Páginas

Google+ Followers

Seguidores

Translate

visitas contador

jueves, 9 de junio de 2016

El Museo Oriental muestra las 'Pinceladas mágicas' obras de Kousey Takenaka

El maestro de la pintura ‘sumi-e’ estrena su primera exposición en Valladolid tras 35 años de vida artística


El arte pictórico japonés conocido como ‘sumi-e’ se caracteriza por dos características bien particulares. Por un lado, la fuerza de sus tonalidades, que brinda la sensación de color en las formas dibujadas, pese a servirse tan solo de la monocroma tinta negra. Por otro, el hecho de que cada delineación solamente se imprime una vez, sin dar cabida al error ni a la corrección. Esta técnica de trazos únicos ha hecho, a su vez, único el trabajo del maestro Kousei Takenaka, una de las referencias a nivel mundial de esta disciplina, que ayer estrenó la colección ‘Pinceladas mágicas’ con 60 de sus piezas en el Museo Oriental de Valladolid. «Los dibujos son tradicionales, pero a la vez modernos para que los pueda disfrutar todo tipo de público», manifestó Takenaka ante la prensa. Ya en 2013, el dibujante donó nueve de sus obras al Museo, si bien esta es la primera vez que, como tal, se presenta una exposición en la ciudad vertebrada en torno a sus dibujos, una ocasión que coincide con el 35º aniversario de su comienzo en el mundo de la pintura.


Los dibujos de Takenaka (Japón, 1950) son de un carácter eminentemente paisajístico, con predilección especial a detener en el tiempo a todo tipo de aves volando o posadas sobre ramas de árboles. Pavos reales, gorriones, halcones, urracas y martines pescadores en torno a pinos, arces, magnolias y cerezos componen el grueso de la muestra, que no desdeña a otros animales en las proximidades de cascadas, como tigres o monos; a punto de cazar, como serpientes o gatos, y en espacios indeterminados, como caballos al galope o dragones que custodian brillantes perlas. El elemento paisajístico también se traslada a diferentes espacios invadidos por la nieve o la niebla, en escenas visuales de indescriptible fuerza poética. Otros lugares reconocibles de todo el globo, como la isla de Mitsuke, dos islotes sagrados en la prefectura de Ishikawa, cuna del autor, o el Monte Saint-Michel, entre otros, han sido recreados a su vez por la mano firme y decidida del maestro Takenaka.

Su tarea de difusión de la cultura japonesa se extiende, además, a los grandes personajes de Oriente. Héroes populares como los guerreros samurái, los ermitaños Kanzan y Jittoku o el trágico Shoki demuestran una gran expresividad, especialmente en sus intensas miradas, junto a divinidades como la misericordiosa Kannon, el dios de la felicidad Hotei o Daruma, el primer patriarca del budismo zen.
La presentación de la exposición vino acompañada por una rueda de prensa en la que participaron el autor; Akiko Sawada, presidenta de la Asociación Japónica, que pasó revista a la trayectoria de Takenaka; Blas Sierra de la Calle, director del Museo Oriental, y Miguel Elías, profesor de Dialéctica de Artes Plásticas en la Escuela Universidad de Magisterio de Zamora y presidente de la Asociación Cultural Takenaka-Basho, que reúne a poetas, pintores y arquitectos españoles amigos del arte japonés con el ánimo de tender puentes entre ambas culturas y que fue fundada en 2008 por el arquitecto Daniel Villalobos, el reciente ganador del premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana Antonio Colinas y el también poeta y director de El Norte, Carlos Aganzo.

«Takenaka es una figura que va a trascender porque además de ser un excelente pintor desempeña una labor inmensa difundiendo la pintura japonesa en España», sostuvo Elías. «Es el gran culpable de que muchos artistas españoles y de Castilla y León hayan buscado formarse en la técnica del sumi-e». El aludido, por su parte, agradeció al Museo la oportunidad y a la Asociación su labor divulgativa del arte y la cultura niponas en el país.

Fuente
http://www.elnortedecastilla.es

Te puede interesar;

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...