Páginas

Google+ Followers

Translate

visitas contador

miércoles, 3 de junio de 2015

El arte robado en Siria e Irak se convierte en un negocio lucrativo


Es precisamente en esta región del mundo donde se encuentran muchos de los yacimientos arqueológicos más importantes de la humanidad. Por ejemplo, la escritura cuneiforme que practicaron hace unos 3.000 años antes de Cristo los sumerios de Mesopotamia se considera la más antigua del mundo.



Berlín. Cuando el pasado marzo uno preguntaba a los marchantes de la Tefaf de Maastricht, la feria de arte antiguo más importante del mundo, si alguna vez les habían ofrecido piezas procedentes de Irak o Siria, la respuesta era siempre la misma. "¡No, nunca!", seguida de alusiones al código de honor del sector y la exigencia de garantizar con precisión el origen de las obras.

Es cierto que los galeristas admitidos en la feria holandesa de Maastricht tienen fama de ser especialmente serios, pero en cualquier lugar resultará difícil encontrar a un marchante que reconozca, aunque sea de lejos, tener algo que ver con arte robado. Y sin embargo, el contrabando de estas obras es un negocio millonario, informó DPA.

"Presuntamente, el volumen de ventas del comercio ilegal de antigüedades se sitúa actualmente en el tercer puesto, tras el de drogas y armas", afirma Hermann Parzinger, presidente de la Fundación de Patrimonio Prusiano. "No sabemos con exactitud si realmente es así, pero uno puede hacerse a la idea de que en cualquier caso se trata de cifras escandalosas".

El saqueo del patrimonio arqueológico de Siria e Irak está prohibido por leyes y acuerdos internacionales, pero una y otra vez siguen llegando al mercado nuevas obras. Supuestamente, todas ellas llevaban décadas o incluso siglos fuera de sus países de origen. "Y ahí es donde se deberían generar enormes dudas", sostiene Markus Hilgert, director del Museo de Oriente Próximo perteneciente al famoso Pérgamo.

"Por mi propia experiencia sé que en los últimos 20, 25 años han aparecido numerosos legajos y textos de escritura cuneiforme de los que no se tenía noticia. Y eso hace pensar que fueron introducidos al mercado de manera ilegal hace relativamente poco tiempo", añade este experto que ha emprendido una profunda investigación sobre contrabando. "Por supuesto, esto no fluye a través de las casas de subastas importantes y los galeristas serios, pero hay un enermo mercado gris que se mueve en la ilegalidad", apunta Parzinger.

El hecho de que en amplias partes de Siria e Irak las estructuras estatales estén desmoronadas facilita la tarea a los contrabandistas. Y es precisamente en esta región del mundo donde se encuentran muchos de los yacimientos arqueológicos más importantes de la humanidad. Por ejemplo, la escritura cuneiforme que practicaron hace unos 3.000 años antes de Cristo los sumerios de Mesopotamia se considera la más antigua del mundo.

"Comienza in situ, donde se atemoriza a la gente que se está muriendo de hambre para que lleven a cabo excavaciones ilegales y luego, las piezas se venden por poquísimo dinero a intermediarios", explica la alemana Ulli Seegers, de la universidad Heinrich Heine de Düsseldorf. "Después, se trasladan en camiones por la frontera entre Siria y Turquía. Un importante eje es Dubai, desde donde las obras se distribuyen al resto del mundo".

Durante el camino, se aporta documentación falsa para las obras. "Es crimen organizado, se trata de grandes bandas de contrabando y llevan muchos años actuando. No es ningún invento del Estado Islámico (EI) ni los talibanes". Los clientes viven en Norteamérica y Europa. "Sabemos que hay gente acaudalada que demanda este tipo de objetos. Es desastroso", señala Parzinger.

Los expertos coinciden en que hay que abordar primero la cuestión de estos clientes para combatir con eficacia el comercio de arte y antigüedades robadas. Pero, ¿estos marchantes y coleccionistas no se sentirán incluso como una especie de salvadores de patrimonio cultural ante la destrucción a la que lo está sometiendo el EI? Según Hilgert, eso sería "una justificación absurda" y una "conclusión errónea". Pues es precisamente el mercado el que crea las bases para que muchas antigüedades sean excavadas de forma no profesional.
Fuente
http://www.eluniversal.com


Te puede interesar;

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...