Páginas

Google+ Followers

Translate

visitas contador

domingo, 10 de julio de 2016

Claude Lorrain (Claudio De Lorena)



Continuando con la presentación de mis pintores favoritos... Este trabajo recopilatorio está dedicado a Claude Lorrain, también conocido en nuestro país como Claudio de Lorena. Fue es uno de los precursores de la pintura paisajística, demostrando mucho gusto y mucha técnica en la composición y elaboración de sus cuadros. Anque reconozco que ciertos temas y decorados los repite demasiado. El Museo Prado cuenta con varias obras, algunas mal conservadas, que bien merecen una buena limpieza. 

 00_1427041173_713392 

Claude Gellée, más conocido en español como Claudio de Lorena (en francés Claude Lorrain, pronunciado [klod lɔ.ʁɛ̃], aunque en su país es más conocido simplemente como Le Lorrain [«el lorenés»]) (Chamagne, Lorena, entre 1600 y 1605 – Roma, Estados Pontificios, 23 de noviembre de 1682), fue un pintor francés establecido en Italia. Perteneciente al período del arte barroco, se enmarca en la corriente denominada clasicismo, dentro del cual destacó en el paisajismo. De su extensa producción subsisten hoy día 51 grabados, 1200 dibujos y unos 300 cuadros.

Su verdadero nombre era Claude Gellée, nació en Chamagne (Lorena) en el año 1602 y fue junto con Nicolás Poussin el iniciador del paisaje clasicista en la pintura. 

Fue alumno de Agostino Tassi, de quien extrajo los principios de su estilo: el paisaje y las escenas arquitectónicas sin apenas intervención de la figura humana. 

En 1626/1627 se instaló definitivamente en Roma, allí entró en contacto con Poussin, en 1630 se definió en el estilo del Romanticismo, los edificios de sus cuadros nada tienen que ver con la Antigüedad romana, son mas bien palacios renacentistas que le brotaban de la imaginación y que enmarcan su tema preferido, los puertos, las acciones de embarque y desembarco en horas en que el sol apunta en la aurora o marcha al ocaso en el crepúsculo, la hora en que la luz juega en la superficie de las aguas, eso hizo que sus obras tuvieran una enorme influencia sobre Turner. 

Claude Lorrain, falleció a los ochenta años en Roma y sus restos descansan sobre un bellísimo paisaje romano, muy cerca de la Villa Borghese, en la Iglesia de Santa Trinitá dei Monte.

Repercusión de la obra de Lorrain

En el contexto de la pintura de paisaje europea, Lorrain desempeña un papel esencial. Mientras que los pintores holandeses expresaban la belleza de su tierra partiendo de principios realistas, él creó un lenguaje renovador a partir de los conceptos ideales del clasicismo francés —con origen en la escuela boloñesa— y de las innovaciones paisajísticas de los pintores nórdicos, con un gran sentido lírico de la naturaleza. Sin embargo, los paisajes de Lorrain están profundamente alejados de los holandeses: los ámbitos nórdicos, por las peculiaridades de su climatología —cielos nubosos y luces difusas y variables—, son diferentes del mundo mediterráneo, más uniforme en sus variaciones, más sereno y plácido. La evolución artística de Lorrain fue uniforme, con unas claras influencias pero con una fuerte impronta personal, que caracterizó su estilo como uno de los más originales de la pintura de paisaje...

Obras principales

Entre la extensa producción del artista, esta es una selección de obras de entre las más citadas en monografías sobre Lorrain:

