Páginas

Google+ Followers

Translate

visitas contador

miércoles, 17 de junio de 2015

Jason deCaires, el artista subacuático



Imagen de una instalación escultórica del Musa.
(Foto: Jason deCaires Taylor.

Periodistas procedentes de  distintos puntos del mundo  acuden a Playa Blanca en busca del taller de Jason deCaires Taylor. No es extraño. El inglés es uno de los pocos artistas del mundo, si no el único, que ha decidido crear sus piezas para exhibirlas exclusivamente bajo el mar.  «Solo yo me dedico a esto. La verdad es que no hay mucha competencia», comenta con sorna el escultor desde su casa de Yaiza, donde se instaló hace ya un año con su familia para afrontar el proyecto del Museo Atlántico de Lanzarote.
No llegó por iniciativa propia.
Fueron los responsables del Cabildo de Lanzarote los que lo invitaron a realizar este trabajo para incorporarlo a los Centros de Arte, Cultura y Turismo. «Un coleccionista alemán nos puso en contacto. Tenía muchas propuestas de varios lugares del mundo, pero elegí Lanzarote porque es una isla singular, con buenas conexiones con el mundo del arte, que lo sabe apreciar y, además, está más cerca de Londres», explica deCaires, cuyo interés por la plástica le vino de familia. «Mis tíos son artistas y mi madre también es muy artística. Desde que iba al colegio siempre supe que quería ser artista», confiesa este inglés de nacimiento que pasó su infancia en Malasia.  Fue en este país asiático donde comenzó su idilio con el mar. «Fuimos allí cuando era muy joven, a los 11 años y vivíamos muy cerca del mar», explica. Tras este primer acercamiento, deCaires se convirtió en instructor de buceo. «Trabajé en Australia y en el Caribe. En esa época vi muchos arrecifes y notaba cómo estaba desapareciendo la vida marina», cuenta el submarinista que también cursó estudios de arte en Londres.




«Cuando empecé a hacer obras de arte, me di cuenta de que necesitaba otra razón para hacerlo. No me bastaba solo el arte, buscaba algo más fundamental, más fuerte. Cuando pensé en la posibilidad de crear arrecifes artificiales con mis obras,  fue una justificación muy fuerte para mí», recuerda.
Por eso, su trabajo es totalmente ajeno a los templos del arte contemporáneo y sus mercaderes. «No me preocupa el mundo del arte. Estoy enfocado en mi mundo subacuático. Es otro mundo», apostilla con su intenso acento inglés deCaires, cuyos trabajos han tenido una gran repercusión mundial a través de publicaciones y documentales de la BBC, la CNN, The Guardian, Vogue, National Geographic o Discovery Channel.





De hecho, también se define como fotógrafo ya que deCaires entiende que su labor culmina cuando retrata su obra bajo el mar. Por eso, su trabajo es archiconocido. Las imágenes de sus piezas circulan  por todo el mundo. Sin embargo, su modo de trabajar, su personalidad y sus fuertes principios medioambientales no son tan conocidos. Algo que pretende arreglar el documentalista canario Miguel G. Morales, quien está grabando con su cámara todo el desarrollo del Museo Atlántico de Lanzarote.  Junto a Jorge Rojas, encargado de la fotografía y la edición, y el sonidista Fabián Yanes, el realizador pretende profundizar más en la personalidad del artista, en su origen y en su paso por la Isla. «En los documentales que he visto, no se habla de él como persona sino como ejecutor de la obra. Yo quiero hablar de quién es Jason», abunda Miguel G. Morales, que ha acompañado al artista en su búsqueda de rostros para sus esculturas. «Los modelos son gente de Lanzarote. Retrata diferentes oficios y realidades de la Isla. También a personas de otras nacionalidades», comenta el cineasta impresionado con el naturalismo de sus esculturas. «Con moldes de látex capta todos los detalles. Son alucinantes, muy realistas. Lleva 40 figuras hechas», sostiene el realizador, que acompañó al artista en su encuentro con don José, un camellero de Yaiza.




Morales está entusiasmado con la posibilidad de seguir de cerca el avance de las figuras hasta que estén a 12 metros de profundidad. De hecho, se está preparando para acompañar al artista en sus inmersiones. «Buceé en Cuba de forma amateur, pero la semana que viene empiezo los cursos de buceo», explica el documentalista que también usará las imágenes que atesora el escultor de sus anteriores proyectos. «Él es el mejor cámara bajo el agua», dice.
En este acercamiento personal a deCaires, el realizador pretende filmar el reencuentro que tendrá con su padre y viajar con él a Canterbury, su ciudad natal, en cuyos canales bucean sus Ofelias de su trabajo Alluvia.




Por lo pronto, deCaires ya se está acostumbrando a la presencia de Morales y su cámara y va a coproducir el documental. «Queremos que la película sea suya», comenta el cineasta, contento de tener la oportunidad de trabajar con el artista antes de que su fama mundial -alimentada por los futuros proyectos que prevé realizar en Bali o Venecia- lo vuelva más inaccesible.
Fuente
http://www.canarias7.es


Te puede interesar;

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...