Páginas

Google+ Followers

Seguidores

Translate

visitas contador

domingo, 4 de octubre de 2015

El Berlín 'cool' de bares, tiendas y centros de arte efímeros

                                      El Berlín 'cool' de bares, tiendas y centros de arte efímeros

Las zonas más cosmopolitas de la ciudad, referente de la cultura contemporánea europea, se han trasladado a los barrios periféricos



Meca de artistas, gente bohemia, y creadores, veinticinco años después de la reunificación de Alemania, Berlín ha logrado convertirse en una de las ciudades más atractivas de Europa. Entre el circuito mainstream recogido en todas las guías viajeras, asoman pequeñas boutiques, pastelerías, tiendas de arte y espacios de creación singulares por toda la ciudad. Su resurgimiento como capital más joven del viejo continente la ha convertido en un imán como lo fue en los años 20 París. Pocas ciudades han sido el centro de la creatividad mundial en una escala tan intensa como lo fue la capital francesa pero el paisaje urbano, icónico, moderno e inquieto de Berlín, capaz tanto de evocar recuerdos gloriosos de un pasado demasiado próximo, como de proveer de sensaciones frescas, es un beat que la ha hecho indiscutible referente cultural europeo contemporáneo.


El Berlín 'cool' de bares, tiendas y centros de arte efímeros
El mítico beso de Honecker y Brezhnev dibujado en el muro de Berlín Getty Images


Este sábado (3 de octubre) Alemania celebra el 25 aniversario de su reunificación con un tradicional festival callejero gratuito en la Puerta de Brandeburgo: el Tag der Deutschen Einheit (contará este año con algunos de los más prometedores artistas musicales alemanes como Lena, Félix Jaehn y Revolverheld). Tomamos la efeméride como excusa para hablar del Berlín de hoy. Una de las ciudades con más ambiente artístico de Europa, un reclamo que se ha trasladado de los barrios bohemios del centro a la periferia.

Meca del arte

La ciudad está a la cabeza en ambiente artístico. Existen hasta 450 galerías en la ciudad –las más consolidadas son Sprüth Magers, Eigen + Art o Aurel Scheibler- y unas 200 salas no comerciales y alternativas que exhiben regularmente muestras de creadores jóvenes tanto nacionales como extranjeros. Berlín siempre se mueve artísticamente. Tiene su propia semana del arte que se celebra en septiembre, la Berlin Art Week (los berlineses prefieren llamarla "La avalancha del arte"), con un sinfín de exposiciones que rellenan espacios inusuales en toda la urbe.

El Berlín 'cool' de bares, tiendas y centros de arte efímeros
Skyline de Berlín al atardecer Getty

Pero la tendencia no se queda ahí, las exposiciones efímeras son muy habituales, así que se pueden encontrar obras de arte en las paredes de casi cualquier sitio. Una de las últimas exposiciones efímeras se emplaza en un viejo hotel en plena renovación, The Vacancy, situado en una de las calles más transitadas de Berlín en el céntrico distrito de Mitte. Sus 33 habitaciones desnudas de mobiliario, con cables colgantes y paredes a medio vestir, son salones para ver pinturas -como los grandes lienzos al óleo de Moritz Schleime-, esculturas, fotografías o instalaciones fugaces -como los tapices con gravilla coloreada de Jenny Feldmann- de una treintena jóvenes creadores. Entre ellos, está el español Alejandro Vidal que hace vídeo-arte. Bajo el nombre de The Vacancy, se exhibirá hasta el 19 de octubre. Otro punto caliente en cuanto a arte emergente lo encontramos justo detrás del Edificio Axel Springer, la Casa de las Galerías ("Galeriehaus") de la Lindenstraße, vecina también del Museo Judío.

El Berlín 'cool' de bares, tiendas y centros de arte efímeros
Un rincón del Tiergarten de Berlín Flickr / TCM1003

Como la factoría de arte underground berlinesa es tan amplia, es posible empaparse de nuevas tendencias sin pisar un solo museo. Por ejemplo, en El Callejón, un laberinto de patios inclasificables, se plasma el ambiente artístico con un toque de decadencia. Sin embrago, las áreas galerísticas por excelencia son el Contemporary Fine Arts en la Isla de los museos y la Auguststraße en el distrito Mitte o el KW Institute for Contemporary Art emplazado en una antigua fábrica, un laboratorio para tendencias. Muy cerca, en Me Collectors Room pueden verse exposiciones temporales y la mayor colección de cabezas reducidas provenientes de Sudamérica. También existe un conglomerado de galerías de arte, entre ellas, el Rokkas, Blain Southern y la Galería Florent Tosin, enfrente del antiguo teatro de variedades Wintergarten o en torno a la Potsdamer Straße.