    - Paisaje con mercaderes (1630), óleo sobre lienzo, 97,2 x 143,6 cm, National Gallery of Art, Washington.
    - El molino (1631), óleo sobre lienzo, 62 x 85 cm, Museum of Fine Arts, Boston.
    - La salida del rebaño (1636-37), óleo sobre lienzo, 98 X 130 cm, Museo del Prado, Madrid.
    - Paisaje con San Onofre (1636-38), óleo sobre lienzo, 158 x 237 cm, Museo del Prado, Madrid.
    - Paisaje con Santa María de Cervelló (1636-38), óleo sobre lienzo, 162 x 241 cm, Museo del Prado, Madrid.
    - Paisaje con las tentaciones de San Antonio Abad (1636-38), óleo sobre lienzo, 159 X 239 cm, Museo del Prado, Madrid.
    - Puerto con la Villa Medici (1637), óleo sobre lienzo, 102 x 133 cm, Galleria degli Uffizi, Florencia.
    - La campiña romana (1639), óleo sobre lienzo, 101.6 x 135.9 cm, Metropolitan Museum, Nueva York.
    - Paisaje con Moisés salvado de las aguas del Nilo (1639), óleo sobre lienzo, 209 x 138 cm, Museo del Prado, Madrid.
    - Paisaje con el entierro de Santa Serapia (1639), óleo sobre lienzo, 212 x 145 cm, Museo del Prado, Madrid.
    - Paisaje con el embarque en Ostia de Santa Paula Romana (1639), óleo sobre lienzo, 211 x 145 cm, Museo del Prado, Madrid.
    - Paisaje con Tobías y el Arcángel Rafael (1639), óleo sobre lienzo, 211 X 145 cm, Museo del Prado, Madrid.
    - Vista del Monte Mario sobre el valle del Tíber (1640), pincel, 18,5 x 28,6 cm, British Museum, Londres.
    - Puerto con Helíades afligidas (1640), óleo sobre lienzo, 125,5 x 175,5 cm, Wallraf-Richartz Museum, Colonia.
    - Puerto con el embarque de Santa Úrsula (1641), óleo sobre lienzo, 113 x 149 cm, National Gallery de Londres.
    - Puerto con el desembarco de Cleopatra en Tarso (1642-43), óleo sobre lienzo, 119 x 170 cm, Musée du Louvre, París.
    - Paisaje costero italiano (1642), óleo sobre lienzo, 97 x 131 cm, Staatliche Museen, Berlín.
    - Paisaje imaginario de Tivoli (1642), óleo sobre cobre, 21,6 x 25,7 cm, Courtauld Institute Galleries, Londres.
    - Marina con las troyanas quemando los barcos (1643), óleo sobre lienzo, 105 x 152 cm, Metropolitan Museum, Nueva York.
    - Paisaje con Samuel consagrando a David rey de Israel (1643), óleo sobre lienzo, 119 x 150 cm, Museo del Louvre, París.
    - Puerto al anochecer (1643), óleo sobre lienzo, 74 x 99 cm, Royal Collection, Windsor.
    - Paisaje campestre con el Puente Milvio (1645), óleo sobre lienzo, 74 x 97 cm, City Art Gallery, Birmingham.
    - Paisaje con Céfalo y Procris reunidos por Diana (1645), óleo sobre lienzo, 102 x 132 cm, National Gallery, Londres.
    - Paisaje con Apolo custodiando los rebaños de Admeto y Mercurio robándoselos (1645), óleo sobre lienzo, 55 x 45 cm, Galleria Doria-Pamphili, Roma.
    - Paisaje con pastores (1645-46), óleo sobre lienzo, 68,8 x 91 cm, Szépművészeti Múzeum, Budapest.
    - Marina con Apolo y la Sibila de Cumas (1645-50), óleo sobre lienzo, 99,5 x 127 cm, Museo del Hermitage, San Petersburgo.
    - Puerto con la partida de Ulises de la tierra de los Feacios (1646), óleo sobre lienzo, 119 x 150 cm, Musée du Louvre, París.
    - Amanecer (1646–47) óleo sobre lienzo, 102.9 x 134 cm, Metropolitan Museum, Nueva York.
    - Puerto con Ulises restituyendo a Criseida a su padre (1648), óleo sobre lienzo, 119 x 150 cm, Musée du Louvre, París.
    - Paisaje con la boda de Isaac y Rebeca (1648), óleo sobre lienzo, 149 x 197 cm, National Gallery, Londres.
    - Puerto con el embarque de la Reina de Saba (1648), óleo sobre lienzo, 148 x 194 cm, National Gallery, Londres.
    - Paisaje con Paris y Enone (1648), óleo sobre lienzo, 119 x 150 cm, Musée du Louvre, París.
    - Paisaje con Apolo y las musas (1652), óleo sobre lienzo, 186 x 290 cm, National Gallery of Scotland, Edimburgo.
    - Marina con el rapto de Europa (1655), óleo sobre lienzo, 100 x 137 cm, Museo Pushkin, Moscú.
    - Paisaje con Ariadna y Baco en Naxos (1656), óleo sobre lienzo, 77,5 x 103 cm, Arnot Art Museum, Elmira (Nueva York).
    - Paisaje con Acis y Galatea (1657), óleo sobre lienzo, 100 x 135 cm, Gemäldegalerie Alte Meister, Dresde.
    - Paisaje con la metamorfosis del pastor Apulo (1657), óleo sobre lienzo, 100 x 132 cm, Col. Duque de Sutherland, Mertoun, Roxburghshire.
    - Abisai, Sabotai y Banaías llevan agua a David, que se halla en la caverna Odollan (1658), óleo sobre lienzo, 112 x 185 cm, National Gallery, Londres.
    - Paisaje con descanso en la huida a Egipto (1663), óleo sobre lienzo, 193 x 147 cm, Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid.
    - Paisaje con Psique en el exterior del palacio de Cupido (1664), óleo sobre lienzo, 87 x 151 cm, National Gallery, Londres.
    - Paisaje con Herminia y los pastores (1666), óleo sobre lienzo, 92,5 x 137 cm, Col. Conde de Leicester, Holkham Hall, Norfolk.
    - Paisaje con Abraham expulsando a Agar e Ismael (1668), óleo sobre lienzo, 107 x 140 cm, Alte Pinakothek, Múnich.
    - Paisaje con la ninfa Egeria llorando a Numa (1669), óleo sobre lienzo, 157 x 199 cm, Museo Nazionale Capodimonte, Nápoles.
    - Paisaje nocturno con la lucha de Jacob y el ángel (1672), óleo sobre lienzo, 116 x 159 cm, Museo del Hermitage, San Petersburgo.
    - Paisaje con Eneas en Delos (1672), óleo sobre lienzo, 100 x 134 cm, National Gallery, Londres.
    - Vista de Delfos con una procesión (1673), óleo sobre lienzo, 101,7 x 127,3 cm, Art Institute of Chicago.
    - Paisaje con el desembarco de Eneas en el Lacio (1673), óleo sobre lienzo, 175 x 224 cm, Anglesey Abbey, Cambridgeshire.
    - Marina con Perseo y el origen del coral (1674), óleo sobre lienzo, 100 x 127 cm, Col. Conde de Leicester, Holkham Hall, Norfolk.
    - Puerto al amanecer (1674), óleo sobre lienzo, 72 x 96 cm, Alte Pinakothek, Munich.
    - Paisaje con el padre de Psique sacrificando en el templo de Apolo (1675), óleo sobre lienzo, 174 x 220 cm, Anglesey Abbey, Cambridgeshire.
    - Vista de Cartago con Dido y Eneas saliendo a cazar (1676), óleo sobre lienzo, 120 x 149,2 cm, Kunsthalle, Hamburgo.
    - Paisaje con San Felipe bautizando al eunuco (1678), óleo sobre lienzo, 84,5 x 140,5 cm, Col. Vizconde de Allendale, Northumberland.
    - Apolo y las Musas en el Monte Helión (Parnaso) (1680), óleo sobre lienzo, 98 x 135 cm, Museum of Fine Arts, Boston.
    - Paisaje con Noli Me Tangere (1681), óleo sobre lienzo, 84,5 x 141 cm, Städelsches Kunstinstitut, Fráncfort del Meno.
    - Paisaje con el Cristo jardinero (1681), óleo sobre lienzo, 84,5 x 141 cm, Städelsches Kunstinstitut, Fráncfort del Meno.
    - Paisaje con Ascanio asaeteando el ciervo de Silvia (1682), óleo sobre lienzo, 120 x 150 cm, Ashmolean Museum, Oxford.


