Páginas

Google+ Followers

Translate

visitas contador

domingo, 4 de octubre de 2015

«Lo del Prado oculto es un mito»



La gran pinacoteca española tuvo el año pasado 2,5 millones de visitantes. Miguel Zugaza es el director que más tiempo lleva al frente del museo desde el ferrolano Álvarez de Sotomayor

Miguel Zugaza (Durango, Vizcaya, 1964) es el director que más tiempo lleva al frente del Museo del Prado desde el ferrolano Álvarez de Sotomayor (1939-60).

-¿Cómo ha conseguido mantenerse frente a los vaivenes políticos?
-Cuando llegué, hace catorce años, se había tomado un acuerdo parlamentario de sacar al museo de la batalla partidista y enfocar el proceso de modernización y de profesionalización. A mí me convocan para ayudar al museo a desarrollar ese camino.
-El Prado no está entre los 20 museos más visitados del mundo (año 2014) y ocupa la posición 14 entre los de Europa, a pesar de ser una de las grandes pinacotecas mundiales.
-Tampoco Madrid es la ciudad más visitada del mundo. No se pueden hacer este tipo de comparaciones, Madrid se puede comparar con Viena o con Berlín, pero no con París, Londres o Nueva York, que son ciudades con una atracción turística muy importante. Es un error obsesionarse en los ránkings y la cifra de visitantes; es un indicador importante, pero no se puede convertir en el dato que indique el éxito o el fracaso de una gestión.
-Incluso el Reina Sofía se sitúa por delante (2.574.000 visitantes frente a 2.537.000).
-Es muy habitual que los museos de arte contemporáneo tengan más visitantes que los de arte antiguo. En Londres, la Tate es el museo más visitado frente al British o frente a la National Gallery; o el Pompidou en París. Y es muy saludable. En el caso del Prado había que hacer una valoración del conjunto del Paseo del Arte, un distrito donde hay instituciones públicas como el Prado, el Reina Sofía o el Thyssen, pero también otras privadas.
-En Londres la mayoría de los museos tienen entrada gratuita. ¿Podría hacerse en el Prado?
-En los museos británicos es gratuito el acceso a las colecciones, pero luego exigen el pago de una entrada para la exposiciones temporales, así que es un sistema mixto. No es un sistema sostenible en estos momentos para el Prado, necesita del esfuerzo que hace el visitante pagando la entrada o adquiriendo objetos o publicaciones. Para prescindir de eso tendría que haber una alternativa, que los presupuestos públicos equilibrasen lo que significa el pago del acceso al museo.
-Y además es importante que la gente se acostumbre a que hay que pagar por la cultura, ¿no?
-Sí, mientras no exista una financiación alternativa. A todos nos gustaría que el acceso a la cultura fuese totalmente gratuito. Nosotros mantenemos un sistema mixto, todos los días del año las dos últimas horas el acceso es gratuito. De los 2,5 millones de visitantes anuales, más de la mitad lo hacen gratis.
-Con la ampliación se consiguió aumentar un 50 % el número de obras expuestas, pero ¿cuántas quedan en los sótanos del museo?
-Lo del Prado oculto es un mito. Todos los museos del mundo conservan una parte de su colección no expuesta. La ampliación que nos hizo Rafael Moneo nos permitió ganar espacio y eso se va a completar el año que viene con la apertura de diez salas de pintura flamenca del barroco. Y también vamos a realojar las colecciones del Tesoro del Delfín [conjunto de vasos preciosos heredados por el rey español Felipe V, hijo de Luis XIV de Francia]. Además, el Prado tiene más de 3.000 obras depositadas en otras instituciones, la mayor parte de ellas en museos de ciudades españolas, donde también tienen una visibilidad pública y están cumpliendo con su función de ser un patrimonio accesible a los ciudadanos.
-En A Coruña se sintió la marcha de los nueve cuadros de Carducho cedidos por el Prado, que ahora están en el monasterio de Santa María del Paular.
-Lo que hicimos fue reunir otra vez las obras que se conservaban de aquel conjunto que hizo Carducho para el Paular y devolverlo a su lugar original. Hubo un trabajo muy importante con el Museo de Belas Artes de A Coruña para sustituir aquellos depósitos de los Carduchos por otras obras que tenían relevancia para el discurso de la historia del arte que cuenta el museo de A Coruña. Yo creo que fue ejemplar esa operación.
-¿No cree que A Coruña era un sitio más apropiado y donde más personas podrían disfrutarlos?
-No creo, el monasterio de el Paular lo visita mucha gente.
-¿Considera que el «Guernica» debería estar en el Prado?
-Yo creo que el Guernica de Picasso está muy bien en el Reina Sofía. Al mismo tiempo hay que recordar que la voluntad de Picasso era que ese cuadro se viera dentro del Prado, dentro de la tradición de la historia del arte del museo, pero creo que está cumpliendo un papel muy importante en la estructuración de las colecciones del Reina Sofía. Son compatibles las dos cosas.
-¿Qué le parecen las reclamaciones de países como Grecia o Egipto de piezas que se encuentran en museos extranjeros de Londres, París o Berlín?
-No se puede generalizar. En el caso de los mármoles del British son obras adquiridas por el Estado británico y lo importante es que donde están tienen un contexto universal, no se presentan como obras del patrimonio británico. Ese caso explica muy bien la transición que han vivido los museos desde su concepción como museos muy nacionales, muy identificados con el patrimonio nacional, a asumir una responsabilidad más de museos universales, que lo que conservan es titularidad. Lo que conserva el Prado es titularidad de los españoles, del Estado español, pero la misión de conservación no es solo frente al pueblo español, sino para una visión universal del patrimonio.
«Madrid se puede comparar con Viena o Berlín, no con París, Londres o Nueva York»

