Páginas

Google+ Followers

Translate

visitas contador

lunes, 8 de febrero de 2016

La 'capilla Sixtina' del skate está en Asturias



                               


                                                                         Okuda





Miguel Ángel Buonarroti pintó la bóveda de la Capilla Sixtina, por encargo de un papa, Julio II, en cuatro años. Su obra, sin precedentes, marcó el curso del arte. Quinientos años después, otro Miguel, artista de lo urbano y conocido comoOkuda, natural de Santander, acaba de hacer historia al transformar el interior de una iglesia en un templo de arte moderno y la única en el mundo donde se practica skate. Para ello empleó 12 horas al día, durante una semana.





Cuando se abren las puertas, nos abruma una explosión de colores vivos, de caras, calaveras y animales con formas geométricas cuyos ojos parecen mirarnos desde la imponente bóveda. Junto a ellas, la estrella de los vientos, multicolor y asimétrica. Y en el suelo, una pista de skate que ocupa los casi 300 metros del recinto. Quienes han podido ya disfrutar de patinar en este lugar aseguran que es"inolvidable", un divino placer. La iglesia, de 1913, formaba parte de un complejo de viviendas, tiendas y colegios construidos para los obreros de la fábrica de explosivos de Santa Bárbara, situada en Llanera, una localidad del centro de Asturias, a medio camino entre Oviedo y Gijón. Unos edificios que, tras la Guerra Civil, quedaron abandonados y de los que sólo se conserva el templo, en medio de lo que hoy es un polígono industrial.





Desacralizado, el inmueble se puso en venta en 2007 por menos de 200.000 euros. Lo adquirió un empresario asturiano, Casimiro Fernández. El objetivo era otro, pero la crisis ayudó a que éste no cuajara y su hijo Ernesto, amante del skate, hizo el resto junto a un grupo de amigos, el colectivo de skaters Church Brigade. Restauraron y reutilizaron el templo, convertido desde entonces en cobijo en el que practicar su pasión, al abrigo de la lluvia de Asturias.




Pero las paredes seguían siendo grises hasta que en 2014, y a través de las redes sociales, el artista Okuda San Miguel vio unas fotografías. Le impresionaron las bóvedas, el espacio, la altura, las vidrieras. Sintió la necesidad de pintarlo. Alguien que había plasmado su arte en infinidad de muros por todo el mundo. Y así el templo se ha convertido ya en su obra más importante, según los expertos. El reto era para él reinterpretar un lugar de reunión, la iglesia. Pero para lograrlo hizo falta dinero. Se consiguió mediante crowdfunding (financiación colectiva por internet).








Ahora las aspiraciones del lugar, nos cuentan en el grupo de skaters que lo gestionan, van más allá de este deporte. Quieren que el templo esté abierto a todo el arte siempre que éste busque esa transformación cultural que ha guiado este proyecto desde su inicio. De momento ha suscitado el interés desde distintas partes del mundo. Según el magazine francés Desillusion: "Es uno de los ocho lugares más peculiares del mundo para patinar". Eso sí, solo abre por las tardes yes necesario reservar. A diferencia de la Capilla Sixtina, aquí sólo se paga la voluntad.


                            http://okudart.es/showcase/

Fuente


http://www.elmundo.es



Te puede interesar;

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...