 0monumento_f_nebre_de_lorrain_en_la_iglesia_de_san_luis_de_los_franceses_roma 

Monumento fúnebre de Lorrain, en la iglesia de San Luis de los Franceses (Roma).

Espero que éste trabajo recopilatorio os resulte interesante, y en la medida de lo posible contribuya en la divulgación del artsta.






Algunas obras


 0paisaje_con_las_tentaciones_de_san_antonio 

Debido a la falsificación de sus obras, Claude inició el Liber Veritatis, donde copiaba la composición de sus cuadros y añadía algunas notas sobre el comitente. Consta de 195 dibujos, realizados a pluma con tinta al gouache, y unos pocos con tiza. Cabe señalar que algunos de los dibujos son de cuadros que se han perdido, como La liberación de San Pedro, al parecer uno de los pocos cuadros que Claude hizo en un interior.28 El cuaderno fue adquirido por el duque de Devonshire, que lo incluyó en su colección de su residencia de Chatsworth House, y actualmente se conserva en el British Museum. Fue publicado por primera vez en 1777 por el editor John Boydell, en forma de grabados, realizados por Richard Earlom.29 En la imagen, Paisaje con las tentaciones de San Antonio (1636-38, Museo del Prado, Madrid), y su correspondiente dibujo en el Liber Veritatis.


