Páginas

Google+ Followers

Translate

visitas contador

miércoles, 25 de enero de 2017

Daniel Castillejo: "ARTIUM debe ser pensado como un museo integral"


Resultado de imagen de Daniel Castillejo: "ARTIUM debe ser pensado como un museo integral"


Cortesía de ARTIUM | Daniel Castillejo: "ARTIUM debe ser pensado como un museo integral"

"Aunque no hemos recuperado la capacidad presupuestaria anterior, hemos dejado de caer y comenzamos a ver señales vitales en el horizonte".

"Nunca perdimos la dignidad de aprovecharnos de los creadores y artistas para que trabajaran gratis. De eso estamos muy orgullosos". 
A punto de cumplirse 15 años de su apertura, el ARTIUM de Vitoria vive un breve parón expositivo con la mejora de sus instalaciones, tras el cual, el próximo mes de abril, volverá al pleno rendimiendo con la inauguración de sendas muestras expositivas, entre las que sobresale la primera gran retrospectiva en España de la reconocida artista argentina Liliana Porter (Buenos Aires, 1941), con el comisariado de la española Estrella de Diego, y que es muy probable, que viaje a otros lugares de Latinomérica y España.
Con motivo de esta efeméride y lo que la va a rodear, Gustavo Pérez Diez, redactor jefe de ARTEINFORMADO ha conversado, vía email, con su director, Daniel Castillejo (Burgos, 1957), quien a lo largo de toda la entrevista despliega un discurso bien armado, en el que se entremezclan cuestiones y preocupaciones sociopolíticas, económicas y organizativas, acaecidas en el ARTIUM en los últimos tiempos y que, claro está, han afectado al funcionamiento del museo que dirige.
Pero eso no ha impedido que Castillejo siga teniendo claro que debe ser el ARTIUM: "Debe ser pensado como un museo integral que adquiere y propone patrimonio, que conserva, investiga y difunde, transmitiendo experiencias sensoriales y reflexivas de los creadores a nuestros usuarios (reales y virtuales) por medio de objetos artísticos y/o acciones. La confrontación de las experiencias del arte con las de los usuarios produce conocimiento y conciencia crítica o, dicho de otra forma, capacidad de criterio".
Y es que de sus comentarios se desprende que es un convencido valedor y partidario de una sociedad crítica que repela todo adoctrinamiento y huya de toda manipulación. Así lo vuelve a manifiestar al declarar que los objetivos del arte deberían ser "básicamente los de promover y generar conocimiento para así provocar la adquisición de conciencia crítica o de criterio tanto estético como discursivo en cuanto al mundo, a las ideas y a uno mismo. Es decir lo político, lo filosófico y lo metafísico".
Para ello, el equipo del museo y algunos sectores sociales han estado trabajando en la confección de un nuevo Plan Estratégico para el período 2016-2020, "de cuyo contenido, entre otras cuestiones, se puede extraer una conclusión y un objetivo clave: Transformar Artium en una máquina de Mediación...", subraya Castillejo.
Por otro lado, el director también tiene muy claro que "desde el año 2002 hasta ahora ha habido una evolución, no sólo en ARTIUM sino en el universo museístico". E, igualmente, es muy consciente de los momentos difíciles vividos en estos años atrás: "Nos ha tocado vivir un tsunami de tal violencia que a muchos centros les ha roto las amarras que les ataban al fondo de la sociedad. ARTIUM ha sufrido como todos pero aún estamos sujetos y eso es de agradecer a quienes nos sostienen cuando nada estaba a favor de la cultura".
"Aunque no hemos recuperado la capacidad presupuestaria anterior, hemos dejado de caer y comenzamos a ver señales vitales en el horizonte... Comenzamos a reflexionar que era necesario un nuevo modelo de Centro-Museo. En ello estamos", añade Castillejo. A continuación tiene sus respuestas completas.
Evolución del Artium
ARTEINFORMADO (AI:) Artium está cerca de cumplir quince años desde su apertura. Si no me equivoco, Vd. lleva ligado al centro-museo desde su fundación. ¿Qué evolución ha experimentado el Artium a lo largo de este tiempo?. Por otro lado, ¿qué balance hace de su gestión desde que lo dirige?
Daniel Castillejo (DC): Así es. En 2017, exactamente en abril de este año ARTIUM cumple quince años como tal, pero no debemos olvidar que surge del Museo de Bellas Artes de Álava, núcleo inicial de su colección que iniciada a mediados de los años setenta del siglo pasado, fue una iniciativa de carácter pionero en España.
