Páginas

Google+ Followers

Seguidores

Translate

visitas contador

viernes, 29 de mayo de 2015

¿Es posible celebrar una feria de arte en tu propia casa?

¿Es posible celebrar una feria de arte en tu propia casa?
ABC
Uno de los artistas convocados prepara sus obras en una de las habitaciones


Este sábado se celebrará en Madrid la primera edición de FAC, Feria de Arte en Mi Casa, promovida por el artista David Heras. Un salón efímero y exprés de arte contemporáneo actual




Reconoce que es una locura. Que no hace ni un mes que pintó toda la vivienda y que, después de muchas negociaciones con los artistas convocados, ha conseguido convencerlos de que no taladren(«han venido con muchas ganas de usar la black and decker», bromea). Además, lleva durmiendo una media de cinco horas diarias en las últimas semanas: «Estoy reventado. No me imaginaba que organizar una feria supondría tanto esfuerzo y tanto trabajo. Pero, como artista, es un disfrute. Estas cosas son las que te dan la vida... Además de que vendas tu obra».
El que así habla es el artista David Heras, y el proyecto al que se refiere no es en absoluto un evento artístico al uso. El creador cede su propio domicilio en Cobeña (a 25 kilómetros de Madrid) a otros 12 autores para que, el próximo sábado, de diez de la mañana a ocho de la tarde, organicen allí una feria de arte contemporáneo y vendan de primera mano su obra al público que hasta allí se acerque. «La iniciativa surge de un golpe de ironía –explica su artífice–. Hoy en día, el mercado del arte se mueve por ferias; yo acabo de venir de Alemania de una que se ha celebrado en un garaje. Creo que el fenómeno nos ha superado».

El artista como «feriante»


Heras se convierte así en un «feriante» para que «aflore lo artístico»: «Se trata, sobre todo, de cederle a los creadores todo el protagonismo. Una de las razones por las que el arte contemporáneo hoy no es comprendido es porque el artista se alejó de su receptor. FAC (siglas de Feria de Arte en Mi Casa), no es una gracia, no es una ocurrencia, sino un deseo de buscar fórmulas que vuelvan a acercar al gran público a la creación plástica a partir, además, de unaalternativa fresca y fuera del circuito habitual, al que, en muchos casos, no pueden acceder todos los artistas que quisieran».
Nos habíamos acostumbrado ya a viviendas en las que algunos comisarios habían empezado a organizar sus exposiciones (era el caso de Sala Hab, de Martí Manen); a centros de arte en antiguas dependencias (Dados Negros); a cuartos de estar de artistas en los que entraba el arte de otros compañeros (como en el Salón de Ángela Cuadra); también nos habíamos hecho eco de casas particulares de coleccionistas con su propia programación cultural (como Casa Sostoa en Málaga) o de galerías que se servían del calor del hogar (como La Gran). Pero hasta ahora, a nadie se le había ocurrido celebrar una feria entre el baño y la cocina de su domicilio particular.
David Heras parte con ventaja. Su casa cuenta con 200 metros cuadrados distribuidos en tres plantas. En un recorrido que arranca en el taller de su propietario (en el que entra un grafitero de la talla de YES), las diferencias estancias se poblarán de fotografía (José Luis López, en la habitación de invitados); de pintura (Enrique Yáñez, en el dormitorio principal); de vídeo (con una pieza creada en exclusiva por Omar Jerez para la tele del salón)... «La selección de los autores ha sido un comisariado especial basado en la calidad de los artistas, la afinidad con los mismos y, también, la curiosidad de saber cómo se desenvolverían trabajando en un entorno como este». El montaje, que ya ha comenzado, está siendo todo un ejercicio «de comunicación y camadería», con la pintura de Anthony Stark en uno de los cuartos de baño («es la estancia más solicitada», confiesa);Miguel Ezpania en el comedor; la ilustración de Amaya Uscola en las escaleras o la cocina tomada por Bárbara Vidal, en representación de la publicación El pez globo. Sólo el ático se queda al margen de la invasión, «por si tengo que buscar un lugar donde esconderme», bromea Heras.

«O vienes o te lo pierdes»


El responsable utiliza dos adjetivos para definir su iniciativa: «fresca»y «exprés»: «Me gusta este último concepto porque moviliza. Esto es algo a lo que vienes o te lo pierdes, porque cuentas con muy poco tiempo». De momento, el feedback en redes está siendo muy positivo, y se teme una pequeña avalancha el sábado: «Yo he planteado esto para unas 300 personas, que es lo que sueles convocar con una inauguración más o menos grande. Si viene más gente, pues habrá que hacer turnos para ver las cosas, aunque no sería lo ideal. Yo cocino bien, y he prometido hacer algunas tortillas para dar de comer a los artistas. No sé si me va a dar para tanto».
La idea de David Heras es que esta feria de andar por casa tenga continuidad («aunque no sea con los mismos artistas o en el mismo lugar»): «Es la primera vez que se me ocurre algo así, y aún no es tiempo de valoraciones, sino de ponerse a trabajar. Pero lo que sí que he de dejar claro es que vamos a hacerlo bien, con la complicidad de los artistas, que, con los tiempos que corren, están acostumbrados a ejercer como comerciales, como galeristas, como comunicadores...». Este sábado, el arte contemporáneo en forma de feria se sentirá como en casa.

I Feria de Arte En Mi Casa

Te puede interesar;

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...