Páginas

Google+ Followers

Translate

visitas contador

domingo, 10 de julio de 2016

Arte en España: ¿un mercado en recuperación?


¿Qué está pasando en el arte, cómo afecta la crisis, qué estructuras y actores están cambiando, surgiendo, desapareciendo o qué nuevos aspectos caracterizan a nuestro mercado del arte?     


El mercado del arte en España se estructura todavía en el sistema clásico de las galerías de arte, a través de las cuales los artistas venden sus obras, y a un mercado dedicado a la reventa de las obras en el que las casas de subastas y los anticuarios comparten protagonismo. Hasta hace bien poco, el artista firmaba en exclusividad con una galería, que tenía los contactos con los clientes y el prestigio. Sin embargo, en los últimos años el papel de las galerías está cambiando debido a la aparición de las webs dedicadas a la venta, en las que los artistas pueden promocionar su propio trabajo.
La crisis
Y tenemos que hablar de la crisis, porque sí, porque afecta a todo el negocio. Es lógico pensar que cuando el dinero escasea, se establecen una serie de prioridades y se coloca lo no imprescindible para vivir al final de nuestra lista. Y el arte, no es imprescindible, con la crisis se ha acentuado más su carácter de artículo de lujo. En tiempos de crisis, regalarse una obra artística es un capricho. A su vez, los coleccionistas con dificultades económicas no han tenido más remedio que vender piezas, generalmente a través de las casas de subastas, y a lo largo de los últimos ocho años, el número de galerías de arte en España se ha reducido por la crisis y por la falta de renovación generacional en los propietarios.
 
 
 
 
En tiempos de crisis, regalarse una obra artística es un capricho
Cuando llegó la crisis, comenzaron a disminuir las subvenciones públicas y de patrocinios de empresas hacia los museos, de forma que, a día de hoy, sigue sin haber una idea clara de qué hacer con esos museos dirigidos por personas, quizá muy competentes, pero que están ahí simplemente por pertenecer al partido político que gobierna el municipio de turno y generalmente sin grandes conocimientos de museografía.

Francisco Sánchez Reyes

La crisis afecta también decisivamente a las carreras de los artistas españoles. Aunque su talento está un gran nivel, por desgracia tienen muy poca presencia en el ámbito internacional. Una falta de promoción que se ha visto agravada por la situación económica actual.
Las leyes
Por otra parte, tenemos que tener en cuenta que gran parte del patrimonio artístico español es obra antigua, cuya compraventa está sometida a una legislación muy restrictiva. Por desgracia, la Ley de Patrimonio limita el mercado; las obras con una antigüedad superior a cien años, solo por el hecho de ser antiguas, necesitan un permiso de exportación. De forma que las grandes piezas son prácticamente inexportables, lo que hace que alcancen precios de venta significativamente menores.
 
 
 
 
Tenemos que añadir la desaparición de las subvenciones estatales para las ferias de arte
Además de la complicada política fiscal, tenemos que añadir la desaparición de las subvenciones estatales para las ferias de arte. Se convierte en un problema para cualquier galerista tener que hacer frente a todos los gastos que conlleva su presencia en una feria internacional.
Nuevas tecnologías
Las galerías han aprendido que las nuevas tecnologías son su aliado. El presente y futuro inmediato en el mercado del arte pasa por ofrecer al cliente algo diferente de acuerdo a sus necesidades. El cambio de filosofía del comprador de arte nos ha llevado a un periodo de transición en el que conviven dos tipos de compradores: El cliente “tradicional”, que no está acostumbrado a utilizar Internet y que recurre a los catálogos en papel y a la visita periódica a las galerías; y el cliente más joven, que usa las nuevas tecnologías y las subastas on-line en sus compras.

Francisco Sánchez Reyes

Tendencias
Estamos en una época de cambios. El comprador se interesa por las piezas diferentes, exclusivas, descatalogadas. La exclusividad genera coleccionismo, y el coleccionismo viene propiciado, sobre todo en los últimos años, por la facilidad con la que se accede a los artículos en Internet. El antiguo coleccionista está dejando paso, poco a poco, al actual, que tiene otra filosofía y no acumula por falta de tiempo y espacio.
En un futuro próximo quizá lo importante ya no sea la crisis económica sino la crisis de valores, donde los artistas son los más perjudicados.
Francisco Sánchez Reyes
Soluciones
Teniendo en cuenta el panorama, nos encontramos con una serie de problemas a los que nos debemos enfrentar en los próximos años si no queremos que la situación empeore:
* O se rebaja el IVA cultural o la situación, ya insostenible, será devastadora.
* Modificar la Ley de Patrimonio para que las obras de arte declaradas de interés cultural puedan ser puestas a la venta en el mercado con las mismas garantías que el resto de bienes.
* Que el Ministerio deje de tener las competencias transferidas y que actúe como catalizador para gestionar una línea de trabajo conjunta entre las distintas administraciones e instituciones culturales.
* Impulsar la formación en artes plásticas ya en los primeros niveles de enseñanza.
* Promocionar a los artistas nacionales.
* Poner en marcha de una política fiscal que haga posible la desgravación de museos o instituciones culturales por la adquisición de obras de arte.
* Que la Ley de Mecenazgo fomente la financiación de las instituciones culturales.
Fuente

Te puede interesar;

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...