El Berlín 'cool' de bares, tiendas y centros de arte efímeros
Vista del Institute of Contemporary Art de Berlín Flickr / ICA lobby
Capital del diseño

Por ser un potente hervidero cultural, la ciudad ha emergido como capital del diseño moderno desde su reunificación –la UNESCO la declaró City of Design en 2006-. Por eso –y por la crisis- miles de personas emigran a Berlín cada año buscando inspiración artística y libertad creativa. Dicen los expertos que es el mejor lugar del mundo para ser artista (a esta percepción ayuda que el Gobierno regule los impuestos en función de los ingresos). Una de las zonas de moda en cuanto a creación artística en los últimos años es KreuzKölln, una colonia española con cafés, librerías, bares con música en directo y tiendasgourmet. Dinámico, más barato que el centro -aunque aquí también se han reajustado al alza los precios- y lleno de restaurantes, el barrio vibra con una amalgama de sensibilidades. Aquí viven fotógrafos, diseñadores, escritores y pintores. A apuntar el restaurante La cazuela, en el Merkado de Markthalle Neum, el bar Wowsville y la tienda Azafran. Un hervidero artístico.



La gastronomía, en auge

En paralelo a su efervescencia cultural, la gastronomía ha ido ganando protagonismo en los últimos años al mismo tiempo que los paladares berlineses se abrían a nuevos gustos. La ciudad es un innegable atractivo por su poder adquisitivo para hacer crecer negocios de restauración. A los berlineses les encanta salir a cenar y la comida japonesa es una de sus favoritas. Uno de los mejores templos del umami de la ciudad es el Sasaya, en la Lychener strasse. Como en el resto de capitales europeas, la ciudad asiste cada fin de semana a un espectáculo de gastro-postureo en diversos mercadillos y ferias repartidas en la ciudad (uno de los más bonitos es el que se instala en la Kollwitzplatz).

La prueba irrefutable de este pujante interés gastronómico son sus diez restaurantes con una estrella Michelín, uno de ellos abierto hace ahora tres años comandado por el chef multitarea Paco Pérez. El cocinero catalán ha revolucionado los gustos de los teutones bajo el paraguas de la vanguardia gastronómica poniendo de moda la tortilla al sifón dentro de su restaurante 5, ubicado en el hotel de cinco estrella Das Stue. No ha sido la única sonada apertura. El actor español Daniel Brühl ha abierto un bar de ambiente barcelonés llamado Raval. En el otro extremo, uno de los frankfurts más concurridos y longevos de la ciudad –abrió en 1930- que sigue funcionando es el Konöpkes Imbiss (su salsa casera justifica las colas que se forman en su entrada) y el famoso kebab de Mustafa’s Kebab (Mehringdamm 32).

'Shopping fashion'

Como capital agitada que es, Berlín también despunta en el sector de la moda. Tiene direcciones y eventos que cualquier fashionista ha de apuntar en su agenda –con permiso de Milán y París-. Una de ellas es la Bergmannstraße de Kreuzberg, un barrio repleto de tiendas y un ambiente muy juvenil. Se encuentran tiendas de segunda mano de larga tradición, un paraíso de las compras para todos aquellos que buscan ese algo especial: desde discos antiguos de vinilo a prendas de moda vintage, pero también diseño en moda joven y artículos de lo más originales.

El underground alemán en su máxima expresión se viste en Bless Shop (Mulackstrasse, 38). Desiree Heiss e Ines Kaag abrieron aquí hace más de diez años su primera tienda. Martin Margiela los lanzó a la fama y ahora también cuentan con tiendas en cotizadas zonas de París. Además, la capital alemana celebra de forma bianual su Fashion Week con periodistas, compradores y blogueros de todo el mundo que se citan en la ciudad. Y marcas propias como Lala Berlin, Kaviar Gauche y Vladimir Karaleev se han hecho mundialmente conocidas.

