Páginas

Google+ Followers

Seguidores

Translate

visitas contador

lunes, 25 de enero de 2016

MÉXICO: Un año para celebrar al Museo Franz Mayer

MÉXICO: Un año para celebrar al Museo Franz Mayer shaune fraser

El Informador / GUADALAJARA, JALISCO (25/ENE/2016).- Este 2016 el Museo Franz Mayer cumple 30 años. Su director, Héctor Rivero charló con El Informador sobre los planes a futuro dentro de este año de aniversario: "Todos los eventos se realizarán dentro del marco del aniversario. No es una fecha menor: llegamos a esta cifra con mucho gusto, y orgullosos de lo que hemos alcanzado con mucho trabajo". 

Desde hace unos años el museo se propuso la meta de renovar sus salas de exposición permanente: "Renovamos la sala de cerámica, que es talavera: creamos una nueva sala para nuestra colección de plata (una de las más ricas del país): actualmente renovamos las salas de artes decorativas y diseño, que es el corazón del museo". Con los cambios se busca actualizar la tecnología, pues el espacio se diseñó hace 30 años.




Héctor Rivero resaltó que el museo tiene como política realizar exposiciones temporales, además de su exposición permanente, para ofrecer un programa variado y diverso: "Así logramos satisfacer los distintos intereses que tiene el público que nos visita (según edad y perfil). Lo que tratamos de hacer es balancear para que el programa del museo satisfaga todos esos gustos". 





Este año arrancan con todo, y en enero inauguran dos muestras: "Tesoros Escondidos de los Conventos Carmelitas" y "100 Sillas Mexicanas". Sobre la primera, el director del museo comentó: "El año pasado se cumplieron 500 años del nacimiento de Santa Teresa de Ávila, hubo muchos festejos y se mostraron los objetos de culto y devoción. De ahí nació la idea de aprovechar la fecha tan importante para hablar de los conventos: las órdenes religiosas fueron en cierto modo mecenas para la creación de obras de arte, de relicarios, piezas de plata... Son obras de arte creadas con fines litúrgicos, pero también las vemos como objetos de arte, que demuestran una forma de vida que lleva ya casi 300 años en México. 



Del título, la palabra escondidos se explica porque muchas de estas obras por lo regular no se exhiben, al estar en sacristías o conventos. Esta exposición permanecerá hasta el 6 de marzo. 

Por su parte, la muestra "100 Sillas Mexicanas" estará disponible hasta el 10 de marzo. De ella, Rivero agregó: "El tema de la silla es un tema que llama la atención a muchos diseñadores y arquitectos, históricamente. Hay un universo de posibilidades con la creatividad, materiales, tecnología, incluso de usos. Vamos a hacer una exposición de sillas de la colección Franz Mayer, pero también habrá obras del siglo XX".

Exposiciones que llegan y otras que se van 

Además de estas inauguraciones, en 2016 continúa una muestra que arrancó el año pasado: la séptima Bienal de Cerámica Utilitaria, que se clausura el 21 de febrero. "La intención es difundir y promover la creación de cerámica", comentó Héctor. 





Dentro de las exposiciones a futuro, está por montarse una muestra de talavera de Puebla, parte de la colección del museo: "Pero no se quedará en el pasado. Igual que como haremos con las sillas, llegará hasta nuestros días: se mostrará lo que hacen los talleres actuales de talavera en Puebla". La talavera es una técnica de cerámica que viene desde el Medio Oriente, que llegó a México tras la conquista. 

"México es el único lugar en el mundo donde la producción de talavera no se ha interrumpido: hoy en día es una actividad que está viva, vibrante. Hay artistas que se acercan. Además de la parte tradicional se está renovando: eso se mostrará en la exposición. Se irá después a Dallas, a Puebla, y quizá a otros museos más". Se inaugurará el 12 de mayo.

