Páginas

Google+ Followers

Seguidores

Translate

visitas contador

miércoles, 16 de marzo de 2016

La infinita falta de vergüenza: Eugenio Merino en Nueva York

La infinita falta de vergüenza: Eugenio Merino en Nueva York
La escultura "Master of Puppets" de Eugenio Merino en la UNIX Gallery de Nueva York.
(Imagen por cortesía de UNIX Gallery de Nueva York)

NUEVA YORK - Espuma de látex y silicona, figuraciones caricaturescas desde un prisma casi hiperrealista, humor como símbolo de inteligencia y crítica social comprometida con el ciudadano agudo, podrían ser las cosas que se deberían llevar en una pesada mochila de conciencia, desplazando las incógnitas de la modernidad líquida a la que Bauman se refería, para buscar una solidez que se estanque en ese lado del hipocampo que deberíamos mantener estático.
El polaco Zygmunt Bauman hizo referencias múltiples a los conceptos de postmodernidad distópica, a través de lo altermundista y cercanos a la metáfora del jardinero: una tendencia que parte de eliminar las malezas que crecen en las periferias de la sociedad y que, entendidas como clases peligrosas, se aplican y recaen desde las fuerzas del poder pastoral -según Michel Foucault- aunque Bauman, de un modo más inquietante, señala que la realización completa del estado jardinero se encuentra en los distintos modelos del estado totalitario, cuestiones propias del siglo XX.

Estas ideas nos hacen presuponer que, más allá de las variables sociológicas que podamos entresacar, el panorama gubernativo merece un castigo irreversible, rodado a la inversa como el filme de Gaspar Noé, y catapultarlo a un estado de excepción donde el pulso de la ciudadanía recupere la libertad democrática que al parecer se nos vendió durante la transición.
Después de que el artista Eugenio Merino pasara por los juzgados en dos ocasiones, para enfrentarse a la Fundación Francisco Franco, no me queda otra que sacar al descubierto una de la muchas bondades por las que pasan las crueldades de la historia de las últimas décadas. Al parecer, los artistas deben mantenerse flotando en el limbo de lo correcto, para evitar suspicacias y para que la delincuencia, encubierta del atesoramiento político, campe a sus anchas sobre una superficie de confort y manos limpias a lo Poncio Pilatos.
Esta vez, el polémico artista madrileño, propone nada más y nada menos que en Nueva York, dentro del espacio UNIX Gallery, un encuentro con la vergüenza que produce estar bajo el pesado bagaje de unos mandatarios que, con trajes de terrorismo inhumano, han de ser noticia fuera del marco de la complacencia y la sobreestimulación informativa.
Vladimir Putin, Georges W. Bush, Fidel Castro, Mao Zedong, José María Aznar, Pinochet, el citado Franco o Ángela Merkel son presentados bajo las frías temperaturas de una nevera, con algún moratón y manchas de hemoglobina y proyectados lúgubramente para que su larga sombra perpetúe una sintomatología espeluznante: como las dos esculturas de Kim Jomg-il y Kim Jong-un, dos achaparradas figuras de dictadores maníacos donde, su paralelismo proyectado en la pared, les hacen espigarse al igual que su peligroso narcisismo, ambición de poder y megalomanías varias.
Con el título de “Always shameless”, el artista vuelve a poner en manifiesto ese eslogan que tan popular se hizo en el año 1993, cuando la conocida marca de refrescos intentó, también, perpetuar una dieta azucarada desproporcionalmente, inflada en gas carbónico y haciendo que esa tipografía blanca sobre fondo rojo, fuera un hito nacionalista de obesidades y diabetes endémicas.
A continuación, dejamos el vídeo “De puertas adentro: Eugenio Merino” donde podremos conocer más a fondo la singular metodología de este este artista.


 

La exposición de Eugenio Merino, “Always shameless”, podrá disfrutarse en UNIX Gallery, desde el 12 de junio hasta el 12 de julio, en Nueva York. - 


Fuente

http://es.blouinartinfo.com



Te puede interesar;

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...