Páginas

Google+ Followers

Translate

visitas contador

martes, 17 de noviembre de 2015

El arte folk de Nathalie Lété

La ilustradora francesa es la figura de FLORA en Buenos Aires, una feria de arte inspirada en la naturaleza.

Nathalie Lété es mitad china por parte de padre y mitad alemana por parte de madre. Su arte, naturalmente bello, rescata el folclor de ambas regiones inspirado en sus memorias y sentimientos de cuando era niña. Vive y trabaja en París y este año su obra aterriza en FLORA, la feria de arte plantístico que se desarrolla desde el sábado en Albarellos, Tigre, provincia de Buenos Aires. 
La artista, que en algún minuto colaboró con Issey Miyake y que hizo una vitrina para Antrophologie de Nueva York, es la invitada especial de la curadora Lucila Domínguez, debido a su intensa labor de llevar el arte a lo cotidiano mediante infinidad de objetos y piezas de uso diario inspiradas en la naturaleza y llenas de color y alegría. Mismo talento que con sus más de 50 años la ha llevado a trabajar con la lujosa firma de porcelana Astier de Villatte, además de crear alfombras, cojines bordados, pañuelos e ilustraciones para libros.
Tras estudiar moda en la Ecole Supérieure des Arts Appliques Duperré y luego litografía en la Académie des Beaux-Arts, en París,  decidió trabajar para ella y no para el resto, dice, además de tener fe en este mundo que la hace feliz, la protege y la hace soñar. 
“Trato de contarme historias todos los días que me den algún tipo de emoción. Y al final, si mi arte emociona a otras personas está bien, y me hace feliz poder contribuir en parte a la alegría de otras personas, pero no es mi meta”, cuenta la artista desde París.
Animales, naturaleza, juguetes antiguos, arte folclórico y decoraciones recrean el mundo de Nathalie Lété con temas que lleva trabajando hace 25 años. “Generalmente pinto todos los días, con acrílico en papel o madera. Me gusta trabajar en un tema que me doy a mí misma y después me gusta darle vueltas a este tema y ensayar distintas técnicas para explorar la misma historia. A veces necesito trabajar en 3D, así que trabajo en cerámicas”, agrega.
Cuando le queda tiempo, también desarrolla la historia en textiles, bordados y alfombras. Sin embargo, para esto usualmente se lo encarga a algún artesano que pueda ayudarla debido a su falta de tiempo y técnica. “Estoy muy interesada en todo tipo de artesanías, especialmente cerámicas, vidrio, textiles y madera. Sin embargo, me gustaría desarrollar mi arte en proyectos más grandes como la arquitectura y la decoración. No limitarme únicamente a objetos pequeños uno por uno, sino crear todo un mundo, un ambiente”, cuenta.
Primero comercializó su arte con Japón, hace ya 30 años, después vino Estados Unidos y finalmente Francia, el resto de Europa, y Australia hace unos años. Los últimos países fueron Corea y China. Ahora su foco está en Sudamérica, especialmente Brasil, Argentina y Chile. “Estoy muy feliz y orgullosa de que mi trabajo pueda tocar a personas de distintas culturas. Creo que finalmente eso demuestra que todo el mundo está buscando lo mismo, algo simple, y rodearnos de objetos agradables y simples que puedan entregar alegría todos los días”, dice. 
Su trayectoria fue reconocida este año con una gran retrospectiva de su obra en el Museo de La Piscine de Roubaix, que fue un éxito de público y que fue la base de un libro antológico.
Fuente
http://www.latercera.com

Te puede interesar;

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...