Páginas

Google+ Followers

Seguidores

Translate

visitas contador

jueves, 16 de noviembre de 2017

Un siglo sin Rodin, el escultor de las emociones

Auguste Rodin dejó escrito en su testamento que el verdadero artista expresa siempre lo que piensa, aún a riesgo de hacer tambalear los prejuicios establecidos, y cien años después de su muerte su obra sigue demostrando que el creador de "El pensador" o "El beso" fue un revolucionario.
Resultado de imagen
Cuando murió el 17 de noviembre de 1917 a los 77 años de edad en su casa de Meudon, al oeste de París, seguía siendo el artista más célebre de Francia.
"Inventó una suerte de modernidad, que permitió a la escultura pasar del siglo XIX al XX", explica a Efe Christine Lancestremère, responsable de las colecciones del Museo Rodin, cuya programación ha girado este año dentro y fuera de sus muros en torno al centenario.

La fama le llegó tarde, pasados sus 40 años, porque no gozó de la formación académica habitual y trabajó primero para otros.
Resultado de imagen de Rodin
Los primeros pedidos que recibió del Estado se vieron rodeados de polémica, porque no quiso plegarse a las expectativas y no respondió a lo que se esperaba en la época.
"Si quieres ser artista, sé el mejor", le había dicho su padre a quien fuera un alumno mediocre y miope y que tenía su medio natural de expresión en los materiales y los lápices.
El busto de su progenitor, de 1860, es de hecho la primera escultura que se conserva de él, pero su reputación no comenzó a afianzarse hasta veinte años después, cuando el Estado le encargó la ahora icónica Puerta del Infierno.
                          Resultado de imagen de Rodin
Pese a que el encargo fue anulado posteriormente, Rodin trabajó en este conjunto monumental durante décadas y ni siquiera llegó a acabarlo.
De ese proyecto surgieron, entre otras, dos figuras asociadas de forma intrínseca a la obra de Rodin, "El beso" y "El pensador". Si la primera se ganó el favor del público de inmediato, a la segunda le costó más tiempo librarse del calificativo de "gorila" que recibió en su presentación en sociedad.
"Era un adelantado a su tiempo", resume Lancestremère.
Rodin, según los expertos, cambió el rumbo de la escultura de forma innovadora, llevó a cabo en sus creaciones combinaciones inesperadas, exploró las pasiones humanas y usó el lenguaje corporal con una sensualidad que todavía conmueve.
Resultado de imagen de Rodin
Combinó además ese frenesí creativo con una intensa vida social. Por su palacete de Meudon pasaron ilustres invitados, como la monarquía de Inglaterra, artistas amigos como Antoine Bourdelle y Eugène Carrière o la bailarina y coreógrafa Isadora Duncan.
En Meudon es además donde está enterrado junto a Rose, con la que, pese a toda una vida de relación, solo se casó en 1917, el mismo año de sus muertes, y a la que fue infiel con numerosas mujeres, pero principalmente con Camille Claudel, su alumna, ayudante y musa.
"El vínculo con Camille fue mucho más apasionado y tumultuoso", recuerda la responsable de las colecciones.
Resultado de imagen de Rodin
Su obra se presta a tantos matices que, según Lancestremère, todavía ahora queda de ella mucho por descubrir. Aunque sus piezas de mármol y bronce coparon en primer lugar el interés de los expertos, sus yesos y los archivos sobre su proceso creativo son facetas menos exploradas.
El propio artista dejó preparado su legado al ceder su obra al Estado a cambio de que la conservara en el Hôtel Biron, palacete que abrió sus puertas en 1919 y donde él se había instalado ocho años antes.
                           Resultado de imagen de Rodin
Más allá de la sede física de sus colecciones, según Lancestremère, la impronta de Rodin está presente igualmente en los trabajos de sus coétaneos o en los de etapas posteriores, como Picasso o Matisse.
"Cada artista toma de Rodin lo que más le interesa, o eventualmente va contra él, como por ejemplo toda la generación que escogió cosas mucho más simplificadas y clásicas", concluye sobre el creador de Los burgueses de Calais, a quien un siglo después de su muerte se le sigue agradeciendo haber dado vida a la escultura.
                        Resultado de imagen de Rodin
Fuente

El escultor de “la luz”, por Luis Carlos Rodrigo Mazuré

Alberto Guzmán
“Otro aspecto a destacarse de Guzmán es su obra sobre papel y cartón. Esta merece un elogio especial al ser producto 
de su fuerza de voluntad”. (Ilustración: Víctor Aguilar Rúa).

“Numerosos críticos han destacado sus valores de ‘luz’ y ‘transparencia’ en su obra”.

Resultado de imagen de Alberto Guzmán artista
 
El Perú acaba de perder a dos artistas extraordinarios. Quienes tuvimos el privilegio de ser sus amigos hemos sentido sus muertes con gran pesar. Me refiero tanto al lamentable fallecimiento de Fernando de Szyszlo, ocurrido el 9 de octubre, como al del gran escultor peruano Alberto Guzmán, el 2 de noviembre en Nogent–sur-Marne, Francia. 