En 1635 Lorrain recibió un encargo de Felipe IV para el Palacio del Buen Retiro en Madrid, para decorar la Galería de Paisajes, junto a obras de artistas coetáneos como Nicolas Poussin, Herman van Swanevelt, Jan Both, Gaspard Dughet y Jean Lemaire. Claude realizó ocho cuadros monumentales, en dos grupos: cuatro de formato longitudinal (1635-38: Paisaje con las tentaciones de San Antonio, Paisaje con San Onofre, Paisaje con Santa María de Cervelló y un cuarto desconocidonota) y cuatro de formato vertical (1639-41: Paisaje con Tobías y el Arcángel Rafael, El puerto de Ostia con el embarque de Santa Paula Romana, Paisaje con Moisés salvado de las aguas del Nilo y Paisaje con el entierro de Santa Serapia). La primera serie estaba dedicada a anacoretas, debido a la presencia de numerosas ermitas en la zona del Buen Retiro, y la segunda al Antiguo Testamento e Historias de los Santos, iconografía elegida por el conde-duque de Olivares.


 11paisaje_con_el_embarco_en_ostia_de_santa_paula_romana_gell_e 

Paisaje con el embarque en Ostia de Santa Paula Romana. Obra de Claudio de Lorena, 1639 - 1640. Óleo sobre lienzo, 211 × 145 cm. Museo del Prado. Fue un encargo del rey de España Felipe IV para decorar el Palacio del Buen Retiro (en concreto para la Galería de Paisajes), formando parte de una serie pictórica en la que también participaron otros grandes pintores de la época, como Nicolas Poussin, Herman van Swanevelt, Jan Both, Gaspard Dughet y Jean Lemaire. De la colección real pasó al Museo del Prado de Madrid, donde se expone actualmente (nº de catálogo 2254).

Lorena realizó ocho cuadros monumentales para el Buen Retiro, en dos grupos: cuatro de formato longitudinal (1635-38: Paisaje con las tentaciones de San Antonio, Paisaje con San Onofre, Paisaje con Santa María de Cervelló y un cuarto desconocido) y cuatro de formato vertical (1639-41: Paisaje con Tobías y el Arcángel Rafael, El puerto de Ostia con el embarque de Santa Paula Romana, Paisaje con Moisés salvado de las aguas del Nilo, Paisaje con el entierro de Santa Serapia). El programa iconográfico, tomado de la Biblia e Historias de los Santos, fue elegido por el conde-duque de Olivares, que dirigía las obras.

Descripción. Se trata de una escena religiosa. La historia que cuenta es el momento en que Santa Paula (siglo IV) se despide de sus hijos y se embarca en el puerto romano de Ostia, marchando a Palestina, donde vivirá como ermitaña con San Jerónimo. Pero el tema religioso es más bien un pretexto para pintar un paisaje. Claudio repitió el tema de santa Paula en otras dos obras, una conservada en la colección del duque de Wellington (Strathfield Saye House) y otra en el Museo de los Vosgos (Épinal).

Es una de las obras más conocidas de Claudio de Lorena, y muy representativa del tipo de paisaje que realizaban los grandes maestros del clasicismo barroco como Poussin y el propio Claudio, con arquitecturas monumentales o ruinas enmarcando una naturaleza casi siempre idílica y apacible. Es característica de Claudio la luz dorada del sol en el horizonte y la pequeñez de las figuras en el ambiente grandioso que las rodea.

La composición del cuadro está compuesta de un punto de fuga central (donde se sitúa el sol), al que conduce el escenario dispuesto en forma de coulisse, de bastidores teatrales en forma de arquitecturas situadas a ambos lados de la escena. Dicha arquitectura es anacrónica respecto a la escena representada, ya que en vez de pertenecer a época romana se corresponde estilísticamente con la arquitectura renacentista.

Este cuadro formaba pareja (pendant) con Paisaje con Tobías y el Arcángel Rafael, también en el Prado: mientras Santa Paula representa el amanecer, Tobías está situado al atardecer, simbolizando el paso del tiempo.

El cuadro tiene dos inscripciones: IMBARCO S PAVLA ROMANA PER TERRA Sta (abajo a la derecha) y PORTUS OSTIENSIS A(ugusti) ET TRA(iani) (delante sobre una piedra).


 12el_puerto_de_ostia_con_el_embarque_de_santa_paula_romana_dibujo_en_el_liber_veritatis_british_museum_londres 

El puerto de Ostia con el embarque de Santa Paula Romana, dibujo en el Liber Veritatis (British Museum, Londres).

Esta obra figura en el Liber Veritatis (cuaderno de dibujos donde Claudio dejaba constancia de todas sus obras, para evitar las falsificaciones) con el número 49.


