Páginas

Google+ Followers

Seguidores

Translate

visitas contador

sábado, 13 de mayo de 2017

Montecarlo también quiere ser capital del Arte

                                                     Edvard Munch 

                                  Boom de las ferias de arte


Mónaco, por su posición privilegiada en muchos aspectos, ha acogido a muchos artistas a lo largo de la historia. El noruego Edvard Munch o el checo Alfons Mucha son solamente algunos de los nombres que han usado su talento para mostrarnos un lugar muy icónico y único de la Riviera Francesa, Montecarlo.

En la línea de otras ciudades europeas, la ciudad del principado se une al boom de las ferias y pretende reivindicarse como un punto de encuentro entre artistas y coleccionistas de arte contemporáneo internacional. Entre los días 29 y 30 de abril, Montecarlo acogió la segunda edición de artmonte-carlo, una feria que es la extensión de artgenève, una exhibición de arte moderno nacida en 2012 que pertenece a Palexpo SA y está supervisada por Thomas Hug. La idea detrás de artmonte-carlo es la misma que impulsa a su homólogo suizo: invitar a galeristas, artistas y diseñadores de todo el mundo a exponer en dos ciudades plagadas de coleccionistas y amantes del Arte, Montecarlo y Ginebra, que cuentan con un entorno natural espectacular.

En artmonte-carlo se han presentado 38 expositores de todo el mundo y además este año, que pretende ser el de la consolidación, se ha abierto un espacio al diseño. Bajo el lema “Object, mes amis” (Objetos, mis amigos) se han acogido trabajos de 25 galerías y colectivos de distintos países. Hay que sumar también dos exposiciones especiales, una de arte contemporáneo en un yate de lujo y otra dedicada al ingeniero, arquitecto y artista alemán Hans-Walter Müller, a quien se le considera uno de los precursores de las arquitecturas hinchables.

Pese a que la feria ha contado con varios espacios expositivos por toda la ciudad, las exhibiciones se han centrado principalmente en el Foro Grimaldi, un impresionante complejo arquitectónico que es un balcón a la Costa Azul.
Foto: Foro Grimaldi.

Artmonte-carlo pretende ser la comunión entre arte contemporáneo y belleza natural pero, evidentemente, sin renunciar a la esencia de Montecarlo, que es el juego y el glamour. Cada feria de arte, por mucho que cuente con invitados internacionales, es un reflejo de la ciudad en la que se desarrolla y este caso no iba a ser una excepción. El sábado 29 de abril se celebraba una cena muy especial en el famoso Casino de Montecarlo. Entre los invitados estaban, cómo no, Carolina de Mónaco y su hermano el Príncipe Alberto II (quien es en gran parte mecenas de artmonte-carlo), pero además de la familia Grimaldi también asistían personalidades como la actriz Kristin Scott Thomas o el arquitecto Norman Foster.

El título de esta cena de gala fue “El Arte del Juego”, y el escenógrafo belga Charles Kaisin se encargó de convertir el lugar en una especie de cruce entre el universo de Alicia en el País de las Maravillas y el arte de Dalí, dejando imágenes cargadas de lujo, extravagancia y surrealismo.

Con todo, pese a que artmonte-carlo conviva con el glamour propio de su sede, el espíritu de esta exhibición es bastante modesto y se define como una “feria de arte / museo pop up”. Espacios más pequeños donde el fin no es tanto la compra-venta como simplemente el disfrute de obras de arte.

En un plan más comercial, con un espacio centrado en la venta de arte, Montecarlo cuenta con la cita organizada por Opus Eventi el próximo mes de septiembre. Art Monaco, que se celebra desde 2008, sí que es una feria que aprovecha el estatus privilegiado de Mónaco y sus habitantes, mientras que artmonte-carlo, que todavía está dando sus primeros pasos, pretende ser una versión más cercana que ofrece arte a pie de calle, en este caso a orillas del mar Mediterráneo.
Monaco Monte Carlo, cartel de Alfons Mucha.
Fuente

Te puede interesar;

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...