Sobre Szyszlo se han escrito muy justificados reconocimientos a los que me adhiero plenamente. Hoy toca hacerlo por Guzmán, quien desde 1959 ha vivido permanentemente en Francia, pero que, como solía decir y así lo reseñó Marcela Robles: “nunca se fue del Perú”. Guzmán recibió en nuestra patria, entre otros premios, el Nacional en 1958, como escultor, y la condecoración de la Gran Cruz en octubre del 2010. Asimismo, el Estado Francés le concedió el honroso título y la condecoración de Caballero de Artes y Letras en 1989.

Guzmán nació el 4 de setiembre de 1928 cerca de Piura. Al morir su madre fue a vivir con su abuela Dalia López en la hacienda Huaynas. En ella, conforme contaba con emoción, moldeaba sus primeros juguetes con tierra. A los 11 años viajó a Lima para ayudar a su progenitor en su labor como soldador en la empresa de aviación Faucett. Allí Guzmán aprendió a realizar trabajos en metal. Radicado en Lima, estudió en el colegio Guadalupe, fue militante aprista y trabajó como conductor de camiones. 

En 1949 obtuvo la beca que le permitió estudiar en la Escuela Nacional de Bellas Artes y, al terminar sus estudios en 1956, se le concedió la medalla de oro en dibujo y escultura. Así comenzaron los reconocimientos a su arte. En 1957 la Universidad de San Marcos de Lima le otorgó el premio La Marinera por una escultura del mismo nombre. En 1958, el Estado Peruano le dio el Nacional de Escultura, y en 1959, el ministro de Cultura francés, André Malraux, le otorgó una beca para viajar a Francia, donde en 1967 ganó el galardón a la joven escultura André Susse. Finalmente, en 1971, obtuvo el afamado premio Antoine Bourdelle.
Resultado de imagen de Alberto Guzmán artista
Durante su permanencia en Europa fue invitado a numerosas exposiciones en Francia y otros países. En 1982 participó en la gran muestra en el Grand–Palais de París sobre “L’Amerique Latine”. Posteriormente, participó en la FIAC con la galería Fórum de Lima. En la actualidad sus esculturas figuran en importantes colecciones de arte, como la Fundación Peggy Guggenheim en Venecia. Además, sus obras están en Europa, América y Asia en parques, edificios y museos. Entre ellas destacamos la fuente de la plaza Jeanne d’Arc en el Distrito XII de París. Asimismo, la escultura de acero pulido que estuvo ubicada en el frontis del Banco Continental en Lima, Perú, y que ahora merecería estar ubicada debidamente. Igualmente, debe mencionarse la estupenda escultura de la compañía Veritas de Oslo, Noruega, así como la existente en el parque de Seúl, Corea del Sur, ejecutada con motivo de los Juegos Olímpicos de 1988. 

Numerosos críticos –entre otros muchos, Jean Lassaigne y los peruanos Juan Acha, gran apreciador de su trabajo, y Alfredo Bryce Echenique– han destacado sus valores de “luz” y “transparencia” en su “arte grande”, como lo califica el escritor. Estas cualidades singulares de sus esculturas en mármol y bronce le dan –como dice– “un aura de espacios míticos”. 

Otro aspecto a destacarse de Guzmán es su obra sobre papel y cartón. Esta merece un elogio especial al ser producto de la fuerza de voluntad que caracterizó a Guzmán, quien al verse imposibilitado por un problema muy serio de salud de realizar esculturas en piedra, acero, bronce y mármol, no se amilanó. Más bien, superando las dificultades de su estado físico, descubrió con genialidad mediante el trabajo de la superficie del cartón y el papel que podía crear nuevos lenguajes de expresión artística… a través de fascinantes relieves. Estas singulares obras se han hecho acreedoras de un reconocimiento pleno en el mundo del arte. Igualmente, ha efectuado con gran éxito bellos monotipos. En toda esta difícil etapa Brita Compard, su mujer y gran orfebre, ha cumplido una tarea admirable y digna del mayor elogio.

El Museo Nacional de Arte, al igual que el Museo de Lima (MALI) y el Museo de Arte Contemporáneo de Barranco (MAC), en cuyo instituto realizó Guzmán en 1965 su primera exposición, deben efectuarle ahora una magnífica retrospectiva. Sería una justa respuesta al prestigio que nuestro artista ha aportado al Perú con su espléndida obra.
Fuente

‘Salvator Mundi’, de Leonardo da Vinci, la obra más cara de la historia

Resultado de imagen de ‘Salvator Mundi’, de Leonardo da Vinci,

La tabla fue adjudicada en una vertiginosa puja por 382,1 millones de euros, un precio que duplica el récord previo de Pablo Picasso


