Páginas

Google+ Followers

Seguidores

Translate

visitas contador

jueves, 31 de mayo de 2018

La primera etapa de Chagall, entre Vítebsk y París, en el Guggenheim Bilbao

Resultado de imagen de La primera etapa de Chagall, entre Vítebsk y París, en el Guggenheim Bilbao
Bilbao, 31 may (EFE).- El Museo Guggenheim Bilbao exhibe en sus salas un amplia muestra de las mejores obras de la primera etapa artística del pintor judío de origen ruso Marc Chagall, producida entre 1911 y 1919 a caballo entre París y su localidad natal de Vítebsk, en la que se gestó el inconfundible e inclasificable estilo de uno de los artistas fundamentales del arte europeo de inicios del siglo XX.
La exposición, titulada "Chagall. Los años decisivos, 1911-1919", coproducida con el Kunstmuseum Basel de Basilea (Suiza), reúne 86 obras de este particular pintor que fusionó en su obra tanto los dos universos culturales, completamente diferentes y en algunos aspectos antagónicos, que le influyeron en sus inicios, el de su origen judío-jasídico y el occidental, absorbido en sus años de formación en París, como los movimientos artísticos de las vanguardias europeas que conoció en la capital francesa.

Chagall (1887-1985), nacido en una familia humilde, llegó en 1911 a París, tras estudiar arte en su localidad natal de Vítebsk, actualmente Bielorrusia, y en San Petersburgo, y durante tres años, hasta 1914, creó un conjunto de obras en las que conjugó tanto la cultura tradicional de la rama jasídica del judaísmo ruso como la occidental, que descubrió en la capital francesa, ha explicado la comisaria de la muestra, Lucia Agirre, en la presentación de la exposición hoy en Bilbao.
Asimismo, absorbió las característica de los distintos movimientos pictóricos de vanguardia que conoció en la capital parisina, como el cubismo, el fauvismo, el orfismo, etc., gracias a su relación con artistas como Modiglianni, Delaunay, Lipchitz y otros, y con ellas creó su propio e inconfundible lenguaje pictórico, ha agregado Agirre.
La comisaria de la muestra ha explicado que a Chagall no le gustaba adscribirse a ninguno de los movimientos imperantes en el París de primeros de siglo porque "no le gustan las restricciones en su obra; Chagall coge de cada uno lo que le interesa y lo utiliza de una manera muy personal", ha subrayado.
Agirre ha destacado también de la obra de Chagall que "no es naíf ni onírica; plasma la realidad en lo que pinta, solo que la transmite desde su particular forma de ver el mundo y las cosas", como sucede en el caso de una de sus obras más icónicas y famosas, "París a través de la ventana" (1913), que se muestra en la primera sala de la exposición.

En este periodo es en el que el artista ruso gesta su particular estilo en el que dominan las formas geométricas y abstractas, propias del cubismo, y el color y el movimiento, que caracterizan esta primera etapa de su carrera artística.
En París, Chagall consigue "liberar el color" de una manera muy particular, ha explicado la comisaria, porque para el artista ruso-judío el tratamiento del color es fundamental, al considerar que los colores reflejan las distintas emociones del alma humana.
De ahí el uso de azules, rojos y verdes intensos para colorear las caras de sus personajes que se pueden observar en algunas de las obras expuestas en Bilbao.
A la primera época en París pertenecen las obras que reciben al espectador en las salas clásicas de la tercera planta del Guggenheim Bilbao, como "Yo y mi aldea", "El vendedor de ganado", "La habitación amarilla" y "Homenaje a Apollinaire", en el que rinde tributo al poeta francés Apollinaire, el primero en descubrir la potencialidad del artista ruso-judío.
La segunda parte de la muestra está dedicada a las obras que pintó en su regreso en 1914 a su aldea natal de Vítebsk, donde quedó atrapado al cogerle en ella el inicio de la Primera Guerra Mundial.

En los cinco años siguientes, hasta 1919, año en el que termina la exposición dedicada por el Guggenheim Bilbao, Chagall retoma los temas relacionados con la identidad judío-jasídica, el folclore, la cultura y las costumbre de su pueblo.
Entre las obras destacadas de este periodo que muestra el centro expositivo bilbaíno, se encuentran el conjunto de 4 cuadros erróneamente conocido como "Cuatro grandes rabinos", en los que retrató a otros tantos judíos pintados en los colores blanco, negro, verde y rojo, que se ha logrado reunir en esta muestra de forma excepcional, ya que a los tres "judíos" depositados en el Kunstmuseum de Basilea (Suiza) se ha unido el préstamo del "Judío rojo", que forma parte de las colecciones del Museo Estatal Ruso de San Petersburgo.
La exposición, patrocinada por la Fundación BBVA, permanecerá abierta al público hasta el 2 de septiembre. La misma Fundación sustentará económicamente también la gran muestra de otoño del Guggenheim Bilbao que exhibirá por primera vez en Europa una amplia selección de la colección Tannhausser del Guggenheim Nueva York, EFE
rb/jmv/ram
Fuente

Te puede interesar;

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...