Páginas

Google+ Followers

Translate

visitas contador

martes, 6 de diciembre de 2016

En las ventas que celebrará Christie's el miércoles y el jueves se hallan cuadros de maestros como Goya, Murillo, Paret, Berruguete o Zurbarán

«El puerto de Bermeo», de Luis Paret y Alcázar (Colección Várez Fisa)
«El puerto de Bermeo», de Luis Paret y Alcázar (Colección Várez Fisa) - CHRISTIE'S

En las ventas que celebrará Christie's el miércoles y el jueves se hallan cuadros de maestros como Goya, Murillo, Paret, Berruguete o Zurbarán

La «Casa verde» de La Moraleja (obra de Fisac, fue bautizada así por su dueño, José Luis Várez Fisa, debido al color que lucía tanto en su interior como su exterior) es testigo de cómo, poco a poco, van abandonando sus estancias los ilustres huéspedes que ha acogido durante muchos años: las obras de arte atesoradas, con mimo y pasión, por uno de los grandes coleccionistas no solo españoles, sino europeos. Várez Fisa (Barcelona, 1928) murió en Madrid en 2014. Meses antes hizo al Prado una donaciónde una docena de piezas, que se sumaron a otras dos donadas anteriormente y a cuatro en depósito. Hoy lucen en una sala con su nombre en el museo. Aquel legado, reunido por este empresario y mecenas durante medio siglo, se está dispersando. Como suele ocurrir, hasta en las mejores familias, en alguno de los casos de la llamada «triple D» (deudas, divorcios y defunciones).
La colección Várez Fisa tenía cuatro puntos fuertes: platería española y virreinal de los siglos XV al XVII, cerámica hispanoárabe de la misma época, pintura y arqueología. De esta última, 187 obras egipcias, iberas, griegas y romanas (destaca un excepcional conjunto de vasos griegos) fueron vendidas en 1999 por 12 millones de euros al Estado español y hoy se hallan en el Museo Arqueológico Nacional. La familia no quiere que las dos primeras, las más académicas, se dispersen y desea que se queden en España: a Várez Fisa le costó mucho esfuerzo reunirlas.

                       En manos de Juan Abelló






«La Adoración de los Magos», de Berruguete (Colección Várez Fisa)
«La Adoración de los Magos», de Berruguete (Colección Várez Fisa)- CHRISTIE'S

En cuanto a la pintura, cinco importantes obras han ido ya a parar a manos de otro de los mayores coleccionistas españoles: Juan Abelló. Es el caso de tres Goyas, un Antonio Joli y, muy especialmente, un codiciado y cotizado bodegón de Sánchez Cotán. Solo hay seis en el mundo. Uno de ellos (el único firmado y fechado) fue adquirido por el Prado con el legado Villaescusa. Los herederos de Várez Fisa -son seis hermanos- sacan el miércoles a subasta en la sala Christie’s de Londres un conjunto de 125 piezas: las que han conseguido licencia de exportación y tienen interés internacional. Hay muchas a las que la Junta de Calificación, Valoración y Exportación de Bienes del Patrimonio Histórico denegó el permiso para salir fuera de España. En otros casos la familia ni siquiera lo intentó, debido a su relevancia. En la colección hay tesoros como «El Conde-Duque de Olivares», de Velázquez (adquirido en Londres en 1979); obras de Goya, Ribera...

Bajo el lema que reza en el catálogo, «Una distinguida colección privada» (la familia ha querido mantener cierto anonimato), sale a la venta unconjunto ecléctico pero de gran calidad: mosaicos romanos, un par de terracotas etruscas del siglo III a.C., cruces bizantinas, tapices, arcones, un capitel andaluz del siglo X, retablos y tallas españoles, muebles chinos, esculturas de Moore, Gargallo y Botero o pinturas de destacados artistas. La colección se ha expuesto de forma previa a la venta en Ciudad de México y Nueva York.
Por su excepcionalidad, un lienzo de Luis Paret y Alcázar pasó en noviembre por Madrid para mostrarlo a posibles clientes y al Museo del Prado, que podría estar interesado. Se trata de «El puerto de Bermeo», un óleo sobre cobre, firmado y fechado en 1783. Su precio estimado: 1,4-2 millones de euros. Se cree que en 1808 se hallaba en el Palacio Real de Madrid. Carlos III acabó desterrando de Madrid al artista, que era tutor del Infante don Luis. Se le acusó de procurar a éste mujeres jóvenes. La obra pasó por las manos de coleccionistas españoles e irlandeses, se subastó en Londres en 1983, tras haber estado depositada en la National Gallery de Londres y, en una venta anónima a cargo de Edmund Peel & Asociados en octubre de 1990, la adquirió Várez Fisa. Fue comprada, como otras muchas de la colección, en régimen de importación temporal. Según quedó establecido en la Ley de Patrimonio Histórico de 1985, este tipo de importaciones se renuevan cada diez años a través de una especie de «pasaporte». Considerada la obra maestra de Paret, le gustaba tanto a Carlos III, que pidió que se hiciera una versión en piedras duras, hoy en la colección del Prado.