Es evidente que desde el año 2002 hasta ahora ha habido una evolución, no sólo en ARTIUM sino en el universo museístico. Por tanto, ARTIUM tiene que ver con el contexto sociopolítico y con su propia naturaleza como institución. Todos los museos y ARTIUM también, por supuesto, son como boyas ancladas al fondo de un océano cambiante y se mueven al son de las corrientes, del oleaje y de las mareas.
Tengo que decir que así debe ser, estos aparatos y dispositivos no sólo están a merced de los acontecimientos sino que envían señales para conocer el estado de las cosas y prever sus consecuencias. ¿Qué ha pasado en estos quince años en el mundo? Lo mismo que en los museos, ha habido un tránsito de la oportunidad a la desesperación, del acontecimiento a la reflexión.
ARTIUM, aunque con un bagaje en forma de colección y experiencia museística anterior, nació al albur del espectáculo, del efecto Guggenheim que como una pesada sombra cautivó a nuestros políticos, y poco a poco, y necesariamente, se ha ido transformando en un Museo que conserva e investiga un patrimonio único equilibrándose con un Centro de actividad y exposiciones a las que también considera patrimonio de una sociedad y que debe ser tratado de la misma manera.
Así que ARTIUM debe ser pensado como un museo integral que adquiere y propone patrimonio, que conserva, investiga y difunde, transmitiendo experiencias sensoriales y reflexivas de los creadores a nuestros usuarios (reales y virtuales) por medio de objetos artísticos y/o acciones. La confrontación de las experiencias del arte con las de los usuarios produce conocimiento y conciencia crítica o, dicho de otra forma, capacidad de criterio.
Consecuencias de la crisis
AIMe imagino que los recortes presupuestarios habrán llegado también al Artium. Vd. ha conocido las dos caras: el buen momento económico, en sus primeros años, como conservador del Departamento de Colección Permanente y Análisis Artísticos, y el malo ya como director. ¿Qué medidas organizativas se ha visto obligado a tomar cuando el dinero no ha fluído?
DC: Como decía, un museo vive al albur de las corrientes sociopolíticas y económicas pero la que nos ha tocado vivir ha sido un tsunami de tal violencia que a muchos centros les ha roto las amarras que les ataban al fondo de la sociedad. ARTIUM ha sufrido como todos pero aún estamos sujetos y eso es de agradecer a quienes nos sostienen cuando nada estaba a favor de la cultura.
En la tempestad hemos perdido el cincuenta por ciento del presupuesto anterior, con muchos daños y dolor añadido y tengo que decir que me tocó vivir el nacimiento de ARTIUM y su prosperidad relativa como conservador de la colección y, como director nombrado mientras se desplomaban los Lehman Brothers, me he levantado todos los días con la angustia de recibir pésimas noticias. En estos momentos, aunque no hemos recuperado la capacidad presupuestaria anterior, hemos dejado de caer y comenzamos a ver señales vitales en el horizonte.
La crisis provocó en nuestra organización una readecuación en nuestras propuestas, comenzamos a crear microproyectos como Praxis, Grey Flag, Mutantis Mutandis o los cuadernos de notas comisariados, sin perder capacidad de realizar importantes muestras de la colección, colectivas o de artistas individuales.
A nivel organizativo hubo dos despidos y algunas personas abandonaron voluntariamente ARTIUM y el resto, en un gesto de solidaridad, acordamos bajarnos el salario proporcionalmente para evitar más daño, con la promesa de recuperarlo más adelante. Pasamos de 27 puestos de trabajo a los 22 que somos en este momento. Aprovechamos para racionalizar el consumo energético y gestionar la precariedad. Pero nunca perdimos la dignidad de aprovecharnos de los creadores y artistas para que trabajaran gratis. De eso estamos muy orgullosos. Comenzamos a reflexionar que era necesario un nuevo modelo de Centro-Museo. En ello estamos.
AIMe gustaría abundar en el segundo momento. ¿Hasta qué punto "lo peor" de la crisis ha podido ser revertido en positivo como herramienta útil para crear nuevas colaboraciones con otros centros y explorar nuevos formatos expositivos y reforzar nuevas ideas?
DC: Creo que una de las principales consecuencias, como apuntas, es la obligación de la colaboración. Puede resultar cínico que gracias a la crisis tengamos que defendernos y apoyarnos en lo colaborativo pues el beneficio de la colaboración está al margen de la situación de precariedad económica ya que transciende lo monetario, pero lo cierto es que ha resultado un alivio para nosotros y muchos más centros. Nos aliábamos antes con otros museos pero quizá el abrazo actual produce un calor que necesitamos. Hace mucho frío ahí fuera.
