Páginas

Google+ Followers

Seguidores

Translate

visitas contador

martes, 7 de agosto de 2018

Cinco grandes pintores que murieron en la miseria

Seguro que a muchos de vosotros no os sorprendería saber que el salario de un artista es muy bajo por no decir precario. Algunos  de los grandes artistas y representantes de la Historia del Arte, hoy mundialmente conocidos, vivieron eso mismo en sus propias carnes pasando sus últimos años de vida sin apenas recibir un mísero centavo.
Recientemente y según una investigación publicada por la revista Creativity Research Journal se ha descubierto que la química cerebral de los artistas en general se comporta de una manera diferente. La dopamina, una sustancia química que genera nuestro cuerpo en momentos de gran emoción, a menudo asociada con los juegos, el sexo y las drogas, apenas se activa cuando saben que pueden obtener dinero. De lo contrario, y como contrapunto curioso del estudio, a la vez que saben que no van a poder conseguirlo generan esta sustancia. En otras palabras, uno no se llega a preocupar por no tener dinero, sin embargo cuando son conscientes de que no van a tenerlo, se alteran.
En ese sentido, y gracias a dicho estudio se ha pensado que este podría ser uno de los motivos principales, por el cual muchos de los artistas incomprendidos a lo largo de estos siglos atrás acabaron siendo pobres.
Entre ellos, estamos hablando de algunos de los grandes exponentes del arte pictórico cuyas obras actualmente tiene un prácticamente un valor incalculable, se tratan de pintores como Rembrandt, Johannes Vermeer, Paul Gauguin, Vincent van Gogh, George Seurat entre otros muchos.
Rembrandt Harmenszoon van Rijn fue un pintor y grabador holandés considerado por la Historia del Arte como el artista pictórico más prolífico y talentoso de los Países Bajos.
Aunque fue uno de los máximos exponentes del estilo barroco, este nunca fue capaz de encasillar sus pinturas ni acomodarse a una corriente artística en concreto, de lo contrario, era él mismo quien lideraba tendencias cambiando e innovando constantemente su manera de pintar.
Si por algo se le recuerda notablemente son por sus magistrales retratos en grupos, alejados de convencionalismos, por su modo de usar las luces y sombrascon el fin de atraer la atención a las figuras y sucesos que representaba, dándole además un cierto aire de dramatismo a su obras. Entre sus pinturas más famosas encontramos La ronda de noche,  Lección de anatomía del Dr. Nicolaes Tulp, El retorno del hijo pródigo, La tormenta en el mar de Galilea, Betsabé con la carta de David o El festín de Baltasar.
Pues bien, a pesar de ser hoy día uno de los artistas más conocidos y respetado del mundo, sus últimos años de vida fueron terriblemente pésimos, pues tanto su gran amor, como su amante y su único hijo Titus fallecieron. Eso sumado a todas las deudas que contrajo el pintor, hicieron que este se viera obligado a tener que vender su casa, así como el resto de sus posesiones para acabar muriendo hundido en la miseria.
2. Leccion de anatomia. Rembrandts - Cinco grandes pintores que murieron en la miseria

Johannes Vermeer (1632—1675)

Johannes Vermeer fue uno de los pintores holandeses más reconocidos del arte Barroco. Tan solo  creó un total de 45 obras a lo largo de su corta vida, de las cuales tan solo 35 han llegado a nuestros días. La mayoría se caracterizan por la utilización de los colores amarillos y azul y la luz holandesa. La lechera o la Joven de la perla son dos de las pinturas más representativas del artista.
En la actualidad, al igual que ha ocurrido con muchos otros pintores, el valor de sus obras han alcanzado en ocasiones desorbitadas cotizaciones en las subastas, sin embargo, por aquellos entonces sus pinturas no fueron para nada apreciadas hasta bien entrado el siglo XIX.
Referente a la vida del pintor se sabe poca cosa, tan solo que se consideraba a sí mismo marchante de arte, más incluso que pintor, ganando lo suficiente para mantener a su esposa y más de diez hijos. Murió sin causa aparente a los 43 años de edad.


