Páginas

Google+ Followers

Seguidores

Translate

visitas contador

lunes, 19 de marzo de 2018

Lo último en lujo ahora cuesta al menos US$ 10 millones


AGENCIA BLOOMBERG

Si bien el declive de la libra esterlina después de la votación Brexit atrajo a los cazadores internacionales de gangas a las salas de exhibición de Londres, también deprimió el valor de las ventas británicas en términos de dólares.


La venta del año pasado en US$ 28,8 millones de Rosedale, una impresionante pintura de 1991 de Peter Doig que muestra una casa oscurecida por árboles invernales, estableció un récord como la obra más cara de un artista británico vivo. Pero si bien consolidó el lugar del escocés entre los grandes de su oficio, el mercado más amplio del arte de Reino Unido está experimentando tiempos más difíciles para mantener su posición privilegiada.

Sí, las ventas de arte en el Reino Unido aumentaron un 8% a US$ 12,900 millones en 2017, impulsadas por la debilidad de la libra, según el último informe sobre el estado del sector para Art Basel y UBS Group AG de la economista especializada en arte Clare McAndrew.

Pero su repunte después de un par de años de estancamiento fue menos impresionante que el de Estados Unidos (con un alza del 16% a US$ 26,600 millones) y China (con un incremento del 14% a US$ 13,200 millones).

Si bien el declive de la libra esterlina después de la votación Brexit atrajo a los cazadores internacionales de gangas a las salas de exhibición de Londres, también deprimió el valor de las ventas británicas en términos de dólares.

China avanzó lentamente para superar de nuevo al Reino Unido en participación de mercado, correspondiendo al 21% de las ventas en comparación con el 20% de Gran Bretaña. EE.UU. se quedó con el 42%. Hace una década, los británicos tenían un tercio de la cuota.

La recuperación de China se produce después de algunos años en que la gente elogiara falsamente su campaña contra la extravagancia. Los precios están siendo impulsados al alza por una economía más fuerte y una restituida confianza entre los derrochadores.

En Gran Bretaña, mientras tanto, el mercado todavía está considerando el impacto a largo plazo del Brexit. La libra esterlina se ha recuperado a niveles ligeramente más normales, pero hay otras áreas de preocupación.

Las cifras oficiales de las autoridades tributarias británicas sugieren que el comercio de arte con Europa tiene una importancia limitada para Londres, con solo el 16% de las importaciones de arte y antigüedades por valor procedente de la UE, y algo menos del 3% en el sentido inverso. Sin embargo, como señala McAndrew, las casas de subastas estiman que el comercio con Europa es mucho mayor: las consignaciones de los estados miembros de la UE representan hasta un cuarto de sus ventas en el Reino Unido y hasta el 20% de las exportaciones.

Entonces, si bien este no es exactamente el sector automotriz o farmacéutico, el Brexit importa más de lo que se podría pensar. Y, al igual que la banca, hay otras ciudades (París a la vanguardia) que sin duda querrían reducir el histórico dominio de Londres en el comercio de arte de Europa.

El contexto internacional para el mercado del arte tampoco es del todo tranquilizador. Mientras que las ventas globales se recuperaron en un 12% a US$ 63,700 millones, una gran y muy poco saludable parte de ese valor fue impulsada por el "fenómeno de la superestrella" con gente derrochando en piezas de más de US$ 10 millones realizadas por artistas de renombre.

Destaca El Salvador del Mundo de Leonardo da Vinci vendido en US$ 450 millones, mientras que la obra Sin Título de Jean-Michel Basquiat (1982) se vendió en US$ 110 millones y Doce Paisajes de Qi Baishi se vendió en US$ 141 millones en Pekín.

Las obras individuales valoradas en más de US$ 10 millones representaron el 16 por ciento de las ventas de arte en 2007. El año pasado, correspondieron a más de un tercio. Con las filas de los súperricos del mundo expandiéndose rápidamente (excepto en Gran Bretaña), esta manía por las superestrellas no desaparecerá.

Para las casas de subastas y galerías más grandes, eso no es un problema. Pero la mayor parte del empleo y el gasto auxiliar de la industria del arte se encuentran debajo de la categoría superior. McAndrew estima que el mercado del arte emplea a alrededor de 3 millones de personas en todo el mundo y gasta alrededor de US$ 19,600 millones al año en servicios.

En el Reino Unido, la industria sustenta más de 130,000 empleos directa e indirectamente y más de 7,500 empresas, según la Federación Británica del Mercado de Arte. Esa es una parte importante de la economía.

Con muchas de las megaventas llevándose a cabo en Nueva York, Pekín y Shanghái, la falta de equilibrio del mercado preocupa particularmente a Londres. Incluso la pieza de Doig se vendió en Manhattan. El Brexit aumenta aún más la ansiedad.

Fuente

https://gestion.pe

Te puede interesar;

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...