                          Resultado de imagen de ‘Salvator Mundi’, de Leonardo da Vinci,



La última obra de Leonardo da Vinci en manos de un coleccionista privado, propiedad del oligarca ruso Dmitry Rybolovlev, se subastó este miércoles en Christie´s por una cifra récord de 450,3 millones de dólares (unos 382 millones de euros). Salvator Mundi es una obra excepcional, hasta el punto de que los especialistas se refieren a ella como el Santo Grial en el mundo del arte. No solo más que duplicó los casi 160,9 millones de euros desembolsados hace dos años por Mujeres de Argel, de Pablo Picasso, el récord hasta ahora en una subasta, sino que también superó ampliamente los cerca de 255 que pagó en privado el financiero Kenneth Griffin por Interchange, de Willem de Kooning y los 178 que le sirvieron a un emir de Catar para hacerse con Nafea Faa Ipoipo (¿Cuándo te casarás?) de Paul Gauguin.
El óleo que muestra a Jesucristo como salvador del mundo es el mayor redescubrimiento artístico del siglo XXI. Que se sepa, hay menos de 20 tablas creadas por el genio renacentista italiano que han sobrevivido al paso del tiempo. Esta emergió en 2005, tras un hiato de varias décadas. La obra data de 1500 y durante décadas se pensó que había sido destruida. “Es un testamento de la relevancia que sigue teniendo su pintura”, valora Loic Gouzer, de la casa de subastas Christie's.
La noche arrancó suave con una obra de Adam Pendleton. Al cuarto de hora llegó al lote 9B, en medio de una gran expectación. La puja del Da Vinci comenzó en 70 millones de dólares (60 de euros). Se tomó un pequeño respiro en los 100 millones (85), como si estuviera cogiendo fuerza antes de la remontada. En tres minutos llegó a los 200 millones (170). La puja se prolongó durante 19 minutos. La batalla la libraron dos compradores anónimos que hicieron sus apuestas por teléfono. El martillo cayó en los 400 millones (340), a lo que hay que sumar la comisión.
Salvator Mundi se pintó en el mismo marco temporal que la Mona Lisa. La composición es muy similar y son un perfecto ejemplo del misterio que rodea su trabajo. Su historia también es extraordinaria. La pintura decoró la estancia privada de Henriqueta María de Francia, esposa del rey Carlos I de Inglaterra, en el palacio en Greenwich. Desapareció tras ser subastada en 1736. Sir Charles Robinson la compró en 1900 pensando que era un trabajo de un discípulo de Leonardo.
La obra maestra de Da Vinci quedó de nuevo en el olvido, perdida entre otros trabajos artísticos que integraban su colección. La pintura, que había sido manipulada, fue consignada a la casa de subastas Sotheby´s para su venta en 1958. Se pagaron por ella 50 millones de euros. Volvió a desaparecer hasta que reemergió en una pequeña subasta hace 12 años. El redescubrimiento movilizó a expertos en el trabajo de Leonardo, que certificaron su autenticidad.

Batalla legal

La pintura fue presentada al mundo en 2011, en el marco de una muestra dedicada al artista en la Galería Nacional de Londres. Su propiedad está rodeada de controversia. El magnate ruso Dmitry Rybolovlev, patrón del club de fútbol AS Mónaco, pagó 108,3 millones de euros cuando la adquirió en 2013. La obra es, además, una de las que protagoniza la pelea judicial entre el millonario ruso y el corredor de arte suizo Yves Bouvier: el primero acusa al segundo de estafarle inflando en hasta 1.000 millones los precios de unas 40 obras de arte que ha ido comprando a lo largo de muchos años.
El precio final pagado por Salvator Mundi puede, por tanto, tener implicaciones legales en el proceso que Rybolovlev libra con Bouvier. La casa de subastas evitó entrar a comentar sobre el litigio y se limitó a pedir que la atención se concentrara en su valor artístico excepcional. Para atraer la atención de los coleccionistas, viajó antes por Hong Kong, Londres y San Francisco.
Salvator Mundi es la gran estrella de la semana de subastas de otoño que se celebra en Nueva York. Inspirado en el genio del Renacimiento, salió a la venta una obra gigantesca de Andy Warhol en la que replica 60 veces la célebre La Última Cena de Leonardo da Vinci, que se subastó la misma noche. Christie's buscaba así acentuar el “efecto Vinci”.

Cultura popular

El monumental trabajo, que creó un año antes de morir y se ofrecía por primera vez en una subasta, es un ejemplo de la gran serie del periodo final del artista. Warhol, profundamente religioso, hizo más de un centenar de variaciones diferentes de la obra de Da Vinci. La Última Cena de Leonardo no solo se convirtió en un canon en la historia del arte, también forma parte de la cultura popular.
Christie´s y Sotheby´s buscan cerrar la semana con unas ventas combinadas por valor de 1.360 millones de dólares, con obras de Léger, Picasso, Monet, Miró o Degás. El lunes arrancó con el óleo Labourer dans un champ de Vincent van Gogh, vendido por 69 millones. Data de 1889, un año antes de su muerte. Se quedó muy cerca del récord de 70 millones que tiene el artista con su Retrato del doctor Gachet.

Fuente
https://elpais.com

Te puede interesar;

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...