 13paisaje_con_tob_as_y_el_arc_ngel_rafael 

Paisaje con Tobías y el Arcángel Rafael. Claudio de Lorena, 1639 - 1640. Óleo sobre lienzo, 211 × 145 cm. Museo del Prado. Fue un encargo del rey de España Felipe IV para decorar el Palacio del Buen Retiro (en concreto para la Galería de Paisajes), formando parte de una serie pictórica en la que también participaron otros grandes pintores de la época, como Nicolas Poussin, Herman van Swanevelt, Jan Both, Gaspard Dughet y Jean Lemaire. De la colección real pasó al Museo del Prado de Madrid, donde se expone actualmente (nº de catálogo 2255).

Lorena realizó ocho cuadros monumentales para el Buen Retiro, en dos grupos: cuatro de formato longitudinal (1635-38: Paisaje con las tentaciones de San Antonio, Paisaje con San Onofre, Paisaje con Santa María de Cervelló y un cuarto desconocido) y cuatro de formato vertical (1639-41: Paisaje con Tobías y el Arcángel Rafael, Paisaje con el embarque en Ostia de Santa Paula Romana, Paisaje con Moisés salvado de las aguas del Nilo, Paisaje con el entierro de Santa Serapia). El programa iconográfico, tomado de la Biblia e Historias de los Santos, fue elegido por el conde-duque de Olivares, que dirigía las obras.

Descripción. Se trata de una escena religiosa, extraída del Libro de Tobías (VI, 1-5): el arcángel Rafael se aparece a Tobías junto al río Tigris, y le recomienda utilizar las entrañas de un pez para curar la ceguera de su padre; poco después, le acompaña a casa de Raquel, donde conocerá a su esposa Sara.

Lorrain despliega una composición en forma de coulisse, donde diversos elementos (en este caso unos árboles) se colocan a los costados como los bastidores de un teatro, para conducir la mirada hacia el fondo y crear así un efecto de perspectiva. En lontananza se ditinguen una atalaya en ruinas, un puente y varias cabañas, que evocan el pasado clásico que Claude solía recrear en sus cuadros. El artista lorenés muestra nuevamente su ingenio con los efectos cromáticos y la representación de la luz, que tiene un papel protagonista en la obra de este autor afincado en Roma.

Este cuadro formaba pareja (pendant) con Paisaje con el embarque en Ostia de Santa Paula Romana, también en el Prado: mientras Santa Paula representa el amanecer, Tobías está situado al atardecer, simbolizando el paso del tiempo.

Esta obra figura en el Liber Veritatis (cuaderno de dibujos donde Claudio dejaba constancia de todas sus obras, para evitar las falsificaciones) con el número 50.

En el Institute of Arts de Detroit existe una versión de esta obra ejecutada por el pintor norteamericano Washington Allston.


 14paisaje_con_mois_s_salvado_de_las_aguas_del_nilo 

Paisaje con Moisés salvado de las aguas del Nilo. Claudio de Lorena, 1639 - 1640. Óleo sobre lienzo, 209 × 138 cm. Museo del Prado. Fue un encargo del rey de España Felipe IV para decorar el Palacio del Buen Retiro (en concreto para la Galería de Paisajes), formando parte de una serie pictórica en la que también participaron otros grandes pintores de la época, como Nicolas Poussin, Herman van Swanevelt, Jan Both, Gaspard Dughet y Jean Lemaire. De la colección real pasó al Museo del Prado de Madrid, donde se expone actualmente (nº de catálogo 2253).

Lorena realizó ocho cuadros monumentales para el Buen Retiro, en dos grupos: cuatro de formato longitudinal (1635-38: Paisaje con las tentaciones de San Antonio, Paisaje con San Onofre, Paisaje con Santa María de Cervelló y un cuarto desconocido) y cuatro de formato vertical (1639-41: Paisaje con Tobías y el Arcángel Rafael, Paisaje con el embarque en Ostia de Santa Paula Romana, Paisaje con Moisés salvado de las aguas del Nilo, Paisaje con el entierro de Santa Serapia). El programa iconográfico, tomado de la Biblia e Historias de los Santos, fue elegido por el conde-duque de Olivares, que dirigía las obras.

Descripción. Se trata de una escena religiosa: al nacer Moisés, el faraón ordenó que todo hijo varón de un esclavo hebreo fuera arrojado al Nilo. Su madre, Iojebed, al dar a luz, lo escondió durante los tres primeros meses, pero cuando no pudo ocultarlo más lo colocó en una cesta y lo puso a la deriva en el río Nilo, con tan buena suerte que fue encontrado por la hija del faraón, Batía, quién le llamó Moisés («salvado de las aguas»).

