Páginas

Google+ Followers

Translate

visitas contador

martes, 15 de diciembre de 2015

Las obras maestras más antiguas e importantes de la pintura china, en el MET






唐 韓 幹 照 夜 白 圖 卷 Han Gan, chino, ca. “Brillante Noche Blanca”, la pintura del caballo imperial con el mismo nombre, pintada por Han Gan (742–756), durante la Dinastía Tang (618–907). ca. 750 rollo horizontal; tinta sobre papel. El Museo Metropolitano de Arte (Cortesía del Museo Metropolitano de Arte)


Es poco común que una pintura china sobre papel de arroz, sobreviva más de 1.000 años para que podamos verla intacta, en todo su esplendor.


Una de tales obras maestras es “Brillante Noche Blanca”, la pintura del caballo imperial con el mismo nombre, pintada por Han Gan (742–756), durante la Dinastía Tang (618–907). Fechada alrededor del 750, el trabajo es parte de la magnífica exposición titulada Obras Maestras de la Pintura China del Departamento de Arte Asiático del MET, que este año celebra su aniversario 100.

La exposición incluye 110 obras chinas del arte a pincel, fechadas desde la Dinastía Tang hasta el presente y sin duda ha atraído la atención de coleccionistas y conocedores del arte chino.




(Cortesía del Museo Metropolitano de Arte)


Entre ellos está el mercader de arte y coleccionista de bellas artes chinas Tony Dai, con sede en Nueva York, quien habló con La Gran Época sobre algunas de las obras más memorables en la exposición y sobre su importancia histórica.

Original de 1.300 años de antigüedad

La exposición presenta una oportunidad única.



(Cortesía del Museo Metropolitano de Arte)


“Creo que “Noche Blanca Brillante” es una de las pinturas más importantes de la historia china y una de las pinturas más preciosas del mundo”, comentó Dai.

Dai mencionó que muchas de las pinturas no han sido expuestas públicamente durante mucho tiempo y que la exposición permite que la gente tenga una mejor comprensión de la pintura clásica china, desde la Dinastía Tang hasta la Dinastía Qing (1644 – 1911).




(Cortesía del Museo Metropolitano de Arte)


“Noche Blanca Brillante”, por ejemplo, tiene más de 1.300 años. Pintada sobre papel de arroz, es una vívida representación del corcel favorito del Emperador Xhuanzong (quien reinó entre 712 y 756), hecha por Han Gan quien era renombrado por sus pinturas de caballos.


Según Dai, cuando se trata de obras que pretenden ser de la Dinastía Tang, los expertos creen que son copias hechas en la Dinastía Song. Pero en este caso, los expertos concuerdan que “Noche Blanca Brillante” es de la Dinastía Tang y pintada por el propio Han Gan.


La multitud de sellos rojos en la pintura indica el número de coleccionistas que la han poseído, uno de los sellos es del Emperador Qianlong (quien reinó entre 1735 y 1796) durante la Dinastía Qing; se ha documentado que el mencionado emperador fue el dueño de la obra y que la trató como una de suma importancia en su colección. Otros sellos, según Dai, son de conocedores de arte quienes sumaron sus sellos durante la Dinastía Ming (1368 – 1644) o la Dinastía Qing, autenticando así la obra.


El caballo es también el tema de otras tres afamadas pinturas que son parte de la exposición. Las tres obras son conocidas como “Novios y caballos” pintadas durante la Dinastía Yuan (1271–1368) por artistas de la misma familia, siendo uno de ellos el legendario Zhao Mengfu (1254–1322).