Cultura del café

En Prenzlauer Berg, uno de los barrios chic por excelencia, encontramos la Kollwitzstrasse, una calle con una de las cafeterías más frecuentadas por los buscadores de rarezas literarias: Anna Blume. En sus estanterías improvisadas con troncos se pueden encontrar ediciones limitadas de obras descatalogadas. La arraigada cultura del café de Prenzlauer Berg proporciona otra dirección famosa, la Raumerstrasse 36a, donde se encuentra el Café Liebling, conocido por su diseño interior y por tener a ilustres visitantes, como al expresidente de los Estados Unidos Bill Clinton. la marcada personalidad de esta zona –con una vida vitalista similar al barcelonés barrio de Gràcia- queda patente en el mercadillo callejero que se instala cada domingo en el Mauerpark. Cerca -se llega andando- se encuentra la coctelería Becketts Kopf, uno de los bares de copas de Berlín más famosos. Merece la pena tomar su clásico Monkey's Gland hecho con mermelada inglesa en uno de sus sofás chesterfield.

Los enamorados de las flores y la poesía encontrarán su sitio, sin embargo, en el delicado café–restaurante Anna Blume. Toma su nombre de un poema de Kurt Schwitters y además de flagrantes especialidades en cafés y tés, tienen una floristería anexa. Una de las mejores selecciones de pasteles, bizcochos y galletas en la zona se encuentra en la famosa Werkstatt der Süsse. No muy lejos, en la Helmholtzplatz hay otra cafetería mítica con florecitas: Wohnzimmer. En la Kastanienallee está el Schwarzsauer, un pub de ambiente cool y en la Schönhauser Allee, el bar Rakete que cuenta en su lista de habituales con algunos actores y agentes cinematográficos. Aunque si se trata de buscar cafés literarios donde comprar un libro, desayunar, comer o merendar en un espacio moderno, atractivo y decorado con fotografías de teatro, música y otras artes escénicas, la dirección es Else-Ury-Bogen 601 donde se encuentra el Literaturhaus, en el distrito de Charlottenburg.

El Berlín 'cool' de bares, tiendas y centros de arte efímeros
Concierto en el Kulturbrauerei de Berlín Frickr / Nicolai Fleckenstein

El Berlín más nocturno

Berlín se reivindica a sí misma como una de las ciudades con más ambiente nocturno de Europa. En Kulturbrauerei se encuentra una "pequeña" fábrica de cerveza del siglo XIX reconvertida en un concurrido club nocturno para jóvenes hipsters y gente guapa. En este sentido, Clärchens Ballhaus, un espacio muy popular para realizar fiestas de baile o de disfraces y conciertos, es otra dirección a apuntar. Los que busquen otro tipo de marcha nocturna, una opción es el Lido (en la Curvystrasse 7), un antiguo cine convertido en sala de conciertos que pone atención en la música de moda menos obvia, como los balkan beats. Por último, en un rincón del Görlitzer, el Das Edelweiss aparece como un lugar en el que disfrutar del jazz en directo con una buena terraza al aire libre cuando el tiempo lo permite.

En lo que se refiere a bares de copas, uno de los más singulares -en el que los ejecutivos y las celebrities se relajan durante la Berlinale- es el del Hotel Gran Hyatt Berlín. Obra de Rafael Moneo, se encuentra a un paso de la Potsdamer Platz. Es un espacio actualizado que entra en contraste con la modernidad del entorno porque rescata la atmósfera de los cafés del Berlín de los años 30. Un discretísimo sistema antihumos permite fumar en el interior. Una buena opción es pedir un Whisky Suntory Yamazaki o un Ardbeg. Cerca de este hotel, hay locales de espectáculos alternativos como el tecno-cabaret de luz, color y efectos especiales en Friedrichstadt- Palast, símbolo del art déco berlinés.

Y, tras la fiesta, a falta de poder ver despuntar el día desde una playa, una de las últimas aficiones de los jóvenes berlineses es despedir la noche y dar la bienvenida al día con un little coffee bag (un preparado cafeínico en bolsita de té) en el pulmón verde de la metrópoli: el Tiergarten de Berlín, junto a la Puerta de Brandenburgo, un lugar simbólico donde recordar que la ciudad dejó atrás su división hace 25 años y que, ahora, se reinventa a diario como capital de la modernidad.
Fuente
http://www.lavanguardia.com





Te puede interesar;

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...