Páginas

Google+ Followers

Translate

visitas contador

martes, 4 de octubre de 2016

La escultura de Gandhi que enfrenta el abandono y el riesgo de caerse

Según el Instituto de Patrimonio, ahora el monumento está en riesgo inminente de destrucción.

Foto: EL TIEMPO ZONA
Según el Instituto de Patrimonio, ahora el monumento está en riesgo inminente de destrucción.

             Desde su inauguración, ha sido vandalizado incontables veces.

Carcomida por el óxido, la maleza y los rayones, en el cruce de la carrera 7.ª con calle 100 se encuentra la escultura ‘Homenaje a Gandhi’, de Feliza Bursztyn, uno de los monumentos abstractos que, en la década de los años 70, causó revuelo dentro de los círculos de artistas bogotanos.
Sin embargo este lunes, tras cinco años de su último mantenimiento, enfrenta el abandono y el riesgo de caerse, a pesar de los esfuerzos que, por años, varios vecinos de Chapinero han invertido para devolverle su pasada gloria.

Con un peso de cuatro toneladas y una altura que alcanza casi los 13 metros, esta pieza de hierro, elaborada en su totalidad con chatarra, fue emplazada en 1971, según registros del Instituto Distrital de Patrimonio Cultural (IDPC).
La escultora Bursztyn, antes de fallecer en París en 1982, le explicó a EL TIEMPO que “había dedicado tres meses a ensamblar la obra, en una fábrica de grúas, con la ayuda de una docena de mecánicos”. Además, que se eligió el cruce de la 7.ª con 100 como su hogar, para que los jardines de este sector se mezclaran con la obra.
Desde su inauguración, el ‘Homenaje a Gandhi’, que a la fecha ha sido vandalizado incontables veces, causó conmoción entre los artistas plásticos bogotanos.
De hecho, la crítica argentina Marta Traba, quien antes de la instalación, en 1968, la denominó “una escultura fallida”, luego se retractó y la calificó en los años 70 como “amenaza a los conformistas y pobres de espíritu en Bogotá”.
Lo cierto es que debido a la complejidad de su forma, que buscaba rendir tributo al líder hindú en sus 102 años de nacimiento para esa época, este monumento recibió por parte de otros escultores el título de la primera obra abstracta expuesta en el espacio público de Bogotá, mucho antes que las de Negret y Antonio Segui.
Sin embargo, durante las décadas siguientes varios factores hicieron que la obra perdiera importancia para los capitalinos.
El hecho de que la escultura estuviera ubicada en el cruce de la 7.ª con calle 100, un paso de alta velocidad para los carros, dificultaba su observación. Por otro lado, los peatones carecían de acceso a la obra, y sus jardines, que no pueden ser removidos por ser parte de su diseño –y hoy solo son maleza seca– impiden acercársele.
Por cuenta de estas situaciones, el ‘Homenaje’ entró en un periodo de descuido, hasta hace cinco años, en el 2011, cuando varios vecinos y empresarios del sector del World Trade Center (sobre la calle 100, entre carrera 7.ª y 9.ª) se dispusieron a recuperarlo con recursos propios, como Jaime Duarte, director de la Asociación de Vecinos del parque Santa Clara (Asosantaclara).
Pese a esta restauración, una evaluación del IDPC confirmó que la escultura de Bursztyn se encuentra en riesgo inminente de pérdida, pese a que en el 2006 el Concejo de Bogotá la declaró un bien de interés cultural.
“Pronto volveremos a recuperar los jardines del ‘Homenaje’, pero necesitamos que el Distrito meta su mano en esto. Solos, no podemos hacerlo”, señaló Jaime Duarte,
PABLO ARCINIEGAS
Redactor EL TIEMPO ZONA
Fuente

Te puede interesar;

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...