“Encuentro elegante en el jardín de albaricoques” está entre la selección de obras de la Dinastía Ming (1368–1644), una obra maestra única realizada en el siglo 15, que representa en suntuoso detalle la vida de nobles y literatos de la Dinastía Ming.
En Narciso




En Narciso. Pintada por Zhao Mengjian (1199-1264)


Una pintura china muy emulada y reproducida es “Narciso”, un rollo horizontal lleno de flores en balanceo y entrelazadas, cargada de significado histórico. Pintada por Zhao Mengjian (1199-1264), miembro de la familia imperial Song, no mucho antes de la caída de la dinastía Song del Sur (1127-1279) ha llegado a ser asociada con la lealtad a la dinastía caída.

Dai señaló también que para los estudiosos chinos, el narciso representa tanto alta moralidad como inmortalidad, porque en mandarín la pronunciación del nombre de la flor es el mismo para la palabra inmortalidad.

La última galería está dedicada a la dinastía Qing (1644-1911). Dos enormes rollos manuales de la corte imperial Qing, que documentan las giras de inspección a la zona sur del imperio de dos emperadores, Kangxi (1.662 – 1.722) y Qianlong (1736 – 1795), llenan toda la pared de más de 15 metros de largo, brindando una oportunidad única de ver las dos pinturas, una al lado de la otra.



(Cortesía del Museo Metropolitano de Arte)


La pintura es de 1698 y fue realizada por Wang Hui (1632-1717) y sus asistentes, representa la gira del emperador Kangxi desde Ji’nan hasta al Montaña Tai. Es importante no sólo por sus méritos artísticos, sino también porque fue encargada por uno de los emperadores más venerados de China.


El legado visual del emperador Kangxi


Como el segundo emperador de la Dinastía Qing, Kangxi es conocido como el emperador más letrado y cultural de China. A la edad de cinco años leía textos de documentos históricos y cuando ascendió al trono a los ocho años, se dedicó incluso más a sus estudios.


El régimen de 60 años de duración del emperador Kangxi brindó estabilidad al país, la literatura china y el arte florecieron, era meticuloso en el mantenimiento de registros históricos. Esto se extendió a la compilación de lo que se considera como el mayor diccionario chino hasta la fecha, el Diccionario Kangxi. El emperador Kangxi también realizó numerosas giras por todo el imperio, lo que sirvió no sólo para estabilizar el régimen Manchu en todo el país, sino también para trazar un mapa de gran parte de China.





(Cortesía del Museo Metropolitano de Arte)

Caminar junto a “Pinturas de la Gira al Sur” y ver sus escenas en secuencia es una experiencia emocionante, casi cinematográfica.


El rollo en exhibición ofrece una mirada del viaje del emperador desde Ji’nan hasta la Montaña Tai. Forma parte de un conjunto de 12 rollos llamados “Pinturas de la Gira al Sur”.


La mayor parte del rollo de papel está enrollado, pero lo que hay para ver es un registro visual rico que muestra una sociedad bien ordenada y armoniosa.


Caminar junto a ella y ver sus escenas en secuencia, es una experiencia casi cinematográfica y conmovedora. Imbuida de un sentido de serenidad y de orden divino, invita al espectador a un mundo que captura vívidamente con detalles diminutos y coloridos. Hay una nitidez y contraste de colores que es muy diferente a las obras de los siglos anteriores.





(Cortesía del Museo Metropolitano de Arte)


Sobre todo, la exposición es una invitación irresistible para llegar a conocer la cultura tradicional china porque según Dai, “para intentar comprender la pintura china, uno debe entender la cultura china”.

Continuó explicando que “cuando los artistas chinos aprendían a pintar, sus maestros les enseñaban primero cómo ser una buena persona en la sociedad, cómo ser un académico, incluso antes de aprender la técnica. Por lo tanto, cuando uno mira una pintura china no es sólo la técnica lo que lo toca a uno, es su historia, la cultura tradicional china y la moralidad detrás de esa obra es lo que emociona”.


Las obras maestras de la pintura china de la Colección del Metropolitano estarán exhibiéndose hasta octubre de 2016.





(Cortesía del Museo Metropolitano de Arte)
Fuente
http://www.lagranepoca.com

Te puede interesar;

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...