Páginas

Google+ Followers

Seguidores

Translate

visitas contador

jueves, 22 de septiembre de 2016

Arte, cultura, políticas públicas y derechos de los artistas

                                                      Resultado de imagen de Arte, cultura, políticas públicas y derechos de los artistas

“Colombia es un país donde la mayoría de las academias de estudios artísticos no cuentan con suficientes recursos ni infraestructura”


Este es un espacio de expresión libre e independiente que refleja exclusivamente los puntos de vista de los autores y no compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.
Arte, cultura, políticas públicas y derechos de los artistas
Foto: gentedecabecera.com

Las artes, como  la cultura de la que hace parte, son generadoras de lo más bello y sintetizadoras del saber y los sentimientos más profundos del ser humano. Son resumen de  vidas, experiencias, emociones y aspiraciones, la quinta esencia de las sociedades. Su poder trasciende épocas, barreras geográficas, sociales y lingüísticas. Y crea un crisol  donde se funden  expresiones e intereses de la especie humana con las de cada uno de sus individuos. Superando la mera sobrevivencia y las simples reglas comerciales-
“Nuestro maltrecho planeta podrá extender sus alas más luminosas, hacia otros mundos, antes de la extinción inevitable”
Una sociedad que no promueva su cultura,  estimule su creación,  ignora su pasado y  entorno, le tienen sin cuidado expresiones del pueblo,  no aprecia y cuida a sus gestores: niega su propio enriquecimiento y la posibilidad de legar a nuevas generaciones  la esencia de su identidad. Limita la vida de sus miembros al simple trasegar cotidiano, al acto de sobrevivir como individuo y, quizás, como grupo social. Los artistas creadores, transforman lo banal en el meollo enriquecedor de la vida. Sin ellos, estaríamos sumidos en un gris cotidiano, en el ruido perenne sin tonalidades y ritmos del más elemental intercambio informativo y mercantil.
Quienes manejan el país, responsables de los conceptos sobre los determinante del saber y del bienestar nacional, no logran captar la tragedia en la cual están sumidos la mayoría de sus habitantes en general y los artistas en particular. Permitiendo a mercaderes del arte quedarse con una desproporcionada tajada del pastel.  Comprenden perfectamente el profundo significado de las artes y la cultura. Con ellas manejan el tablero de control de las mentes y la ideología de sus súbditos.
Sus valores se imponen reduciéndolo todo al mercado que  aniquila las expresiones nacionales y la dignidad de los creadores que no correspondan a sus intereses. No es casual que la incluyan en sus tratados comerciales. Un 11% del PIB de los Estados Unidos proviene del sector cultural y, a su vez, capta el 55% de las ganancias mundiales producidas por las industrias del sector.
En Latinoamérica, solo el 5% de su PIB proviene de las expresiones culturales. (porque se asumen gratis, espontáneos, y no se le reconoce nada a los creadores).
Dentro del actual contexto de recolonización mundial, la cultura nacional debe expresar la visión,  intereses, sensibilidad y  creatividad de todos los sectores que la constituyen como nación. Y no solo  prolongación mercantil de las industrias culturales nacionales e internacionales.
Los artistas colombianos no cuentan con garantías para el desenvolvimiento de su trabajo y subsistencia. Se ven abocados a una vejez desprotegida y a un futuro incierto para sus hijos. El estado olvida aquellos que empeñan su existencia para enaltecer y exaltarla. El trabajo, la creación, y la seguridad social de los artistas, sus derechos fundamentales, no son garantizados y los pocos existentes son desestimulados con trabas, impuestos e imposiciones. Aquellas leyes que podrían beneficiar el sector, o no son reglamentadas, o no cuentan con los recursos adecuados.
En Colombia la financiación del sector es mínima: $391 mil millones (0.2% del presupuesto, equivalente al 0.1% del PIB) mal distribuida. Se sostiene en gran parte con tributos parafiscales, altamente centralizados. El Estado descarga los costos de la cultura sobre los colombianos y se libera de su obligación de financiar directamente al sector. En el campo laboral, las condiciones de contratación para el profesional del arte son pésimas y en la mayoría de los casos es tratado como mendigo,  cuando el trabajo artístico es una profesión como la que más.
¿Cómo entregar a nuestros congéneres obras no sólo bellas sino significativas, si no podemos profundizar nuestro saber enriqueciéndonos del bagaje nacional y universal? ¡CON OCIO REMUNERADO!
Vivimos en un país donde la mayoría de las academias de estudios artísticos no cuentan con suficientes recursos ni infraestructura.  (Caso de Bellas artes, El cierre del  teatro Amira de la Rosa, la demolición de escenarios deportivos que habían devenido en escenarios artísticos. Coliseo Cubierto.  El deterioro del Museo Romántico, etc. Casas de  la cultura de los pueblos). Los centros estatales existentes (flamantes casas de la cultura) funcionan con bajo presupuesto y el acceso a ellos se torna cada vez más costoso. La política pública convierte las expresiones más sentidas en empresas comerciales mixtas, cuando no del todo privadas, como el Carnaval de Barranquilla.
Las universidades con programas artísticos están centralizadas y las personas de las regiones deben pagar mayores costos para poder acceder a ellas. El intercambio del saber y de la experiencia se asemeja a una carrera de obstáculos.
Los estímulos estatales,  cobijan un porcentaje mínimo de trabajadores del arte con sumas irrisorias altamente centralizada. El presupuesto cultural debe aumentarse. Cubrir un mayor porcentaje de grupos y personas, priorizando  las regiones y sectores más vulnerables.  El fomento real de las artes debe estar basado en planes integrales de estudio para la  difusión, implementación de salas y apoyo a los artistas en las diferentes ramas. Las regiones, grandes ciudades y cada municipio deben contar con planes particulares que atiendan sus necesidades y que fomenten su cultura propia.
La difusión del trabajo de los artistas debe estimularse implementando una legislación encaminada en esta dirección, reconociendo sus derechos de autores a que dé lugar. Se deben promover organizaciones regionales que atiendan las necesidades específicas de los pequeños grupos artísticos.
La cultura nacional debe ser defendida frente al mercado, y los monopolios de la industria cultural de la globalización neoliberal. Los artistas deben tener presencia relevante en las instituciones del ramo y en la determinación de las políticas que se les apliquen.
Ante el sombrío entorno cultural del país y buscando un futuro más luminoso, nace en Armenia el 31 de mayo de 2015,  la Unidad Nacional de Artistas, UNA, en un proceso organizativo que busca contribuir a:
  1. La dignificación y a la defensa de la cultura nacional y de sus trabajadores.
  1. Unir a todos los artistas, a las otras regiones del país, a los colectivos teatrales, musicales y demás agrupaciones culturales nacionales y regionales, en esta lucha por la defensa de sus derechos e intereses artísticos.
  1. Por una verdadera cultura nacional. ¡Que en los días por venir podamos ver nuestras creaciones no solo acogidas sino apreciadas como herramienta enaltecedora de Colombia, de sus hijos, y de las generaciones futuras!
UNIDAD NACIONAL DE ARTISTAS, UNA
Facebook: Unidad Nacional de Artistas-UNAunidadnacionaldeartistas.com;unidadnacionaldeartistas@gmail.com
Fuente

http://www.las2orillas.co

Te puede interesar;

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...