Paul Gauguin (1848—1903)

Paul Gauguin fue un pintor post-impresionista francés reconocido después de su fallecimiento.  A pesar de haber asentado las bases del arte moderno se caracterizó por pasar grandes penurias a lo largo de su vida.
Gauguin, antes de dedicarse por completo por lo que todo el mundo lo conocemos, a la pintura, fue agente de bolsa hasta la crisis bursátil de 1882. A raíz de ese momento, las deudas empezaron a ser cada vez mayores y este se vio obligado a emigrar a Panamá al no encontrar clientes que compraran sus obras.
En 1887 cayó gravemente enfermo, regresando de nuevo a París, donde conoció a Van Gogh descubriendo nuevas formas de pintar, sin embargo, al no llegarse a entender mutuamente, decidió marchar a Bretaña. Allí conoció a Emile Bernard, un pintor postimpresionista francés que le influyó de tal manera que acabó radicalmente con su postura impresionista.
La utilización del color creando figuras completamente planas, sin apenas matizar, aunque marcando los contornos favoreció a la creación de algunas de sus pinturas más representativas tales como Mujeres de Tahití, ¿De dónde venimos? ¿Quiénes somos? ¿Adónde vamos?, ¿Cuándo te casas? o Van Gogh pintando girasoles.
Paul Gauguin acabó con sus últimos años de vida en Tahití, borracho, enfermo, desesperado y en soledad.
4. Paul Gauguin - Cinco grandes pintores que murieron en la miseria

 Vincent van Gogh (1853–1890)

Van Gogh fue un pintor holandés mentalmente inestable. Sus pinturas, grandes ejemplos del postimpresionismo marcaron el comienzo de una intensa renovación artística a finales del siglo XIX.
La mayoría de sus obras, hoy famosas en el mundo entero, creadas con líneas ondulantes y pinceladas sueltas, representan desde retratos, paisajes hasta naturalezas muertas. Entre algunos de los cuadros más conocidos que pintó el artista se encuentran La noche estrellada, Los Girasoles, Campo de trigo con cuervos, Terraza de café por la noche o Los comedores de patatas.
Encarnación del artista torturado e incomprendido, Vincent van Gogh, a pesar de estar considerado uno de los pintores más influyentes de la historia, nunca llegó a vender más que un cuadro, de los centenares que pintó, el Viñedo rojo, comprado por la pintora y coleccionista Anna Boch en una exposición de Bruselas por 400 francos.
Sus últimos años de vida estuvieron marcados por duras crisis nerviosas que acabaron agravando aún más su estado mental hasta terminar internando en un hospital psiquiátrico. Precisamente durante una de esas crisis, su gran amigo y pintor Paul Gauguin le regaló una pintura donde el pintor holandés se encontraba pintando Girasoles.  El artista al ver reflejada su locura inició una pelea con su amigo que acabó con la mutilación de su oreja, cortándosela él mismo con un cuchillo.
Justo un año después de su muerte fue cuando empezó a reconocerse su obra tras una exposición retrospectiva organizada por el Salón de los Independientes.
4. Campo de trigo con cuervos - Cinco grandes pintores que murieron en la miseria

George Seurat (1859—1891)

Georges Pierre Seurat fue un pintor francés y uno de los fundadores del puntillismo (también conocido como neo – impresionismo) y de las técnicas de impresión a color.
Sus obras se caracterizan por estar realizadas a base de miles de punteadas de color puro y entre las más conocidas nos encontramos Tarde de domingo en la isla de la Grande Jatte, Un baño en Asnieres o Las modelos.

Por aquellos tiempos el estudio del color en sus obras no estaba tan bien valorado como ahora por los críticos de arte, que en todo momento evitaban a los coleccionistas a que comprasen sus pinturas. Esta situación provocó que George Seurat tuviese una economía delicada, sin embargo, la precaria situación de miseria no le impidió que este perdiese el tiempo en cuanto a relaciones y noches de borrachera. A los 31 años murió de difteria dejando otras de sus obras más conocidas, El circo, sin terminar.


Resultado de imagen de george seurat el circo

Fuente

Te puede interesar;

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...