También creo que no sólo los Centros y Museos de arte contemporáneo sino el sistema del arte en general y en especial los artistas han visto modificados sus condiciones creativas no tanto por convicción como por obligación. Los despliegues tecnológicos casi han desaparecido, los materiales pobres ocupan una gran parte de los "displays" expositivos, montajes repetidos y adaptaciones a los espacios previos. Casi ha resultado mucho más apabullante esta transformación que los propios discursos del arte que, efectivamente, se han movido hacia lo socio-político (literal o no) pero en menor medida de lo que se podía esperar.
Renovación y celebración del 15º aniversario
AIAcometen una renovación del suelo de las salas Norte y Sur del Museo, que les obligará a parar la programación expositiva. Si bien, como anuncian, la nueva programación de exposiciones de Artium estará de regreso en abril de 2017, a tiempo de celebrar los 15 años de existencia de este Centro-Museo Vasco de Arte Contemporáneo, teniendo como plato fuerte la primera retrospectiva en España de la reconocida internacionalmente artista argentina Liliana Porter. ¿Qué se podrá ver en ella? ¿Es una producción propia del Artium? ¿Será una exposición con itinerancias?
DC: Va a ser, una retrospectiva muy rigurosa, para la que vamos a contar con el comisariado de Estrella de Diego, que creo que no necesita presentación. De Liliana Porter se han visto en España exposiciones parciales de su obra, fundamentalmente en la Galería Espacio Mínimo (Madrid), pero nunca una muestra amplia que permita conocer su trayectoria y su evolución artística a lo largo de los años. Es un poco pronto para decirlo, pero podremos ver grabados, fotografía, vídeos y naturalmente sus pequeñas esculturas e instalaciones.
La idea original de esta muestra y la producción es propia de ARTIUM, como sucede con muchas de nuestras exposiciones, ya estamos hablando con varios museos para su posible itinerancia. Es muy probable, por ejemplo, que la exposición viaje a otros lugares de Latinomérica y España.
AISiguiendo con la nueva programación. El Museo también trabaja ya en otras dos exposiciones que se inaugurarán igualmente a lo largo del próximo mes de abril. Por un lado, se presentará una muestra de Juan Pérez Agirregoikoa, y por otro, una nueva exposición de su Colección. ¿Qué nos puede avanzar de ambas?
DC: En el caso de Juan Pérez Agirregoikoa se tratará de una exposición con obras de reciente producción y otras realizadas específicamente para su presentación en ARTIUM. Juan es un artista al que seguimos desde hace tiempo; tenemos varias obras suyas en la Colección, dos pinturas de los 90 y un vídeo y una pancarta ya de este siglo. Creíamos que era el momento de ver sus obras en un contexto propio y así se lo hemos propuesto. Será también una producción de Artium.
Y respecto a la nueva presentación de la Colección Artium, vamos a plantear una cuestión de fondo en referencia a este mundo en el que trabajamos: vamos a plantearle al público, que muchas veces permanece ajeno a estas cuestiones, cómo una cosa es el arte, es decir, un objeto o un concepto producido o propuesto por un artista, con ciertos valores éticos y expresivos, aceptado socialmente como obra de arte, y otra bien distinta es todo el contexto, toda la estructura que gira a su alrededor, lo que llamamos sistema del arte. El arte genera intercambios mercantiles, puestos de trabajo, burocracia, avances tecnológicos, estudios académicos, publicaciones, miles de millones de datos…
Nos planteamos una exposición doble, o al menos desdoblada. Por un lado tendremos una serie de obras elegidas según un parámetros particulares, aquellas que dentro de la Colección hayan sido más veces solicitadas para exposiciones en otros Museos; y por otro, una muestra de todo lo que mueve el sistema del arte, documentos, objetos… El título: "Arte y Sistema (del arte)". Vamos a ver hasta qué punto somos capaces de separar algo aparentemente indisoluble para compartir este análisis con nuestros visitantes.
La Colección y presupuesto de compra recuperado
