Páginas

Google+ Followers

Translate

visitas contador

martes, 7 de julio de 2015

Interceptan tres cuadros de Páez Vilaró cuando una mujer intentaba sacarlos del país

Afip intercepta obras de Páez Vilaró en la aduana de Gualeguaychú. (Prensa AFIP)
Afip intercepta obras de Páez Vilaró en la aduana de Gualeguaychú. (Prensa AFIP)

Operativo en Gualeguaychú
Los detectó personal de la Aduana en el cruce fronterizo Libertador General San Martín cuando una mujer intentaba cruzar hacia Uruguay. Las obras están valuadas en 120 mil dólares.

Tres cuadros del artista uruguayo Carlos Páez Vilaró valuados en 120 mil dólares fueron interceptados por personal de Aduana y AFIP de Gualeguaychú en cruce fronterizo del Puente Internacional Libertador General San Martín. El hecho, ocurrido hace una semana y media, se dio a conocer recién hoy. El escueto informe aparecido en la página oficial de la AFIP da cuenta de que las obras se encontraban en poder de una mujer que los llevaba en su automóvil, envueltos en papel afiche. Aparentemente, habían sido quitados de sus bastidores hacía muy poco tiempo.
Los cuadros fueron hallados durante un control de rutina. El hecho se tipifica como intento de sacar del país mercadería no declarada, esto es, infracción al artículo N° 979  de la Ley de Código Aduanero (22.415). Investigadores propios del organismo fiscal investigan los alcances del caso, ya que hasta el momento no se ha dado intervención a la Justifica Federal. En diciembre de 2014, Agó y Mercedes Páez Vilaró, hijas del artista oriental, denunciaron ante Interpol que habían desaparecido cincuenta cuadros de su padre del taller ubicado en la localidad de Tigre. Al inventariar el lugar, nueve meses después de la muerte del artista, sus hijas encontraron un faltante que inicialmente declararon como de cien obras, pero que luego se constató que serían la mitad.
Según las pericias realizadas por personal técnico especializado de la Aduana, las obras son auténticas. Se trata de las pinturas “Teresa y sus dos gatos”, valuada en U$S 45.000; “La  divina del río”, cuyo valor asciende a U$S 40.000, y “Reflexión”, tasada en  U$S 35.000. Las tres fueron secuestradas y puestas en custodia del administrador  de la Aduana de Gualeguaychú.
La mujer, de 43 años y domiciliada en Buenos Aires, se trasladaba en un automóvil Peugeot 208 y se dirigía a Uruguay. No declaró que llevaba las obras de arte, que fueron detectadas durante la requisa rutinaria que se realiza en el cruce aduanero. Llamó la atención al personal de guardia el modo  en que eran llevadas, sin cumplir ningún protocolo de transporte de obras de arte. Tras la primera investigación, se constató que la mujer tiene perfil fiscal nulo, o sea, no tiene el alta en ningún impuesto  ni tiene trabajo declarado en el país.
Según informó la AFIP, en enero de 2015 se creó mediante Resolución N°  3730, el Registro Fiscal de Operadores de Obras de Arte, y un régimen de  información respecto a operaciones de compra, venta e intermediación de  obras de arte, cualquiera sea su modalidad y cuya instrumentación o perfeccionamiento se realice en el país. De esta forma, se intenta dar transparencia al mercado de obras de arte, verificar la capacidad patrimonial de sus  tenedores y el cumplimiento fiscal por parte de los intermediarios.
Gualeguaychú tiene una larga relación con Páez Vilaró y sus obras. Hace dos décadas, el artista construyó en el balneario Ñandubaysal, ubicado sobre el río Uruguay a 15 kilómetros de esta ciudad, un atelier en el mismo estilo blanco y azul de Casapueblo. Páez Vilaró estuvo allí varias veces. La pequeña casa contiene una confitería y un lugar de ventas. Cuando se cumplieron los 178 años de la independencia uruguaya, el artista realizó en Gualeguaychú una muestra de obras suyas. Páez Vilaró pintó centenares de obras, viajó por incontables países, vivió con el doctor Albert Schweitzer en el leprosario de Lambaréné, volcó pasión y color en sus realizaciones y conoció a grandes del arte mundial, como Dalí, Picasso, De Chirico y Calder. Finalmente, radicó su taller y su casa en Punta Ballena, Uruguay, en su famosa Casapueblo, su "escultura habitable", como le gustaba llamarla. 
Fuente
http://www.clarin.com



Te puede interesar;

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...