                    Importantes bodegones






«San José y el Niño», de Murillo (Colección Várez Fisa)
«San José y el Niño», de Murillo (Colección Várez Fisa)- CHRISTIE'S

Entre las pinturas incluidas en la subasta destaca también «San José y el Niño», de Murillo (3,4-5,6 millones de euros), un cuadro de calidad museística que estuvo en colecciones inglesas desde 1809. Várez Fisa lo adquirió en Sotheby’s-Nueva York en 1998. Asimismo, se ofrecen importantes lienzos como «La caridad de Santo Tomás de Villanueva», de Zurbarán (340.000-560.000 euros); una pareja de floreros de Arellano (450.000-670.000 euros); «Alejandro Magno y Campaspe en el estudio de Apeles», de Tiepolo (280.000-390.000 euros), un bodegón de Antonio Ponce (280.000-390.000 euros)... Sorprende el precio de joyas como «La Adoración de los Magos», de Berruguete(230.000-330.000 euros). Pero el arte antiguo español no alcanza en el mercado los elevados precios del arte moderno (Picasso, Gris, Dalí, Miró). No hay un coleccionismo fuerte para este tipo de obras.
Juan Várez, uno de los seis hijos de José Luis Várez Fisa y Milagros Venegas, es consejero delegado de Christie’s en España, lo cual podría haber supuesto un conflicto de intereses. Pero no ha intervenido en el equipo de valoración de las piezas ni en la estrategia de la subasta. Es solo un cliente más. Patrono del Museo ABC, donó recientemente a la Fundación Museo Reina Sofía la obra «Pabellón Daca», de Dan Graham.

                        Goya y los Thyssen






«Mujer con dos niños junto a una fuente», de Goya. Detalle (Colección Borja Thyssen)
«Mujer con dos niños junto a una fuente», de Goya. Detalle (Colección Borja Thyssen)- CHRISTIE'S

Solo un día después de la subasta de la Colección Várez Fisa en Christie’s de Londres, esta misma sala será escenario de otra cita muy significativa para España. Luce en la portada de la venta de maestros antiguos un cuadro de Goya«Mujer con dos niños junto a una fuente», estrella de la subasta. Su precio estimado: 4,5-6,7 millones de euros. Siempre es un acontecimiento que salga al mercado un Goya, pero en este caso se suma que hay tras él una agria y larga polémica familiar. Según reza en el catálogo, su propietario es «el barón Borja Thyssen-Bornemisza». Borja Thyssen, para los españoles. Es un boceto preparatorio para el lienzo «Los pobres en la fuente» (Museo del Prado), perteneciente a la serie de las Cuatro Estaciones de sus cartones para tapices, destinada a decorar una de las salas del Palacio del Pardo.
El boceto, que se ha exhibido en importantes museos de todo el mundo, fue vendido a los duques de Osuna en 1798, después pasó a manos del anticuario Lafora. Los barones Thyssen lo adquirieron en Nueva York en 1984 con motivo del bautizo de Borja, el hijo de Carmen Cervera, que fue adoptado por el barón. En las memorias de éste, explica que su esposa y él decidieron comprarlo por su relación con el bautismo (el agua y los niños): «Recuerdo que dijimos: algún día el cuadro será para él. Nos lo llevamos a nuestra suite del Hotel Pierre. Allí lo colgamos y permaneció durante días». El cuadro fue comprado en régimen de importación temporal, por lo que ha podido salir para su venta en el extranjero.
Pasó a la colección Carmen Thyssen y estuvo depositado, junto a otras obras propiedad de la baronesa, en el Museo Thyssen. Borja reclamó que tanto esta obra como «El Bautismo de Cristo», de Corrado Giaquinto, eran suyas. El asunto llegó a los tribunales. Pero madre e hijo llegaron a un acuerdo en 2014. Borja se quedaba con los cuadros. Quizás sus problemas con el fisco(es investigado por un presunto delito contra la Hacienda pública) le han llevado a necesitar liquidez y vender el Goya. Ya pidió el permiso de exportación para el Guiaquinto. Carmen Thyssen subastó en 2012, también en Christie’s y por falta de cash, una obra maestra de su colección: «La esclusa», de Constable, por 27,9 millones de euros.
Fuente

Te puede interesar;

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...