AIEn cuanto a la colección es uno de los pilares fundacionales del museo. ¿Siguen incorporando obras? ¿Disponen de presupuesto destinado a su ampliación? ¿Qué número de obras la integran? ¿Cúal es el porcentaje de artistas españoles versus extranjeros?
DC: Hay que decir que el Museo ha atravesado una mala época en este sentido. La Colección Artium es una colección pública, propiedad en una gran parte de la Diputación Foral de Álava, que durante cuarenta años mantuvo una política de adquisiciones muy coherente y hasta ambiciosa. La crisis pasó factura y durante varios años no hemos podido enriquecer la Colección por la vía de las compras de obras de arte. Afortunadamente hemos recibido algunos depósitos de coleccionistas particulares e incluso hemos promovido fórmulas de colaboración innovadoras con coleccionistas en relación a artistas de interés común.
Sin embargo, las adquisiciones son fundamentales para una Colección como la nuestra que trata de seguir al día la evolución del arte, tanto en Euskadi como en España, manteniéndonos atentos a los artistas nuevos y a la evolución de aquellos a los que seguimos desde sus primeros pasos. Afortunadamente, la Diputación y el Gobierno vasco han sido sensibles y por ello, nos han garantizado que por primera vez en cinco años, dispondremos de un presupuesto dedicado a las adquisiciones. Un presupuesto escaso pero al fin y al cabo es la ruptura de una peligrosa inercia lo que realmente importa. Esperemos incrementarlo.
La Colección Artium está integrada actualmente por más de 3.000 obras de arte; se trata en su mayor parte de artistas vascos y españoles, aunque con una más que interesante representación de arte internacional. Nos gusta decir que esta es la más importante colección de arte vasco contemporáneo y una colección de referencia en el arte español.
La prioridad del aspecto educacional
AIPor último, el museo que Vd. dirige siempre ha cuidado con mucho empeño el aspecto educacional, y, nuevamente, lo dejan patente con el anuncio de que se "intensificará su programa de actividades" para contrarrestar el 'impasse' de la programación artística del Museo. ¿Qué papel deben cumplir los museos como motores de cambio en estos momentos de agitación social, económica y política?. ¿Y en el caso concreto del Artium como seguirá incrementando la vinculación de la ciudadanía?
DC: La cuestión educativa es una de las prioridades de los museos en la actualidad. Más aún cuando se ha comprobado la dificultad de encontrar modelos de acercamiento social al arte contemporáneo. Como podemos evidenciar, da la impresión que sólo la buena voluntad no da los resultados adecuados y por ello, hoy en día, la única vía de aproximación de los públicos a los museos está, en general, en mantener políticas de fetichización del arte y los artistas, en la arquitectura museística y en muchos discursos de la provocación de algunas obras o exposiciones.
Esto da como resultado una desviación o, mejor dicho, un empobrecimiento de los fines y objetivos que debería tener el arte, que básicamente han de ser promover y generar conocimiento para así provocar la adquisición de conciencia crítica o de criterio tanto estético como discursivo en cuanto al mundo, a las ideas y a uno mismo. Es decir lo político, lo filosófico y lo metafísico.
Por esta razón, en 2016 el equipo del museo y algunos sectores sociales, estuvimos trabajando en la confección de un nuevo Plan Estratégico para el período 2016-2020, de cuyo contenido, entre otras cuestiones, se puede extraer una conclusión y un objetivo clave: Transformar Artium en una máquina de Mediación, esto es, establecer puentes de doble dirección entre los públicos y el museo, buscar y encontrar los puntos de comunicación para los nuevos públicos que están surgiendo con intereses dispares pero indudablemente contemporáneos.
Para ello se cambiará la estructura general en base a tres ejes fundamentales que son a grandes rasgos, Mediación que integrará los procesos o departamentos de Educación, Comunicación y Públicos; Contenidos, con los procesos de Colección, Exposiciones, Actividades y Centro de Documentación y, finalmente, Gestión con los de Finanzas, Recursos Humanos y Recursos Materiales.
Con el trabajo en contacto constante de todos con todos, con una autoevaluación permanente y poniendo el énfasis en la innovación y la transparencia, esperamos diseñar programas que estén a la altura de lo que debe ser un modelo de museo hoy.
Fuente

Te puede interesar;

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...