Páginas

Google+ Followers

Translate

visitas contador

viernes, 10 de julio de 2015

Los museos de Barcelona viven gracias a los turistas

Los museos de Barcelona viven gracias a los turistas
Un museo local. El Museu Blau, de Ciències Naturals, ubicado en el edificio Fòrum, es uno de los que cuentan con menos visitantes extranjeros en Barcelona LAURA GUERERRO - LV

Tres de cada cuatro visitantes proceden de otros países | Sólo dos de cada cien personas que van al Museo Picasso son catalanas


Cuando se habla de los efectos positivos y negativos que el turismo tiene en una ciudad, y en concreto en un destino vacacional de primera división como es Barcelona, no suele tenerse en cuenta el papel que esta actividad juega en el mantenimiento de algunos de los grandes equipamientos culturales y en el patrimonio arquitectónico. En unos años de crisis, en los que las aportaciones de las administraciones públicas y el patrocinio privado ha menguado considerablemente, la venta de entradas se ha convertido para muchas de estas instituciones culturales en la principal fuente de ingresos. Así lo revelan los datos facilitados por diversos museos y puntos de atracción cultural de la capital catalana y una macroencuesta encargada por el Institut de Cultura de Barcelona (ICUB) recién publicada y realizada durante todo el año 2014 a partir de 42.155 entrevistas a visitantes de once museos de la ciudad. Dicho estudio revela que, de media, tres de cada cuatro personas que pasan por estos museos provienen del extranjero y que sólo una de cada diez reside en Barcelona.


La Pedrera de Gaudi

El sondeo analiza las visitas a once museos de la ciudad, entre los que figuran algunos imprescindibles para todo turista que llega a Barcelona, como el museo Picasso, y otros muchos menos conocidos y dirigidos a un público más reducido, como el monasterio de Pedralbes, el Jardín Botánico o el Museu de la Música. Puestos todos en un mismo paquete, resulta que casi la mitad de los visitantes proceden de países europeos, entre los que destacan, por este orden, Francia -de manera muy destacada-, Alemania, Italia, el Reino Unido y Rusia.

Los visitantes del resto de España (sin Catalunya) no parecen muy atraídos por los museos barceloneses. Son únicamente el 2,7% del total, un porcentaje inferior incluso al que los españoles representan sobre el total de turistas que visitan Barcelona. Como informó ayer La Vanguardia, el mercado español, a pesar de un repunte que este año podría alcanzar el 7-8%, ocupa una cuota muy pequeña en el conjunto de esta actividad en la capital catalana, en la que cuatro de cada cinco clientes de sus hoteles son extranjeros.

Sumando los residentes en Barcelona y las personas procedentes del resto de Catalunya suponen poco más del 15% de los visitantes de los museos analizados. En algunos equipamientos, el predominio del turismo extranjero es avasallador. El caso más significativo en este sentido es el del Museu Picasso. Las instalaciones de la calle Montcada son territorio guiri: nada menos que el 93,4% de sus visitantes proceden de otros países, mayoritariamente europeos (53,8%). Se constata que muchos barceloneses no han visitado nunca este referente cultural de su ciudad y que no debe ser menor el número de vecinos de la capital catalana que si entran en el museo dedicado a la obra del genial pintor malagueño es para hacer de acompañantes de sus invitados foráneos.


Museu Picasso


Museu Picasso

Algo muy parecido a lo del Museu Picasso sucede con otros dos equipamientos incluidos en la macroencuesta del ICUB, el recuperado castillo de Montjuïc (un 83,8% de visitantes extranjeros) y la Fundació Miro (86,1%).

Esta visión de los perfiles de los visitantes de los museos de Barcelona tiene algunas excepciones a la regla que dice que en su gran mayoría son extranjeros. El Museu Blau, de Ciències Naturals, en el edificio triangular del Fòrum, es una instalación muy local, ya que dos de cada tres de sus visitantes son barceloneses o proceden de otros municipios catalanes. Algo muy parecido pasa con el Centre de Cultura Contemporània de Barcelona (CCCB), con un 58,1 de visitantes residentes en Catalunya. Pero sin duda el que rompe el molde es el Born Centre Cultural, que probablemente no se ha despojado de la etiqueta que le identifica como el memorial patriótico de 1714, como la zona cero del soberanismo catalán. No es de extrañar que sólo un 18,8% de sus visitantes sean extranjeros y que, en cambio, el 73,1% residan en Catalu-nya, ya sea en Barcelona o en el resto del país. El fenómeno de la internacionalización de los museos -una realidad que, con matices, se repite en aquellas ciudades que son importantes destinos turísticos, tengan o no equipamientos culturales del más alto nivel- no se circunscribe a los centros estudiados en esta encuesta municipal. Por ejemplo, en las colas de la Sagrada Família (3.260.880 visitantes en el 2014, año en que la basílica barcelonesa volvió a ser el punto de interés turístico más frecuentado de España), la presencia de extranjeros supera el 75%. El año pasado sólo uno de cada cuatro visitantes del templo gaudiniano era español, y de ellos apenas una tercera parte residían en Catalunya. Los principales clientes de Sagrada Família en el 2014 eran estadounidenses, un 12% del total (influye mucho el boom de los cruceros que parten o atracan en el puerto de Barcelona). A continuación, los franceses (10%), los italianos (6%), los británicos (6%) y los alemanes (5%). En definitiva, los cinco países que más dinero aportan a la construcción de la Sagrada Família son los que encabezan el ranking de mercados emisores de turismo en Barcelona. Otras nacionalidades, como por ejemplo los chinos, coreanos y brasileños, también aumentaron significativamente su presencia en la basílica.

Más ejemplos de la importancia que el turismo internacional tiene como fuente de ingresos de equipamientos culturales de la ciudad. El 95% de las personas que efectúan la visita turística a la Pedrera son extranjeros. En este caso, la obra de Antoni Gaudí atrae, sobre todo, a los turistas asiáticos, y muy especialmente a los chinos, que en los últimos años han multiplicado su presencia en el edificio modernista del paseo de Gràcia. También destaca la asistencia de estadounidenses y canadienses, mientras que entre los europeos los más interesados en las formas ondulantes de la Pedrera son los franceses y los italianos. Los visitantes a las actividades culturales y a los recorridos guiados en catalán que se llevan a cabo los sábados por la mañana harían aumentar el porcentaje de españoles que frecuentan la Pedrera.

Uno de los grandes museos de Barcelona, el Museu Nacional d'Art de Catalunya presenta, en cambio, un equilibrio entre los visitantes locales y los extranjeros. En el 2014, el 28% de su público estaba formado por barceloneses, el 22% por personas procedentes de otros municipios catalanes, el 4% del resto de España y el 46% de extranjeros, principalmente franceses y estadounidenses.



El elevado porcentaje de turistas extranjeros en museos y monumentos arquitectónicos de Barcelona se mantiene en otros lugares de ocio. El ejemplo más claro es el del Museu del Barça (y el tour por el Camp Nou), que desde hace años lidera el ranking de los más visitados de Catalu-nya. Los últimos estudios realizados por el club, hechos en julio del 2014, señalan cerca del 85% de los visitantes de esta instalación son turistas, considerando como tales las personas procedentes del resto de España y del extranjero. De este grupo, los extranjeros representan cerca del 80 por ciento.¿El mayor número de visitantes no españoles lo aporta Gran Bretaña, seguida de Francia, Bélgica, Italia, Países Bajos y Alemania. Entre los americanos destacan los mexicanos seguidos de los brasileños, los argentinos y los estadounidenses.
Fuente
http://www.lavanguardia.com


Te puede interesar;

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...