Páginas

Google+ Followers

Seguidores

Translate

visitas contador

miércoles, 21 de diciembre de 2016

Ana Moreno: "Frente a una tendencia de 'macdonalización' nosotros proponemos 'proyectos'"


Ana Moreno. Cortesía del Museo Thyssen-Bornemisza | Ana Moreno: "Frente a una tendencia de 'macdonalización' nosotros proponemos 'proyectos'"
Ana Moreno. Cortesía del Museo Thyssen-Bornemisza | Ana Moreno: "Frente a una tendencia de 'macdonalización' nosotros proponemos 'proyectos'"

"Los museos, entendidos desde un punto de vista contemporáneo, tienen sentido en función de su pertinencia para la ciudadanía que, no podemos olvidarlo, son uno de los pilares que sostiene a estas instituciones".

"En el siglo XXI no vale con abrir las puertas, hay que dar voz a la ciudadanía, hay que hacerles partícipes de la institución, hay que hacerles protagonistas de sus propios procesos y de los que les son propios a estas instituciones".
Con motivo del "III Congreso Internacional Los museos en la Educación", organizado por el Museo Thyssen-Bornemisza, que ya se ha convertido en una de las citas de referencia nacionales e internacionales en la materia, ARTEINFORMADO entrevista a su máxima responsable, Ana Moreno, jefa de Educación del Museo Thyssen-Bornemisza, donde tendrá lugar del 24 al 26 de noviembre, bajo el epígrafe "Repensar los museos".


