Páginas

Google+ Followers

Seguidores

Translate

visitas contador

martes, 29 de marzo de 2016

El arte de la URSS durante la Guerra Fría

                   
Collage del fotógrafo ucraniano Boris Mikhailov (Collection Zimmerli Art Museum at Rutgers - Norton and Nancy Dodge Collection of Nonconformist Art from the Soviet Union © 2015 Artists Rights Society (ARS), New York / VG Bild-Kunst, Bonn - Photo Peter Jacobs 2014)


 La exposición 'Mundos de ensueño y catástrofes' muestra la forma en que el miedo a una guerra atómica caló también entre los creadores soviéticos.


La exposición 'Mundos de ensueño y catástrofes' muestra la forma en que el miedo a una guerra atómica caló también entre los creadores soviéticos. Artistas de Estonia, Letonia, Rusia y Ucrania examinaban críticamente el nacionalismo extremo que marcaba la política oficial de entre los años 60 y 80. La muestra está compuesta por obras de artistas 'underground' de la URSS que fueron sacadas clandestinamente del país por el economista Norton Dodge.



                                  
PETR BELENOK (UKRAINIAN, 1938-1991) - UNTITLED, UNDATED Obra del ucraniano Petr Belenok (Collection Zimmerli Art Museum at Rutgers - Norton and Nancy Dodge Collection of Nonconformist Art from the Soviet Union - Photo Peter Jacobs 2014)


Si el peligro latente de una confrontación atómica a gran escala entre los EE UU y la URSS entre las décadas de los años sesenta y ochenta del siglo XX marcó la vida cotidiana, la economía, la información, la política, la carrera espacial e incluso el deporte —una tensión que desde 1947 se bautizó como Guerra Fría usando la expresión de un consejero presidencial estadounidense—, el arte en ambos bloques no pudo reprimir una respuesta a la situación, salpicada por momentos de gran angustia.

La respuesta de los creadores occidentales es bien conocida, con expresiones radicales como las del violento expresionista abstracto Robert Rauschenberg y la ensambladora Martha Rosler, que deseaba mostrar como la idea de la guerra había entrado en los hogares, o más suavizadas, como el arte pop del escapista Andy Warhol y el más social del inglés Richard Hamilton.



ALEXANDER KOSOLAPOV (RUSSIAN, 1943) - THE FINALE OF WORLD HISTORY, 1975Dibujo del ruso Alexander Kosolapov (Collection Zimmerli Art Museum at Rutgers - Norton and Nancy Dodge Collection of Nonconformist Art from the Soviet Union © 2015 Alexander Kosolapov / Artists Rights Society (ARS), New York - Photo Jack Abraham 2008)


Férrea censura


Menos luz tienen los artistas de la URSS, sometidos al sistema de férrea censura soviético y el control directo del aparato del Estado sobre la creación. Sin embargo, padecieron el mismo terror nuclear y lo reflejaron en visiones de pesadillas que consideraban posibles. La exposición Dreamworlds and Catastrophes: Intersections of Art and Science in the Dodge Collection (Mundo de ensueño y catástrofes: intersecciones del arte y la ciencia en la colección Dodge) muestra lo que estaba sucediendo en los ambientes artísticos underground y no oficiales soviéticos durante la Guerra Fría.


LEV NUSSBERG (RUSSIAN, BORN IN UZBEKISTAN, 1937), NATALIA PROKURATOVA (RUSSIAN, 1948) - ALTAR FOR THE TEMPLE OF THE SPIRIT (SKETCH FOR THE CREATION OF AN ALTAR AT THE INSTITUTE OF KINETICS), 1969-70Proyecto para el Instituto de Cinética de Moscú (Collection Zimmerli Art Museum at Rutgers - Norton and Nancy Dodge Collection of Nonconformist Art from the Soviet Union - Photo Jack Abraham 2006)



 Los artistas presentes en la exposición —en cartel hasta el 31 de julio en el Zimmerli Art Museum de la Universidad de Rutgers (New Brunswick, Nueva Jersey-EE UU)— capturaron la dualidad de las intensas circunstancias geopolíticas del momento: por un lado, la posibilidad esperanzadora creada por el avance tecnológico y, por otro, los peligros de la aplicación de esos mismos avances en el terreno militar.



SERGEI SHERSTIUK (RUSSIAN, 1951-1998) - THE COSMONAUT'S DREAM, 1986Sergei Sherstiuk muestra en estilo hiperrealista el sueño de Yuri Gagarin (Collection Zimmerli Art Museum at Rutgers - Norton and Nancy Dodge Collection of Nonconformist Art from the Soviet Union - Photo Peter Jacobs 2014)

Reuniones clandestinas

Están presentes creadores de Estonia, Letonia, Rusia y Ucrania, todos ellos operando desde los círculos subterráneos y muy críticos con el nacionalismo extremo que caracterizó el periodo. Las pinturas y fotografías lograron salir de la URSS porque fueron compradas por Norton Dodge, un economista estadounidense que viajó con alta frecuencia a la URSS desde 1955 por motivos académicos y aprovechaba cada viaje para mantener reuniones clandestinas y hacerse con arte inconformista y crítico con el sistema.

 El Lorenzo de Médici del arte ruso del siglo XX Como era una personalidad de notable prestigio lograba eludir los controles fronterizos y sacar del país obras que de otro modo permanecerían veladas en Occidente. Su colección alcanza la cifra de 10.000 obras, que empezaron a ser exhibidas tras la caída del comunismo. En los ambientes creativos de la antigua URSS se ha llamado a Dodge "el Lorenzo de Médici del arte ruso del siglo XX". Algunas piezas pueden verse en línea en esta página del Zimmerli, pinacoteca a la que donó el economista las obras.


Relajación de los trabajadores de una fábrica

Entre las sesenta obras que componen la muestra destacan Pozitron (1976), de Valdis Celms (Letonia), una maqueta a gran escala de una escultura cinética destinada a una fábrica de productos electrónicos. La obra, que nunca llegó a ejecutarse, habría girado como una bola de discoteca y estaba destinada a inducir la relajación de los operarios.

In Memory of Tsiolkovsky (1987), de Petr Belenok (Ucrania) es una pintura abstracta en una paleta donde predominan el blanco y negro, dedicada al científico espacial Konstantín Tsiolkovski, el padre de la cosmonáutica cuya teoría se convirtió en la base para la construcción y lanzamiento del primer satélite Sputnik en 1957. 

Pintura hiperrealista dedicada al primer cosmonauta, Yuri GagarinThe Cosmonaut’s Dream (1986), Sergei Sherstiuk (Rusia) es un cuadro de enorme proporción y hiperrealista que se refiere, con toda probabilidad, a Yuri Gagarin, el primer ser humano enviado al espacio, el 12 de abril de 1961. Después de 108 minutos en órbita, Gagarin aterrizó en paracaídas en el extremo sureste de Moscú.

Entre las fotos destacan varias piezas de las Red Series, firmadas entre los años sesenta y setenta, por Boris Mikhailov (Ucrania), que dedicó collages a la banalidad de los desfiles militares soviéticos y el impacto de ciertos avances tecnológicos en la vida cotidiana.

Fuente
http://www.20minutos.es


Te puede interesar;

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...