El artista lorenés despliega en esta obra una de sus composiciones típicas, donde la figura humana está reducida al mínimo y solo es un pretexto para otorgar un asunto a la obra, mientras que el protagonismo lo adquiere el paisaje, un vasto panorama majestuoso y bucólico, evocador de un pasado esplendoroso, donde juega un papel fundamental el intenso cromatismo y los efectos lumínicos y atmosféricos. El artista recrea una escena anacrónica, ya que en vez de situarse en Egipto el paisaje corresponde al de la campiña romana que tan bien conocía el artista, y las construcciones y el puente que se ven en lontanaza son coetáneas de Lorrain.

La composición de este cuadro fue repetida por el artista en otras obras, como Descanso en la Huida a Egipto (Colección Cavendish, Hollzer Hall) y Paisaje con Agar y el Ángel (National Gallery, Londres).

Este cuadro formaba pareja (pendant) con Paisaje con el entierro de Santa Serapia, también en el Prado: mientras Moisés representa el nacimiento, Santa Serapia significa la muerte, simbolizando el paso del tiempo.

Esta obra figura en el Liber Veritatis (cuaderno de dibujos donde Claudio dejaba constancia de todas sus obras, para evitar las falsificaciones) con el número 47, donde consta la inscripción quadro per il Re di Spagna.


 15paisaje_con_el_entierro_de_santa_serapia 

Paisaje con el entierro de Santa Serapia. Claudio de Lorena, 1639 - 1640. Óleo sobre lienzo, 212 × 145 cm. Museo del Prado.

Fue un encargo del rey de España Felipe IV para decorar el Palacio del Buen Retiro (en concreto para la Galería de Paisajes), formando parte de una serie pictórica en la que también participaron otros grandes pintores de la época, como Nicolas Poussin, Herman van Swanevelt, Jan Both, Gaspard Dughet y Jean Lemaire. De la colección real pasó al Museo del Prado de Madrid, donde se expone actualmente (nº de catálogo 2252).

Lorena realizó ocho cuadros monumentales para el Buen Retiro, en dos grupos: cuatro de formato longitudinal (1635-38: Paisaje con las tentaciones de San Antonio, Paisaje con San Onofre, Paisaje con Santa María de Cervelló y un cuarto desconocido) y cuatro de formato vertical (1639-41: Paisaje con Tobías y el Arcángel Rafael, Paisaje con el embarque en Ostia de Santa Paula Romana, Paisaje con Moisés salvado de las aguas del Nilo, Paisaje con el entierro de Santa Serapia). El programa iconográfico, tomado de la Biblia e Historias de los Santos, fue elegido por el conde-duque de Olivares, que dirigía las obras.

Descripción. Se trata de una escena religiosa: Santa Serapia era sirviente de Santa Sabina, una romana de alcurnia, a la que convirtió al cristianismo, hecho por el que fueron martirizadas durante el reinado de Adriano. Este hecho ocurrió en la ciudad de Vindena, que aunque está cerca de Terni, en el siglo XVII, cuando se pintó el cuadro, se creía que correspondía con el Aventino, una de las siete colinas de Roma; por ese motivo se construyó en ese lugar la Basílica de Santa Sabina. En el cuadro, sobre la tapa del sarcófago, figura la inscripción SEPVLTVRA.S.SABIN (a)... SEPELIR(e) IVBET.C.SANCTAE SERAPI(ae).

Claude refleja el momento de la sepultura de la santa, en un escenario plagado de ruinas clásicas, como referencia al hecho de que la basílica cristiana fue erigida sobre el antiguo templo de Juno Regia. Sin embargo, la escena no se corresponde con el momento cronológico del martirio de la santa, sino que las ruinas son las coetáneas a la época del artista, en que el lugar era conocido como Campo Vaccino, debido a que las vacas pastaban en ese lugar. Al fondo se ve el Anfiteatro Flavio, más conocido como el Coliseo, y en lontanaza se divisa el río Tíber.

El artista lorenés despliega en esta obra una de sus composiciones típicas, donde la figura humana está reducida al mínimo y solo es un pretexto para otorgar un asunto a la obra, mientras que el protagonismo lo adquiere el paisaje, un vasto panorama majestuoso y bucólico, evocador de un pasado esplendoroso, donde juega un papel fundamental el intenso cromatismo y los efectos lumínicos y atmosféricos.

Este cuadro formaba pareja (pendant) con Paisaje con Moisés salvado de las aguas del Nilo, también en el Prado: mientras Moisés representa el nacimiento, Santa Serapia significa la muerte, simbolizando el paso del tiempo.