El Museo Franz Mayer además es un espacio que frecuentan estudiosos e investigadores, debido a su biblioteca. Aunque "muchos visitantes entran sólo por el espacio: por el trabajo de arquitectura y los libreros. Pero es una biblioteca muy importante por su historia: hay libros de bibliófilo". Además, el acervo de consulta del museo incluye también el archivo personal de Franz Mayer.



Próximo a estrenarse, actualmente transforman un área del museo para convertirla en el Centro de Estudios de Arte Popular Ruth Lechuga. Sobre la existencia de este espacio dentro del museo, el director comentó que Ruth Lechuga facilitó al museo cerca de once mil objetos de arte popular. La doctora Lechuga es una de las más importantes coleccionistas de arte popular. El catálogo previo de las piezas fue hecho por la propia doctora Lechuga, con información de dónde compró, qué técnica y materiales se usaron: "en algunos casos el nombre de la persona que creó la pieza", comentó Rivero, "Es una documentación muy importante". El equipo del museo trabaja en la conservación, estudio y verificación del inventario de ese nuevo acervo. El lugar será de interés quien quiera estudiar y ver las etapas evolutivas en la tecnología, en la forma de hacer las cosas: "Es un acervo interesante y valioso: tanto para los estudiosos como para los artesanos que quieran profundizar su conocimiento sobre estas formas de expresión". 



El inmueble 

El Museo Franz Mayer está ubicado en un inmueble con mucha historia en la Ciudad de México. Sobre ella, Héctor Rivero platicó un poco sobre sus antecedentes: "A finales del siglo XVI el doctor Pedro López observó que había gente sin acceso a los hospitales de la Nueva España. Fundó una cofradía para recoger a gente que estaba desprotegida y creó el Hospital de los Desamparados. El inmueble duró mucho tiempo como hospital. Tras su muerte la Corona de España solicitó que una orden hospitalaria se trasladara a México por el crecimiento del lugar. Los padres de la orden de San Juan de Dios llegaron y cambió el nombre: se hizo el edificio y la iglesia que ahora alberga el museo. Durante muchos años la orden dio el servicio". Tras la independencia no cambió de vocación, pues siguió siendo hospital, hasta los años sesenta del siglo pasado: "Se crea un nuevo hospital de la mujer (ya era ese tipo de hospital en esa época). Por ser un edificio colonial era muy difícil transformarlo más. El Fideicomiso Cultural Franz Mayer recibió el edificio en concesión para restaurarlo, en los años ochenta": el Museo Franz Mayer se inauguró en 1986. 

TOMA NOTA

Ubicación y recomendaciones 

Museo Franz Mayer (Avenida Hidalgo 45, Centro Histórico, Ciudad de México). El museo se encuentra a unos pasos de la Alameda Central. Igualmente, en las cercanías se halla Bellas Artes y el Museo Nacional de Arte. Para beber o cenar, recomendamos el Bar La Ópera (5 de Mayo, número 10) o el Zinco Jazz Club (Calle Motolinia número 20), establecimiento que además tiene jazz en vivo. MÉXICO: Un año para celebrar al Museo Franz Mayer


                           Biblioteca del Museo Franz Mayer


Museo Franz Mayer
La biblioteca Rogerio Casas-Alatriste H. resguarda la colección de libros reunida por Franz Mayer, quien además de coleccionar piezas de arte destacó como excelente bibliófilo.
El acervo, integrado por más de 14 mil obras, está especializado en artes decorativas y cuenta con una de las colecciones de El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha más destacadas de América.
La importancia de la colección radica, entre otros aspectos, en la antigüedad, belleza y rareza de las ediciones. En estos libros es notable además del contenido, la encuadernación, la tipografía, las ilustraciones y la escritua a mano.
La biblioteca, que lleva el nombre del Presidente fundador del Patronato del museo, puede ser consultada por usuarios registrados.
Admira dos espacios de esta hermosa biblioteca.
Sitio oficial del museo Museo Franz Mayer.

Fuente

http://www.entornointeligente.com



Te puede interesar;

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...