Páginas

Google+ Followers

Translate

visitas contador

martes, 21 de julio de 2015

Los paradigmas gubernamentales del arte y la cultura en México

Para un país del tamaño e importancia de México, -con gran tradición en las artes plásticas-, se vuelve relevante aplicar un importante porcentaje de este presupuesto en la promoción internacional de nuestros nuevos talentos artísticos.
La exposición de una parte de la obra de Miguel Ángel Buonarroti y Leonardo de Vinci en el museo del Palacio de Bellas Artes, -de la Ciudad de México-, ha tenido gran éxito.
Una importante cantidad de mexicanos hacen larguísimas filas durante varias horas para ingresar a esa sala los fines de semana y ésto nos pone en evidencia que el nivel cultural del mexicano ha evolucionado favorablemente, al grado de interesarse en conocer y disfrutar del arte de  calidad.
Los mexicanos tenemos una gran raíz cultural y muestra de ello es que la Ciudad de México es reconocida internacionalmente por tener el mayor número de museos en activo.
La Cámara de Diputados aprobó para 2015 un ejercicio de 29,064 millones de pesos, cantidad ligeramente superior a la del año anterior para promover el arte y la cultura, lo cual muestra que existen recursos económicos para esta actividad. Sin embargo el punto que motiva nuestra reflexión es el uso que se le debe dar a este dinero.
Para un país del tamaño e importancia de México, -con gran tradición en las artes plásticas-, se vuelve relevante aplicar un importante porcentaje de este presupuesto en la promoción internacional de nuestros nuevos talentos artísticos.
Lo que el muralismo mexicano aportó al reconocimiento de nuestra riqueza artística en el exterior, fue fundamental.
Muchos grandes artistas plásticos jóvenes hoy están exponiendo en los museos de muchos países, -más por una labor personal de ellos mismos-, que por un gran proyecto de promoción originado en las instituciones encargadas de promover la cultura. Seguramente Conaculta y otras instituciones culturales lo hacen, pero no con el suficiente énfasis como para lograr los resultados deseables. 
Todo parece indicar que existe un problema de visión y significado respecto al arte y la cultura en el aparato gubernamental.
En la idiosincrasia mexicana el arte y la cultura son actividades no rentables que deben realizarse para cumplir con un compromiso social. La inversión aplicada es a "fondo perdido".
Sin embargo, ésto refleja una visión muy limitada. Nos indica que no se ha dimensionado que hay una gran tendencia global para hacer del arte y la cultura una actividad altamente rentable económicamente porque se desarrolla para grandes públicos.
El planteamiento de esa reflexión se orienta hacia la necesidad de estimular un cambio de paradigma gubernamental, para que se considere al arte y a la cultura como una industria en potencia que puede generar divisas y gran riqueza para nuestro país si se impulsa con visión comercial en el exterior.
Los mexicanos consideramos que el arte cuando tiene alta rentabilidad, se prostituye. Sin embargo ésta es una visión muy dogmática.
Salvador Dalí y Pablo Picasso, -por citar dos ejemplos con reconocimiento mundial-, no pierden el reconocimiento a su talento y calidad artística por haber tenido una visión de rentabilidad financiera respecto a su trabajo. Ambos fueron grandes promotores de sus propias obras.
La búsqueda de talentos artísticos debe ser considerada una prioridad y su desarrollo con visión de mercado puede constituir un gran proyecto para mostrar a la comunidad internacional esta faceta de gran riqueza humana que puede aportar al mundo la sociedad mexicana.
Fuente
http://www.eluniversal.com.mx


Te puede interesar;

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...