Páginas

Google+ Followers

Translate

visitas contador

domingo, 13 de marzo de 2016

Blu, el Bansky italiano, cancela todos sus espléndidos murales de Bolonia

Uno de los murales de Blu
Uno de los murales de Blu - ABC
El artista callejero, entre los diez más destacados del mundo, es contrario a una exposición de arte urbano: «El museo no me tendrá
El arte urbano http://www.abc.es(street art) vive en Italia una polémica sin precedentes. Blu, pseudónimo de un artista italiano que prefiere permanecer en el anonimato, conocido como el Bansky italiano, y considerado por el Guardian entre los diez artistas callejeros más destacados del mundo, ha cancelado en las últimas horas todos sus espléndido y célebres murales que había pintado durante 20 años en las calles de Bolonia, la ciudad de la que partió su fama, hoy internacional. Blu protesta así contra una poderosa institución cultural, Genus Bonoiae, apoyada por una fundación bancaria, que inaugurará el próximo jueves en el Palacio Pepoli una gran exposición sobre el arte urbano, incluyendo algunas obras que han sido arrancadas de las paredes de Bolonia, con la justificación de que debían ser salvaguardadas de una eventual demolición, en algunos casos sin permiso de los artistas. «El museo no me tendrá», ésta es la respuesta clamorosa de Blu, que enciende de nuevo la batalla entre los artistas callejeros y el sistema cultural oficial.

Decenas de jóvenes borran los murales de Blu por deseo propio del artista ABC

Murales en España

En su acción de cancelar sus graffitis de Bolonia, Blu ha contado con la colaboración de decenas de jóvenes activistas radicales de centros sociales de Bolonia, que armados con espátulas y pintura gris han eliminado los murales que había pintado el artista en los últimos años. Blu, como otros artistas callejeros, en lugar de preferir los visitantes de museos, ha escogido los habitantes de las periferias y los barrios populares. Considera que el arte urbano no debe ser privatizado. Sus murales están en medio mundo, incluyendo Galicia, Madrid y en el barrio Carmel de Barcelona. El desafío de Blu, como de otros artistas callejeros, es el de apoyar luchas de algunos movimientos, como los ecologistas.
La reacción de Blu tiene un precedente: También canceló un mural suyo en un barrio de Berlín, en protesta contra la especulación inmobiliaria. Blu había pensado su graffiti como una obra que pudiera rescatar artísticamente al barrio Kreuzberg de su degradación, en cambio se estaba convirtiendo en un adorno de lujo dentro de la reestructuración residencial del barrio.

Fenómeno de masas

En definitiva, Bolonia pierde, por deseo de su autor, diversas obras de arte urbano que serían muy bien acogidas en muchos museos. No todos los artistas callejeros piensan como Blu, porque de hecho el art street, nacido como un arte subversivo y de denuncia, se está convirtiendo en un fenómeno de masas, en un negocio, como ocurrió con otras expresiones culturales: el rap, grunge o la literatura «pulp». Prestigiosos museos han organizados exposiciones de arte urbano, mientras administraciones públicas y empresas aprovechan el arte urbano para recalificar las periferias.
Todo el mundo se da cuenta ya de que el arte urbano puede ser un buen negocio, hasta el punto de relanzar los precios de los pisos. El Centro para el Estudio de la Moda y de la Producción cultural de la Universidad Católica de Milán estima que la recalificación de algunos barrios con obras de arte urbano hacen aumentar el valor de los pisos en al menos un 20 por 100. Y en algunos anuncios inmobiliarios comienza a destacarse esta frase:«Con vista Street Art». Ciertamente, depende también de la cotización de los artistas. Según Collier International Italia, algunas propiedades inmobiliarias en Bristol y en Londres con alguna obra de Bansky han aumentado su valor en decenas de miles de libras esterlinas

Mural de Blu sobre la esclavitud laboral
Mural de Blu sobre la esclavitud laboral- ABC

Inversión en Street Art

No todo el Street Art nació como gesto de protesta. Pero, parece evidente que, visto el caso de Blu en Bolonia, hay artistas que no están de acuerdo en que su arte, nacido incluso de manera ilegal para denunciar especulaciones, se vea paradójicamente convertido en factor de revalorización e incluso especulación, entrando a formar parte de museos y galerías. De todas formas, Sabina De Gregori, experta de lenguajes contemporáneos y de arte urbano asegura que el reconocimiento del arte urbano en el mercado del arte es una realidad: «Cada vez más instituciones están invirtiendo en el Street Art. Seguramente una fase ha terminado y es necesario ver qué forma adoptará ahora esta corriente de arte».
En opinión de la mayoría de los expertos, la nueva estética urbana está «condenada» al éxito. No en vano Bansky es ya tan célebre como Lady Gaga y hasta Barak Obama ha utilizado en sus carteles el lenguaje de Obey, una gran firma del arte urbano estadounidense.
Fuente

Te puede interesar;

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...