Páginas

Google+ Followers

Seguidores

Translate

visitas contador

viernes, 15 de abril de 2016

La polémica escultura de Plensa para Barcelona cuesta 32 millones de euros


El espigón del Gas, donde se creará una plataforma para levantar la escultura de Plensa.

El espigón del Gas, donde se creará una plataforma para levantar la escultura de Plensa. carles ribas

La obra no se levantará dentro del agua, sino sobre una plataforma en el espigón del Gas


“En Barcelona se habla solo de edificios y no de esculturas”, aseguró el escultorJaume Plensa (Barcelona, 1955), de forma lacónica en enero de 2014, cuando explicó que había recibido el encargo del alcalde Xavier Trias para realizar una escultura para Barcelona que pudieran ver desde el aire los miles de personas que visitan la ciudad cada año. Una obra que se convirtiera en un nuevo icono que la identifique en todo el mundo. Desde entonces, Plensa se ha mantenido cauto cuando se le ha preguntado por este proyecto y cómo iban los trabajos para su instalación. Lo mismo que los responsables del anterior Gobierno municipal, que guardaron silencio sobre esta escultura que por sus proporciones, 52 metros de altura, 5 menos que la estatua de Colón, estaba destinado a cambiar el skyline de la ciudad. Con el cambio de gobierno el polémico proyecto quedó en el aire, y nadie, ni Ayuntamiento ni escultor lo acabaron de explicar.
La poca información proporcionada no ha impedido saber que la enorme pieza será un rostro femenino con los ojos cerrados realizado con láminas de acero que forman una malla y que se instalaría en el espigón del Gas, el dique que separa la playa del Somorrostro y la de la Barceloneta. Pero no estará dentro del agua, como se ha asegurado hasta ahora. Según ha podido saber este diario la escultura metálica se levantaría sobre una plataforma que se construiría entre los dos brazos del espigón. También que, pese a que la escultura sería una donación de Plensa a su ciudad, la materialización de lo que hasta ahora es una maqueta que han visto unos pocos, podría llegar a costar 32 millones de euros, en función de los estudios, las necesidades de preparación del terreno donde se levantará y el acero necesario para realizar la pieza, si es más o menos maciza.
Pese a lo elevado de la factura, los planes eran que Barcelona no pagaría nada. Ya había un mecenas barcelonés dispuesto a adelantar un millón para comenzar los trabajos y otros dos destacados empresarios catalanes se encargarían de convencer a sus colegas de que aportaran el resto. Al final del mandato de Trias se habían hecho los estudios de impacto en la estructura del oleaje, del viento e incluso de la sombra sobre la playa y los bañistas. Pero nada más. La crisis económica general y la proximidad de las elecciones impidieron materializar un proyecto de estas características.


Plensa junto a 'Carmela', una de las cuatro obras que se muestran desde hace unos días en el Palau de la Música. Carles Ribas


Pese a que hasta ahora, la escultura de Plensa no se ha explicado, este trabajo protagonizó ayer el debate municipal Escultura en el horizonte: Skylines ideológicos de Barcelona, organizado dentro del ciclo Valor!, en el que la historiadora del arte y comisaria de exposiciones Gloria Moure y la geógrafa y profesora de la UB Núria Benach debatieron, moderadas por el artista Matteo Guidi, sobre este y otros proyectos como los también polémicos anillos de Frederic Amat para el Liceo. Al debate, según los organizadores Jorge Luis Marzo y Joana Masó había sido invitado Plensa, algo que el escultor ha negado en dos ocasiones en la última semana; durante la presentación de cuatro de sus obras en el Palau de la Música y ayer mismo. Para Benach el problema de la escultura de Plensa no es tanto la obra en sí, como el encargo de Trias: “No se puede encargar una obra como se encarga un logo. Un monumento ha de ser práctico y necesario y no se ha de imponer”.
En cuanto al proyecto, Berta Sureda, comisionada de Cultura del Ayuntamiento de Ada Colau explicó, antes de comenzar el debate: “En Cultura no tenemos constancia del proyecto; todo se gestionó desde el área de Urbanismo del anterior consistorio que dirigía Antoni Vives. En todo caso, cuando tengamos el proyecto lo someteremos a examen del Consejo Asesor de Arte Público”, un organismo que renovó a sus miembros el pasado marzo. “Entre los aspectos que se valorarán, además de la movilidad y el impacto, el de la visibilidad de la mujer trabajadora y cómo refleja la memoria histórica”, dijo Sureda, que remarcó que la decisión del organismo “no es vinculante”.

Companys, más visible

Según Sureda, el Consejo Asesor tiene sobre la mesa un buen número de peticiones “del anterior mandato” que tendrán que analizarse en los próximos meses. Entre ellas, la petición de la Comisión de la Dignidad de que el President Lluís Companys tenga un monumento con más visibilidad que el que le recuerda desde 1998 en el paseo de su nombre esquina con Ronda de Sant Pere. Será, al parecer, una obra de seis metros de alto por casi cinco de ancho. “Cuando se analicen todos, se modificarán los criterios y los protocolos con los que tendrá que decidir el Consejo”, explicó Sureda.
Fuente

Te puede interesar;

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...