Páginas

Google+ Followers

Seguidores

Translate

visitas contador

viernes, 13 de abril de 2018

Museos Vaticanos, más de 20 siglos de arte e historia



Por Silvia Martínez *

Roma (PL) Museos Vaticanos, siete kilómetros de recorrido por más de 20 siglos de arte e historia, surgió a partir de la colección privada de Giuliano della Rovere, elegido papa en 1503, y enriquecida por sucesivos pontífices.

Julio II, como se hizo llamar, trasladó sus valiosas esculturas clásicas al patio del Palacio de Belvedere, que da nombre a las antiquísimas figuras Apolo del Belvedere y Torso del Belvedere, pieza neoática, siglo I antes de nuestra era (a.n.e.).

Ambas están entre las piezas más valiosas que exhibe hoy el Patio Octógono, el cual es parte del Museo Pío Clementino, el primer museo vaticano fundado por Clemente XIV en 1771.

La monumental muestra religiosa es un testimonio fehaciente de la vida política y cultural de Roma, del poderío papal a través de la historia y su huella en la antigua capital del imperio. 



Pinacoteca, Capilla Sixtina y Estancias de Rafael, destacan entre los sitios de obligada visita, como también los museos Gregorianos Egipcio, las galería de los Mapas y de los Carruajes y la Sala de los Tapices.

Ordenadas cronológicamente en 18 salas, la Pinacoteca guarda unas 460 obras artísticas de carácter pictórico, desde el medioevo hasta el siglo XIX, de artistas italianos como como Giotto di Bondone; (1267-1337), Muchelangelo Caravaggio (1571-1610), Beato Angelico(1390 -1455), Pietro di Cristoforo Vanucci, llamado El Perugino (1448- 1523), Leonardo da Vinci (1452- 1519), Tiziano Vecellio (1477/1490-1576) y Raffaello Sanzio (1483-1520).

La idea original de abrir las exposiciones permanentes de pinturas, corresponde al papa Pío XI, quien en 1932 expuso las obras maestras devuelta por disposición del Congreso de Viena en 1815, llevadas a Paris por Napoleón a través del Tratado de Tolentino (1797).

En la Pinacoteca Vaticana está, por ejemplo, San Gerónimo, óleo sobre madera, obra inacabada del polifacético florentino Da Vince (1452 - 1519).

El más importante atractivo de los Museos Vaticanos lo ocupa la Capilla Sixtina, inaugurada en 1483 por el papa Sixto IV de la Rovere, de él su nombre, devenida síntesis de toda la majestuosidad de la iglesia romana, abierta al público en 1512. 




Prominentes artistas como Perugino, Botticelli, Rosselli y Ghirlandaio intervinieron en su realización, en particular Miguel Ángel Buonarroti, artífice de la bóveda más grande del mundo con mil 200 metros cuadrados, inspirada en el Antiguo Testamento con pinturas monumentales dramáticas.

El papa entre 1978 y 2005, Juan Pablo II (Karol Wojtyla) definió a la Capilla Sixtina como santuario de la teología del cuerpo humano.

En 1534, cuando Miguel Ángel tenía 60 años, el papa Clemente VII le ordenó dibujar la enorme pared de fondo de la capilla, donde los cardenales se reúnen para elegir al nuevo pontífice, el conocido Cónclave; se levanta así el Juicio Universal.

Pese a la petición de los enemigos del pintor que pidieron su destrucción por su gran influencia de la herejía luterana hoy es uno de los cuadros más admirado por los más de seis millones de personas que cada año visitan ese recinto religioso.

Relevantes son también las Estancias de Rafael, los cuatro aposentos públicos papales: las salas de Constantino, Heliodoro, la Signatura y del Incendio del Borgo, realizaciones del pintor de Urbino entre 1508 y 1520, año en que muere y sus pupilos concluyen en 1524 la Sala de Constantino.

El Museo Gregoriano Etrusco exhibe en 22 espacios objetos del siglo IX a. n. e. al siglo I, exponentes de la milenaria historia de esa civilización asentada en el centro de la península itálica en el primer milenio a. n. e.

El Gregoriano Egipcio, fundado en 1839, lo componen nueve salas de arte escultórico, sarcófagos y momias; monumentos y restos del antiguo Egipto, algunos provenientes de Roma y de Villa Adriana (Tívoli), así como de la antigua Mesopotamia y de Asiria.

Entre las obras más significativas está la estatua de Osiris-Antinoo, una representación estilo egipcio del favorito de Adriano, divinizado tras morir ahogado en el Nilo en el año 130. La estatua fue donada al papa Benedicto XIV, colocada en el Museo Capitolino y luego trasladada al Museo Egipcio por Gregorio XVI en 1838.

Además de las galerías de los mapas y la de los carruajes, entre otras muchas atracciones artísticas, sobresalen también la colección de arte religioso moderno con obras de Salvador Dalí, Pablo Picasso, Vincent van Gogh, entre otros. Se trata de unas 800 piezas distribuidas en 55 salas con lo más representativo del movimiento artístico del siglo XX, obras donadas por coleccionistas o por los propios artistas. 



La escalera helicoidal, diseñada por el arquitecto italiano Giuseppe Momo entre 1929 y 1932 a instancia del papa Pío XI, constituye uno de los grandes tesoros arquitectónicos, por donde el visitante desciende al final del recorrido por los Museos Vaticanos. Una visita inigualable.

El tesoro botánico y arquitectónico de la sede pontificia

Pero los atractivos del lugar se extienden a los Jardines del Vaticano, el tesoro botánico de la sede pontificia; parques, huerto e incluso un área boscosa de tres hectáreas de extensión, entre fortificaciones medievales, edificios y monumentos con elementos culturales del renacimiento y el barroco.

Una colosal belleza natural y arquitectónica de más de 23 hectáreas extendidas por el parque de la Villa Pía y la parte trasera de la Basílica de San Pedro, área usada para cultivos hasta 1920, año en que fue fundado el Estado Vaticano.

Cuidados jardines que bordean el norte y el oeste de la Santa Sede; calles y aceras, fuentes esculturas y grutas artificiales casi todas dedicadas a la Virgen María.

En estos lares Agripina construyó una villa, su hijo el emperador Calígula levantó un circo, luego ampliado por Nerón, quien tras el incendio de Roma en el año 64, realizó una fuerte persecución de cristianos, entre ellos el apóstol san Pedro a quien la iglesia católica identifica como el primer papa.

Fue el emperador Constantino, quien concedió a los cristianos la libertad de culto y ordenó, entre los años 326 y 333, construir la Basílica San Pedro, conocido como basílica constantiniana, en honor a su creador, edificación que demoró tres década.

En ese mismo lugar doce siglos después se levantó el actual templo por orden del papa Julio II, quien transformó completamente el edificio religioso y conservó cuanto de él fue posible.

Hoy día lugar las excavaciones arqueológicas situadas bajo este inmenso lugar de culto son exploradas por turistas, en la conocida Scavi, un testimonio histórico religioso.

La Ciudad del Vaticano, el estado más pequeño del mundo, con una extensión de 0,439 kilómetros cuadrados, está conformada por la Santa Sede, la Plaza y la Basílica de San Pedro, y los Museos Vaticanos, uno de los sitios más visitados del mundo por su historia y religiosidad.

/msm/sm

* Corresponsal de Prensa Latina en Roma

Fuente

Te puede interesar;

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...