, abad de Saint-Non, grabador y aficionado al arte, quien llevó a Robert a Nápoles en abril de 1760 para visitar las ruinas de Pompeya. Se hicieron amigos, y Saint-Non grabaría bocetos de Robert a lo largo de varios años.

El marqués de Marigny, director de los Bâtiments du Roi se mantuvo al tanto de la evolución de Hubert Robert gracias a la correspondencia con Charles-Joseph Natoire, director de la Academia Francesa. Natoire instaba a lospensionnaires a que realizaran esbozos en el exterior, de la naturaleza; Robert no necesitaba que se lo pidiesen. Dibujos de sus libros de esbozos (y pinturas posteriores) acreditan sus viajes a los palacios históricos de Villa d'Este en Tívoli y Villa Farnese en Caprarola. Robert pasó esta época en compañía de jóvenes artistas del círculo de Piranesi, cuyos capricci de ruinas románticamente invadidas por la vegetación le influyeron tan grandemente que se ganó el mote de Robert des ruines.1 Incluso grabó una serie de pequeñas vistas romanas (Les soirées de Rome, 1763-64) con las que en cierta manera emulaba a Piranesi.

Los álbumes de esbozos y dibujos que reunió en Roma le proporcionaron motivos en los que trabajó en las pinturas del resto de su carrera.



Su éxito a su regreso a París en 1765 fue rápido: al año siguiente, fue recibido en la Real academia de pintura y escultura, con un capriccio romano, El puerto de Roma, ornamentado con diferentes Monumentos de Arquitectura, Antigua y Moderna.3 La primera exposición de Robert en el Salón de 1767 fue bien recibida en prensa por Denis Diderot: «Las ideas que las ruinas despiertan en mí son grandes». Fue nombrado sucesivamente "Dibujante de los Jardines del Rey", "Conservador de los Cuadros del Rey" y "Conservador del Museo y Consejero de la Academia".


                             El Coliseo de Roma, 1780 - 1790,Museo del Prado.

Durante la Revolución, fue arrestado en octubre de 1793.12 Sobrevivió a sus detenciones en Sainte-Pélagie y Saint-Lazare, pintando viñetas de la vida en prisión sobre láminas, antes de ser liberado a la caída de Robespierre.13 Robert escapó por muy poco a la guillotina cuando, por error, otro prisionero murió en su lugar.
                  

                                                                         Ruinas clásicas

En un giro de la fortuna, Robert fue elegido para el comité de los cinco encargados del nuevo museo nacional en el Palacio del Louvre.

Robert murió de una apoplejía en 15 de abril de 1808.

Su obra fue objeto de muchos grabados del abad de Saint-Non, con quien había visitado Nápoles en la compañía de Fragonard en sus primeros años; en Italia su obra ha sido también frecuentemente reproducida por Chatelain, Linard, Le Veau, y otros.


Vista imaginaria de la galería del Louvre como una ruina, cuadro presentado en el Salón de 1796 (Louvre).

Merece ser recordado no tanto por su habilidad como pintor, sino por la viveza con la que trató los temas que pintó. El contraste entre las ruinas de la antigua Roma y la vida de su época excitó su mayor interés. En Roma adquirió reputación; allí trabajó durante un tiempo en el estudio de Pannini, cuya influencia puede verse en la Vue imaginaire de la galerie du Louvre en ruine (ilustración).

                                  Hubert Robert – private collection. Le pont sur le torrent

Junto a esta incesante actividad como artista, su carácter audaz y sus muchas aventuras atrajeron la admiración y la simpatía generales. En el cuarto canto de su L'ImaginationJacques Delille celebra la milagrosa huida de Robert cuando se perdió en las catacumbas.



La cantidad de su obra es inmensa; sólo el Louvre contiene nueve pinturas de su mano, y a menudo se encuentran ejemplares de su obra en museos de provincias y colecciones privadas. La obra de Robert tiene más o menos un carácter escénico que justifica su selección por Voltaire para pintar los decorados de su teatro en Ferney. De sus ejemplos en museos españoles, destacan Figuras en el Coliseo (Museo del Prado) yEl templo de Diana en Nimes (Museo Thyssen-Bornemisza).


















                        




            



        










                            

    

Te puede interesar;

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...