Esta obra figura en el Liber Veritatis (cuaderno de dibujos donde Claudio dejaba constancia de todas sus obras, para evitar las falsificaciones) con el número 48.


 25puerto_con_el_embarque_de_la_reina_de_saba 

Puerto con el embarque de la Reina de Saba. Claudio de Lorena, 1648. Óleo sobre lienzo, 148 × 194 cm. National Gallery de Londres, Reino Unido.

Esta obra fue realizada para el cardenal Camillo Pamphili, sobrino del papa Inocencio X, pero poco antes de su entrega se produjo el escándalo de su renuncia a los hábitos para casarse con Olimpia Aldobrandini, hecho por el cual tuvo que exiliarse durante cuatro años, por lo que finalmente el cuadro fue vendido al duque de Bouillon, general de la armada pontificia. En la base del cuadro puede leerse: CLAVDE GELE I V FAICT POUR SON ALTESSE LE DUC DE BVILLON A ROMAE 1648.

Descripción. Especializado en el paisaje, de ambientación frecuentemente religiosa o mitológica, Lorrain tenía una visión idealizada del paisaje, donde el culto a la Antigüedad, la serenidad y placidez de mar y cielo, del sol, de las figuras, reflejan un espíritu evocador, idealizador de un pasado mítico, perdido pero recordado en una ideal perfección. Claude recreó frecuentemente en sus obras un tipo de paisaje lírico, con un gusto por los panoramas amplios, los puertos de mar, el análisis de la luz y los recuerdos de un pasado clásico prestigioso. Una de las características principales en la obra de Lorrain es su utilización de la luz, generalmente natural, proveniente del sol, que sitúa en medio de la escena, a menudo -como este caso- en marinas, en escenas situadas en puertos, que sirven de pretexto para dar una cierta acción a la temática figurativa.

La temática escogida para este cuadro gira en torno a la figura mítica de la Reina de Saba, referida en los libros Reyes y Crónicas de La Biblia, el Corán y en la historia de Etiopía, gobernante del Reino de Saba, un antiguo reino en el que la arqueología presume que estaban localizados los territorios actuales de Etiopía y Yemen. Según el Antiguo Testamento, la reina acude a Israel habiendo oído de la gran sabiduría del rey Salomón, quedando tan impresionada por la sabiduría y las riquezas del sabio rey hebreo que se convirtió al monoteísmo, entonando una alabanza al dios Yahvé.

Lorrain escogió una escena inusual en la iconografía bíblica, la del viaje de la reina de Saba hacia Israel, componiendo un escenario de aire bucólico, bañado en una espléndida luz de amanecer, situando el sol naciente en el centro del cuadro, en el punto de fuga del horizonte, donde inevitablemente se dirige la mirada del espectador. La escena se enmarca en una arquitectura de tipo clásico, con un puerto repleto de barcos y pequeñas barcas de remos, y numerosas figuras humanas con vestimentas que evocan la tradición greco-romana. El artista puso gran cuidado en todos los detalles del cuadro, destacando las imponentes columnas de orden corintio situadas a la izquierda, el galeón a la espera de recibir a la reina, las operaciones de carga en las barcas -según la leyenda, la reina llevó numerosos regalos a Salomón-, figuras como la de la mujer pobre o el muchacho recostado observando la escena, y la reina de Saba bajando las escaleras en dirección a la barca, vestida de rojo y azul y con una corona de oro.

Sobre la composición, Lorrain empleó la técnica del "repoussoir", una forma de pintar por capas que dan sensación de regresión espacial, de profundidad en el horizonte. El contraste entre la claridad del sol y la oscuridad de las arquitecturas circundantes provocan igualmente un efecto de profundidad del cielo, de perspectiva en fuga. La maestría del artista en matizar los tonos de color consigue de forma magistral esta sensación de profundidad, al ir graduando los colores hacia tonos más fríos conforme se alejan en el espacio. Los colores del alba, conseguidos con distintas gradaciones de amarillo ocre y blanco de titanio, denotan cotas de gran perfección en la plasmación pictórica de la luz, como pocos artistas más del barroco consiguieron hacer, equiparable a la obra de grandes maestros como Velázquez y Vermeer. También es de destacar el cromatismo del mar, en combinaciones de azul índigo y amarillo ocre que proporciona unos tonos verdosos que parecen captar a la perfección el reflejo de la luz sobre la superficie del agua.

Sobre este cuadro existe una anécdota famosa relativa al pintor inglés Joseph Mallord William Turner: el artista donó su cuadro Dido construye Cartago, o el auge del reino cartaginés (1815), de similar composición a las típicas de Lorrain, a la National Gallery con la condición de que fuera colgado junto al Puerto con el embarque de la Reina de Saba de Lorrain.


