Páginas

Google+ Followers

Translate

visitas contador

sábado, 12 de septiembre de 2015

La iconografía de Ekain y Altxerri, ante 750 expertos en arte rupestre

Tres representaciones de los caballos de Ekain que forman parte de la exposición de Maximina Espeso con motivo del congreso de expertos de arte rupestre.
Tres representaciones de los caballos de Ekain que forman parte de la exposición de Maximina Espeso con motivo del congreso de expertos de arte rupestre. / DV

El congreso mundial de Cáceres acoge la muestra de 54 obras de la artista Maximina Espeso que reproducen las pinturas del Paleolítico halladas en cuevas del País Vasco


Más de 750 investigadores de 52 países participaron hace dos semanas en Cáceres en el XIX Congreso Internacional de Arte Rupestre (IFRAO), que por primera vez se celebró en una ciudad europea. Entre las actividades programadas para este encuentro destaca la exposición 'Arte en las Cuevas', de la pintora afincada en Gipuzkoa Maximina Espeso. Integran la muestra 54 pinturas que reproducen la iconografía rupestre de la Cornisa Cantábrica, 22 de ellas del País Vasco. Y entre estas, trece imágenes inspiradas en las cuevas de Ekain (Zestoa) y de Altxerri (Aia), con ocho y cinco representaciones, respectivamente. «Para mí ha sido un honor poder mostrar el arte paleolítico del País Vasco en un foro internacional de expertos», afirma la artista, quien el año pasado mostró su actividad pictórica en el Museo Oiasso de Irun. Precisamente la figura de la banderola del Congreso refleja un cuadro de la exposición que reproduce una pintura de Ekain. «Se eligió esa imagen porque el panel de los caballos de la cueva de Zestoa es una de las representaciones más importantes del Paleolítico», explica la pintora.

Además de las imágenes rupestres de Gipuzkoa, la muestra -ubicada en la Sala Pintores 10 de la Diputación cacereña- incluye también iconografía de las cuevas de Santimamiñe, Askondo, Santa Katalina, Ventalaperra y Karrantza, en Bizkaia, y Sinhicole, en Zuberoa. Otra parte de la exposición recoge imágenes prehistóricas de África y Australia.

Maximina Espeso (Torrelavega, 1958) inició su formación artística en Madrid con el pintor Ángel Oyarbide y posteriormente estudió Historia del Arte y Antropología en la Universidad Complutense. Se ha especializado también en Prehistoria Experimental, Grabado y Edición. Ha recibido premios nacionales, participado en certámenes internacionales y expuesto en galerías españolas, italianas, suizas y de Estados Unidos. Además es enfermera y desarrolla su actividad profesional en la Unidad de Neurología del Hospital Universitario Donostia.La banderola del congreso reproduce uno de los cuadros de la pintora sobre un caballo de Ekain

La exposición que ahora muestra en Cáceres reproduce fielmente los trazos prehistóricos que se han encontrado en las cuevas, aunque la artista se ha permitido licencias, «tanto de color como de tamaño». Pero las pinturas están elaboradas «con los mismos pigmentos, a base de óxidos de hiero, de cobre y carbón, que los originales» y «depositadas sobre un fondo tridimensional a base de cuarzo, sílice, polímeros y resinas».

La atracción de la pintora por las escenas prehistóricas tiene una base filosófica y sensorial: «Han pasado miles de años y seguimos hablando de lo mismo, de la necesidad apremiante del ser humano por expresar su propio misterio», afirma.

Según su creadora, la muestra tiene una doble vocación: «Es una exposición artística con un contenido pedagógico porque pretende enseñar al público lo que las cuevas esconden. La intención de la muestra se podría definir como arte contemporáneo, como metodología de socialización y difusión de las pinturas rupestres», explica.

Sensación de regreso

Aunque la autora reconoce que no tiene predilección por ningún aspecto en concreto de la iconografía rupestre, subraya que la emoción que provoca el arte prehistórico «se relaciona con la sensación de regreso a nuestros orígenes, que nos vincula de manera biológica a nuestros ancestros». En su opinión, es una iconografía cambiante dependiendo de la época: «En el Paleolítico se pintaban sobre todo animales, y en épocas más recientes, Neolítico, aparece la figura humana».

Una parte de los cuadros que reflejan la iconografía rupestre de las cuevas vascas ha sido ya mostrada en la exposición 'Una mirada a los orígenes' en el Museo Oiasso, pero ahora también ha incluido obras de su colección particular y otras que ha elaborado para esta ocasión.

La muestra, que en un principio estaba programada hasta el 27 de este mes, se ha prolongado hasta el 4 de octubre. El 15 de diciembre la artista inaugurará una nueva exposición en el Museo Arqueológico de Bilbao con el título 'Paleo-Arte Vasco'. Además, tiene en proyecto la creación de representaciones prehistóricas en hierro a gran escala, así como prevé participar en nuevas réplicas de cuevas.
Fuente
http://www.diariovasco.com


Te puede interesar;

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...