Moreno nos habla de su labor al frente del Área de Educación del Thyssen, donde, en los últimos años están en un proceso de cambio de sus formatos y metodologías. En este sentido, frente a una tendencia de "macdonalización" proponen una serie de procesos de co-creación que incorporan estrategias metodológicas de participación que han agrupado bajo la nomenclatura de 'proyectos' con los que "buscan alejarse del consumo instantáneo y puntual de la cultura", subraya Moreno.
En cuanto al nuevo congreso, según apunta Moreno, además de la diversidad de intereses y de procedencia de los distintos interlocutores, entre ellos, una ministra de Cultura y dos directores de museos, "hemos querido sumar un elemento más: una visión integradora de sensibilidades y posicionamientos ideológicos y educativos".
Debido al gran interés despertado en ediciones anteriores, "la demanda ha sido enorme -hay registradas en torno a 1.200 personas procedentes más de medio centenar de países-, y desde hace más de un mes todas las plazas para el congreso en su versión presencial están completas", señala Ana Moreno.
No obstante, "este Congreso tiene dos dimensiones, una presencial y otra virtual", apunta Moreno. Por ello, quienes no puedan acudir de forma presencial tiene la opcición de seguirlo a través de su plataforma virtual que da acceso a la documentación generada por el Congreso (comunicaciones, blog o una vez finalizado a sus actas y publicaciones digitales), pero, sobre todo, desde ella podrán visualizar las conferencias por streaming.  A continuación tiene sus respuestas completas.
ARTEINFORMADO (AI)Usted ha dicho que: "El futuro de los museos pasa, de manera irremediable, por la educación. Hoy por hoy son los motores de cambio más potentes dentro de las instituciones culturales". Por tanto, ¿debe ser una prioridad de los museos el involucrar a la ciudadanía dentro de su programación, para ser más comunitarios, integradores, experimentales y de su tiempo, si cabe aún más en estos momentos de agitación social, económica y política?.
Ana Moreno (AM): Los museos, entendidos desde un punto de vista contemporáneo, tienen sentido en función de su pertinencia para la ciudadanía que, no podemos olvidarlo, son uno de los pilares que sostiene a estas instituciones. Pero el paradigma que tanto se ha extendido en los últimos años, el paradigma de museos abiertos que defendimos desde nuestros inicios en el Área de Educación del Museo Thyssen-Bornemisza, el concepto de "museos participativos" -que autores como Nina Simon han sabido muy bien difundir- y que ha tenido tanto predicamento entre los responsables de Museos en los últimos quince años, está dando paso a una concepción de participación digamos extendida, en la que las instituciones no se limitan a abrir sus puertas a la ciudadanía como ocurrió en la segunda mitad del siglo XX, sino que ofrecen a esa ciudadanía herramientas reales de participación, de construcción colectiva del museo, de producción de conocimiento. En el siglo XXI no vale con abrir las puertas, hay que dar voz a la ciudadanía, hay que hacerles partícipes de la institución, hay que hacerles protagonista de sus propios procesos y de los que les son propios a estas instituciones.
Los museos deben ser agentes activos en la configuración del presente y del futuro de la sociedad y, por tanto, de sus instituciones, incluidas las culturales y las educativas. Y son los departamentos educativos, en nuestro caso el Área de Educación, un poderoso motor de cambio. En primer lugar lo son por el real y constante contacto de sus profesionales con el tejido social, en segundo lugar –seguramente debido a un carácter educativo diferenciado del formal- por su carácter experimental; en tercer lugar, por su posicionamiento en muchos casos periférico y alejado de los centros de poder de estas instituciones, por la libertad que pueden tener en sus actuaciones y, finalmente, porque son las áreas que pueden tener una mayor incidencia en las futuras generaciones de visitantes a museos.
AI: En su caso concreto, ¿cómo Jefa de Educación del Museo Thyssen-Bornemisza qué estrategías desarrolla para que el museo sea para todos?.
AM: En los últimos años estamos en un proceso de cambio de nuestros formatos y metodologías. Frente a una tendencia de "macdonalización" de la función educativa de los museos –y digo conscientemente la palabra función enfrentándola al término servicio que cada vez más personas asocian a lo educativo en las instituciones culturales-, proponemos lo que nosotros hemos agrupado bajo la nomenclatura de proyectos. Estos proyectos buscan alejarse del consumo instantáneo y puntual de la cultura, proponiendo procesos de co-creación e incorporando estrategias metodológicas de participación nuevas en el contexto de la educación patrimonial y la educación en museos, e incorporan narrativas que se alejan de las tradicionales de los museos, centradas en la formación disciplinar. Proyectos que incorporan temáticas, por ejemplo, como el género, los videojuegos o una nueva relación entre el museo y la escuela.
Entre estos proyectos estaría "Nos+Otras en Red", un programa que incorpora cuestiones de género desde un punto de vista deconstructivo, de la obra de arte, de la institución cultural y de la propia visión de género de las participantes. Un proyecto en que mujeres de distintos colectivos, trabajan con mujeres artistas y educadores del Museo, para interpretar sus colecciones desde una perspectiva de género. Otro proyecto es "Nubla" que, más allá del desarrollo de un videojuego sobre el Museo, implica la participación activa de jóvenes procedentes de distintos ámbitos y con intereses dispares en un proyecto colectivo y en el contexto de un espacio, el museo, tradicionalmente reactivo para estos públicos. En esta línea que potencia la participación e incide en procesos de deslocalización de la acción educativa del Museo, también estaría el proyecto "Musaraña", que quiere repensar la relación tradicional de los contextos educativos como la escuela con los museos.
Concebimos nuestra acción como un proceso orgánico, por eso además de mantener proyectos como los anteriormente citados, durante el año que viene incorporaremos nuevos proyectos como el denominado "ARCHES- Recursos accesibles para ecosistemas de patrimonio cultural" que desarrollamos con varias universidades y museos europeos con la finalidad de diseñar herramientas tecnológicas que faciliten el acceso al conocimiento generado por nuestra institución a personas con diversidad, la nueva web del Área –www.educathyssen.org- o la exposición que organizaremos desde educación, que cierra la celebración del 25 aniversario de la inauguración del Museo, interviene todos sus espacios y reflexiona sobre el papel educativo de museo y sobre sus públicos.