 0paisaje_con_apolo_custodiando_los_reba_os_de_admeto_y_mercurio_rob_ndoselos_1645_palazzo_doria_pamphili_roma 

Paisaje con Apolo custodiando los rebaños de Admeto y Mercurio robándoselos (1645), Palazzo Doria-Pamphili, Roma. Obra de Claude Lorrain


 0el_campo_vaccino_1636_museo_del_louvre_par_s 

El Campo Vaccino (1636), Museo del Louvre, París. Obra de Claude Lorrain


 0_claude_lorrain_marine_with_the_trojans_burning_their_boats

Marina con las troyanas quemando los barcos (1643), Metropolitan Museum of Art, Nueva York. Obra de Claude Lorrain


 10marina_con_ezequiel_llorando_sobre_las_ruinas_de_tiro_1667_col_duque_de_sutherland_mertoun 

Marina con Ezequiel llorando sobre las ruinas de Tiro (1667), Col. Duque de Sutherland, Mertoun. Obra de Claude Lorrain


 16amanecer_1646_47_claude_lorrain 

Amanecer, creado entre 1646 y 1647, óleo sobe lienzo, 102,9 × 134 cm, Museo Metropolitano de Arte de Nueva York. Obra de Claude Lorrain


 17puesta_de_sol_en_un_puerto_1639_museo_del_louvre_par_s 

Puesta de sol en un puerto (1639), Museo del Louvre, París. Obra de Claude Lorrain


 18pastor_1655_1660_national_gallery_of_art_washington_d_c 

Pastor (1655-1660), National Gallery of Art, Washington, D.C. Obra de Claude Lorrain


 19vista_imaginaria_de_tivoli_1642_courtauld_institute_of_art_londres 

Vista imaginaria de Tivoli (1642), Courtauld Institute of Art, Londres. Obra de Claude Lorrain


 20paisaje_con_eneas_en_delos_1671_1672_national_gallery_de_londres 

Paisaje con Eneas en Delos (1671-1672), National Gallery de Londres. Obra de Claude Lorrain


 21lorrain_paisaje_buc_lico 

Paisaje bucólico. Obra de Claude Lorrain

Se conservan unos mil trescientos dibujos de Claude, la mayoría en el British Museum londinense, y otra considerable colección en el Teylers Museum de Haarlem. Generalmente utilizaba tinta china, aplicada con pluma o pincel sobre papel de color azul o marfil, aunque en ocasiones también empleó la tiza o el gouache. Sus dibujos más primerizos eran por lo general apuntes tomados al natural que le servían para cobrar destreza en la descripción de paisajes, mientras que posteriormente eran bocetos previos a un cuadro determinado.

 22lorrain_viaje_a_ema_s 

Viaje a Emaús. Obra de Claude Lorrain


 23el_pastor_regresando_en_la_tormenta 

El pastor regresando en la tormenta. Obra de Claude Lorrain

Además de pintor y dibujante, Claude fue grabador, especialmente al aguafuerte. Realizó unos cuarenta y cuatro aguafuertes, la mayoría entre 1630 y 1642, al inicio de su carrera. Los primeros son algo vacilantes, pero con el tiempo adquirió una gran destreza en este medio, especialmente en los sombreados y la utilización de líneas entrelazadas para sugerir distintos tonos en los paisajes recreados. 


 24_lorrain_la_tempestad 

La tempestad. Obra de Claude Lorrain



 0monumento_a_claude_lorrain_de_auguste_rodin_parque_de_la_p_pini_re_nancy 

Monumento a Claude Lorrain, de Auguste Rodin, parque de la Pépinière, Nancy.

Biografía y obra de Claude Lorrain en la Wikiopedia



Pues esto es todo amigos, espero que os haya gustado el trabajo recopilatorio dedicado a Claude Lorrain, también conocido en nuestro país como Claudio de Lorena. Fue es uno de los precursores de la pintura paisajística, demostrando mucho gusto y mucha técnica en la composición y elaboración de sus cuadros. Anque reconozco que ciertos temas y decorados los repite demasiado. El Museo Prado cuenta con varias obras, algunas mal conservadas, que bien merecen una buena limpieza. .


Fuentes y agradecimientos: es.wikipedia.org, artrenewal.org, wga.hu, museodelprado.es, losimprescindiblesdelarte.blogspot.com.es, artcyclopedia.com Y otras de Internet.
Fuente
http://www.foroxerbar.com

Te puede interesar;

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...