Páginas

Google+ Followers

Seguidores

Translate

visitas contador

sábado, 5 de septiembre de 2015

Para iniciar en el coleccionismo de arte no es necesario gastar mucho dinero: Javier López Morton



Ruta. El gerente de Morton, Casa de subastas, Javier López, señala que, además de orientación, el futuro coleccionista se debe preguntar ¿con qué pieza puedo vivir toda la vida o un tiempo considerable, dispuesta en algún sitio de mi casa, y que quiera ver todos los días?


En México existe el prejuicio de que ser coleccionista de arte es difícil, pero no es así porque en el mercado hay diferentes maneras de comenzar la recopilación de piezas artísticas sin gastar  grandes cantidades de dinero, así como tener claro qué interesa coleccionar.
Hay gente con la idea de que las subastas son para elites, pero existen casas dedicadas a este negocio que abren sus puertas a todo el público interesado para que comiencen a darse cuenta cómo funciona el mercado, apoyados por asesores.
Estas personas especialistas tienen la función de responder inquietudes de los interesados, así como orientar sobre la situación de un artista y su obra en las trayectorias del mercado, a fin de introducir a alguien en el mercado y de entrada pueda tener un panorama antes de coleccionar.
Por lo que es importante hacerse la pregunta “¿con qué pieza puedo vivir toda la vida o un tiempo considerable, dispuesta en algún sitio de mi casa, que sea parte de mi vida y que quiero ver todos los días?”, explica a Crónica Javier López Morton.
“Con este cuestionamiento básico una persona puede adquirir su primera pieza y partir de ahí arrancar la recopilación, al acudir a las casas de subastas e investigando en el mercado la situación de la obra del artista o tipo de obras que le interesan”, agrega López Morton.
El gerente de la Morton, Casa de subastas considera importante que el futuro coleccionista reflexione sobre qué tipo de piezas le interesa tener, ya sea por periodos en la historia del arte o por artistas específicos.
AFINAR GUSTO Y OJO. Javier López Morton recuerda que en la actualidad uno de los temas que se ha vuelto más accesible para comprar es el arte novohispano o religioso, ya que desde 3 o 4 mil pesos, una persona puede adquirir una pieza con la que inicie su colección.
El arte moderno también puede ser una alternativa dentro de las primeras piezas de un coleccionista, ya que nombres como los de Mathias Goertiz, Andy Warhol o Rufino Tamayo, pueden ser los autores de serigrafías alcanzables para el público en subastas para “pequeños coleccionistas”, desde 3 o 5 mil pesos.
“Incluso podemos pensar en obras gráficas de artistas que se pueden adquirir por 2 mil pesos (…) comenzar una colección de arte no implica necesariamente desembolsar grandes cantidades de dinero”, señala el gerente de Morton, Casa de subastas.
Pero una obra también puede ayudar frente a una situación económica, al adquirir valor con el paso del tiempo, pero el concepto de arte como activo financiero pasa a segundo término cuando el coleccionista siente placer por una obra o artista.
López Morton destaca que no es necesaria una formación sobre el arte para iniciarse como coleccionista, ya que la misma experiencia y conocimientos adquiridos sobre lo que se compra ayudan a “afinar el gusto y el ojo”.
Considera que “la formación se va dando conforme a las circunstancias, pues una vez que alguien inicia su colección comienza a investigar y sabe valorar mejor las características de una obra, al artista o la técnica”.
EL MERCADO DEL ARTE HOY.  En México todavía falta mucho para estar al nivel de Estados Unidos o Inglaterra —países que tienen los primeros lugares en colecciones importantes—, aunque el mercado del arte se ha visto activado desde hace un par de años por los viejos coleccionistas.
“Son ellos quienes activaron el mercado y siguen circulando las obras de artistas como Joaquín Clausell, Diego Rivera, Luis Nishisawa, Alfredo Castañeda, Francisco Toledo o Sergio Hernández, entre otros”, agrupa López Morton.
Asimismo, destacó que las antigüedades tomaron su cauce y piezas coloniales como religiosas, que se encontraban estancadas desde hace algún tiempo, tuvieron auge y empezaron a moverse de nuevo.
LA OTRA CARA DEL COLECCIONISMO. Frente al panorama ya descrito Miguel Ángel Muñoz, poeta y coleccionista que actualmente tiene parte de su obra expuesta en San Luis Potosí, con la exposición Constelaciones de la mirada, que incluye obras de 16 artistas españoles  de la posguerra, hace una crítica a las casas de subasta.
“Las casas de subastas han deshecho y devaluado al artista”, comenta  en entrevista el coleccionista, y señala que rematan la obra a precios más bajos de lo que valen.
Para Muñoz estas acciones no sólo afectan al artista, sino al mercado del arte en general porque dice que no hay suficiente competencia “porque si la galería tiene en 10 mil pesos una obra, no puede ser que en la casa de subastas la obra tenga un precio más bajo”.
Miguel Ángel Muñoz considera que en México no es difícil ser coleccionista de arte en México, aunque hay diferentes vías para comenzar, como por ejemplo al adquirir obras de artistas jóvenes que en el futuro serán valiosas.
“No se puede empezar por un Picasso, ni siquiera un grabado de Picasso porque mínimo vale 15 mil euros, pero también es importante definir qué es coleccionar arte porque muchas personas consideran que al comprar cualquier cosa ya empieza el coleccionismo”, dijo.
Fuente
http://www.cronica.com.mx

Te puede interesar;

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...