AICorríjame si me equivoco, entre los 24 interlocutores habrá ministros de cultura, educadores, artistas, curadores y responsables de servicios educativos en museos, profesores o investigadores con distintas trayectorias, mayoritariamente españoles y latinoamericanos, que abordarán un total de "165 puntos de vista". ¿Se busca la puesta en común así como visibilizar los modos de trabajo entre museos de las dos orillas del Atlántico? ¿Cuáles son algunos de estos puntos de vista?.
AM: El Congreso es otro proceso participativo y orgánico, por eso ya son muchos más que "165 puntos de vista". Como bien dices son personas que realizan distintas funciones relacionadas con la educación en Museos. Profesionales de España y como bien dices del otro lado del océano (Chile, Argentina, Brasil, Perú, México, Colombia, Estados Unidos), pero también de Israel, Grecia, Italia, Gales, Francia, Inglaterra, Alemania o Portugal, país del que tenemos una importante representación.
Pero a esta diversidad de intereses y de procedencia hemos querido sumar un elemento más: una visión integradora de sensibilidades y posicionamientos ideológicos y educativos. Hemos buscado, del mismo modo que lo hemos hecho en Congresos anteriores, en las jornadas Educa+ o en el gran número de encuentros y cursos que hemos organizado en torno a la educación en museos, un congreso en el que lo dogmático no sea una barrera para el diálogo y el intercambio de ideas y opiniones, en el que las visiones de la educación y los posicionamientos metodológicos den una visión de la riqueza y amplitud de la reflexión sobre el tema.
AIAhondando más en lo anterior. ¿Qué formato tiene este tercer congreso? ¿Nos podría citar algunos de los casos de estudio que se presentarán para demostrar que en la práctica los museos tienen un papel educativo y social valioso?.
AM: Estos puntos de vista no solamente se materializan en las conferencias, en los talleres o en los grupos de reflexión. También se hacen visibles en las Experiencias, la aportación de entradas en el Blog del Congreso o la creación de un Manifiesto sobre la Educación en Museos que forma parte de nuestras acciones en Redes Sociales.
Como decía antes se trata de un Congreso con vocación inclusiva en el que propuestas formalistas de lo educativo conviven con propuestas educativas radicales, en el que la educación patrimonialista dialoga con la educación artística, un encuentro en el que lo determinista se muestra junto a lo performativo, en el que lo institucional conversa con propuestas participativas ciudadanas en torno al patrimonio, un encuentro en el que los defensores de metodologías de la enunciación conversan con partidarios de metodologías de la conversación, o en el que entran en discusión, desde el punto de vita epistemológico, la visión de la producción artística como reflexión crítica y el punto de vista de estas cuestiones como narración de hechos.
Visiones diversas, pero matizadas desde la experiencia educativa. Si, entre los participantes están una ministra de Cultura y dos directores de museos; profesionales que iniciaron sus carreras en el campo de la educación patrimonial, profesionales de una larga trayectoria, que dialogarán con jóvenes profesionales que nos ofrecen su propia visión de su acción educativa.
AIConocemos los perfiles de los interlocutores. ¿Quienes serán los asistentes al Congreso? ¿Es gratuito o hay que pagar una matrícula? ¿Cómo se puede uno apuntar a él?.
AM: Debido al gran interés despertado en ediciones anteriores, este Congreso tiene dos dimensiones, una presencial y otra virtual. En lo que llamamos el congreso virtual –que es totalmente gratuito- hay registradas en torno a 1.200 personas procedentes más de medio centenar de países. Esta plataforma virtual da acceso a la documentación generada por el Congreso (Comunicaciones, blog o una vez finalizado a sus actas y publicaciones digitales) y desde ella se podrán visualizar las conferencias por streaming.
La versión presencial, además de lo anterior y la posibilidad de intercambiar ideas con otros asistentes de manera informal, da acceso a los talleres y mesas de trabajo que se desarrollan por la tarde. Como decía anteriormente, la demanda ha sido enorme, y desde hace más de un mes todas las plazas para el congreso en su versión presencial están completas.
AILa delicada situación económica de los museos y centros de arte españoles obliga a hacerle esta última pregunta. ¿De qué manera cree que ha afectado el contexto de austeridad económica actual a los presupuestos de sus departamentos de Educación y Acción Cultural?.
AM: Evidentemente, como parte de estas instituciones, la coyuntura económica ha afectado enormemente a esta función. Pero de forma paralela, algunas instituciones han visto en las necesidades educacionales de la sociedad, una oportunidad para paliar la situación de sus arcas. Ello, lejos de potenciar lo puramente educacional entendido como un servicio a la sociedad, ha traído una progresiva mercantilización de la función educativa de los museos que ha convertido una de las funciones esenciales de los museos en un servicio, en un producto.
De este modo, esta mercantilización, ha producido una devaluación de la profesión a ojos de los responsables políticos y administrativos, y finalmente una precarización de los profesionales que se dedican a estas tareas. Esta conversión de una función en producto en aras de una falsa sostenibilidad, argumentada solamente desde lo monetario, ha permitido la subcontratación de la función como si de un servicio se tratara. De este modo los cada vez más mermados recursos dedicados a cumplir con esta función, han sido derivados a lo privado.

En nuestro caso ha habido una reducción considerable del presupuesto pero lejos de reducir nuestras actividades, la situación nos ha hecho repensarnos y en realidad nuestra acción educativa ha crecido y se ha reforzado sustancialmente.
AIPor último, ¿se conoce la media presupuestaria o el porcentaje con que dotan los museos españoles a sus DEAC?. ¿Cree que se destinan suficientes recursos o, por el contrario, deberían incrementarse?.
AMLos recursos dedicados a cumplir con esta función, y entendamos función como mandato de la sociedad, son normalmente escasos y nada homogéneos entre las instituciones. En primer lugar esos presupuestos deberían incrementarse y después optimizarse, analizándose de manera realista los supuestos beneficios de esa tendencia privatizadora y sometiendo a la acción educativa a una evaluación seria y competente que prime el valor de su incidencia real en la sociedad y no se quede en mera contabilidad de visitantes o participantes en este tipo de programas.
Fuente


Te puede interesar;

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...