«Hemos hecho demasiados museos y nos ha faltado dotarlos de contenidos»

Zugaza da su opinión sobre el fiasco del Gaiás
-Si lo juzgas ahora, seguramente los mismos responsables que pusieron en marcha aquel proyecto medirían mucho más la dimensión. Es una pena que muchos de estos proyectos hayan nacido con una gran inversión pública pero sin un programa de necesidades sólido y, sobre todo, sin una inversión en lo que es la generación de actividad. Hemos construido demasiados museos en estos años y nos ha faltado dotarlos de contenidos y de medios humanos y materiales para que ejerzan su labor.
-¿Qué opina del IVA cultural?
-Nosotros no tenemos IVA cultural, el precio de la entrada no repercute IVA, por lo tanto no afecta a los museos públicos. Afecta al mundo del teatro, del cine, del espectáculo... No encuentro real justificación para mantener ese incremento del IVA para ese tipo de actividades, creo que es un error.
-¿Cuál es ese cuadro ante el que usted se detiene especialmente, por el que siente debilidad?
-Teniendo todo a mano, ¿por qué tienes que elegir uno? Es muy difícil en un museo como el Prado tener una preferencia. Es un museo que tiene esa intensidad, esa riqueza, esa calidad que te permite muchas visitas...
-Vamos, que son como sus hijos, no puede decantarse por ninguno...
-[Se ríe] No son mis hijos los cuadros, pero es difícil decirlo... Hombre, hay uno que es una obviedad, pero es muy importante. Velázquez está en el centro del museo con todo merecimiento, porque este es un museo de los artistas, más que de historia del arte. Y hay una obra como Las Meninas que nos explica mejor que ninguna otra cuál es la misión pública del museo. Velázquez, que no sabía que este cuadro iba a terminar en el Prado y que iba a ser contemplado por millones de personas al año, sí tuvo en cuenta al espectador ideal, que lo sitúa delante de la obra. Su espectador ideal son los reyes que aparecen reflejados en el espejo al fondo de esa habitación del Alcázar, y el mensaje que nos traslada es que eso es lo que administra un museo: el privilegio de la contemplación del arte, de la cultura. Las Meninas nos recuerda que, además de la conservación material, está la responsabilidad de poner al servicio de los ciudadanos esta maravillosa colección.
Fuente
http://www.lavozdegalicia.es


Te puede interesar;

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...