Páginas

Google+ Followers

Translate

visitas contador

viernes, 1 de abril de 2016

La revolución digital llega al sector de las subastas

subasta-online-700-istock.jpg
Imagen de Istock
  • "Las subastas de arte por Internet se quintuplicarán en tres años"

El 15 de octubre de 2015 entró en vigor el sistema de subastas judiciales electrónicas promovido de forma conjunta por el Ministerio de Justicia, el Boletín Oficial del Estado (BOE), la Agencia Tributaria y Banco Santander para intentar, por un lado, que los bienes a subastar llegaran a un mayor número de ciudadanos y, por otro, evitar malas prácticas. Más noticias en la revista gratuita elEconomista Consumo
Desde ese momento se han obtenido unos ingresos de más de 21 millones de euros y las subastas con postores se han multiplicado por seis, según recoge el portal Confilegal.
Pero éste no es el único acontecimiento en el sector de la subasta en el que la tecnología juega un papel primordial: Catawiki, la mayor casa de subastas online de artículos singulares en Europa ha llegado a España. "La subasta online es un mercado relativamente nuevo, pero en los últimos años ha crecido a un ritmo vertiginoso gracias al impulso del comercio digital", afirma Alejandro Sánchez, el director general de Catawiki en España.
La pasión por los cómics y por las nuevas tecnologías hizo posible la aparición de la compañía holandesa, fundada en 2008 por René Schoenmakers y Marco Jansen, que comenzó como punto de encuentro para coleccionistas y ahora añade España a los países en los que ya estaba presente -Países Bajos, Bélgica, Francia, Alemania, Reino Unido e Italia-. "Nuestro objetivo es poner al alcance de todos y democratizar el mundo de las subastas sin importar el nivel adquisitivo de las personas", declara Sánchez. Porque quizá una de las ideas que vienen inevitablemente asociadas a este sector es que está reservado a un tipo de público específico, caracterizado por tener un alto poder económico: "Para que todo el mundo pueda pujar, contamos con más de 80 categorías con artículos de todos los precios y gustos, desde los más curiosos hasta los más clásicos. Además, todas las subastas comienzan en un euro dándoles las mismas ventajas a todos los participantes".

Perfil del consumidor

Aunque el perfil del consumidor se encuadre tradicionalmente dentro del marco de lujo y exclusividad, desde Catawiki afirman que "la gran mayoría de consumidores de subastas suelen ser coleccionistas que buscan piezas especiales para completar una colección determinada o que son apasionados de ciertos artículos. También están las personas que quieren hacer un regalo original y particular o que quieren darse un capricho; por último, el vendedor, tanto particular como empresa, el otro tipo de consumidor de subastas, que quiere obtener el mayor beneficio vendiendo los productos al mejor postor".
Desde cualquier dispositivo, ya sea en versión web o a través de la app tanto para iOS y Android (iTunes App Store y Google Play) se puede acceder en tiempo real a cualquier subasta, aunque no se esté participando: "Así conseguimos romper con el hermetismo que ha marcado el mundo de las subastas, siempre muy limitado a círculos cerrados y sólo visible a aquellos que podían comprar".

¿Segunda mano o subasta?

Porque si algo tiene Internet es la falta de limitaciones en cuanto a espacio y tiempo, una ventaja de la que no se pueden nutrir las subastas tradicionales y sí las online es que pueden llegar de forma rápida a cualquier parte del mundo: "Una subasta online te permite llegar a un volumen mayor de usuarios a escala global y que no esté limitado a un espacio físico, permitiendo que los artículos sean visibles desde cualquier parte del mundo, sea el momento que sea", afirma Alejandro Sánchez.
El funcionamiento es sencillo, para comprar sólo hay que registrarse en la página y elegir el artículo según las fotografías, descripción e incluso valoraciones de otros usuarios sobre el vendedor. Luego sólo habrá que seguir la subasta y si se consigue la adjudicación del artículo, se le notificará al comprador y podrá proceder a realizar el pago, que es totalmente seguro. En un plazo de tres días recibirá su compra.
En cuanto a la otra parte, la del vendedor, el proceso es similar: inscribe el artículo que desea vender junto a una ficha descriptiva en la que se incluyen las imágenes, y un subastador profesional de Catawaki lo valora y certifica como apto para subastar: "Contamos con un equipo de más de 150 expertos subastadores que organizan y supervisan cada una de las subastas online que realizamos".
Como se puede apreciar, el proceso recuerda bastante al de la compra-venta online de segunda mano: "Hemos podido corroborar que con Catawiki el vendedor puede obtener una media del 20% superior en los precios de venta comparado con un portal de segunda mano" declara Sánchez, quien además afirma que otra de las principales diferencias es la seguridad: "Todos los artículos son verificados, lo que aporta una garantía de autenticidad. Además el pago es totalmente seguro, es Catawaki quién recibe el importe de la venta, y no directamente el vendedor, y lo retiene hasta que se asegura que la transacción ha sido correcta".

eBay, el gigante del sector

Al hablar de competencia es inevitable no mencionar al gigante de la subasta electrónica y del eComerce, "eBay", que en 2015 cumplió 13 años en España vendiendo 20 millones de artículos al año (36 por minuto). "No tenemos miedo a los gigantes porque nuestros productos son diferentes a los de ellos. Es decir, en Catawiki no se van a encontrar unas zapatillas usadas, pero sí unas zapatillas que usó un personaje conocido o una edición exclusiva. Es bueno que haya competencia porque nos hace estar mucho más activos y constantemente innovando para ofrecer nuevas opciones".
Y es que parece que a la revolución digital no hay ámbito que se le resista pero, ¿hasta quÉ punto llega su poder? ¿será capaz de desplazar a las subastas tradicionales? Alejandro Sánchez contesta rotundo: "No creemos que ocurra. Los dos sectores pueden convivir perfectamente en armonía. Todo depende del gusto y necesidades del consumidor. Al final lo que hacemos es llevar la tecnología a un sector tradicional y ofrecer así un mayor abanico de posibilidades".

El crecimiento en España, clave para la expansión

En su historia han subastado múltiples y singulares artículos, pero en octubre de 2015 se alcanzó la cantidad más alta en una subasta de Catawiki: se pagaron 165.000 euros por un Porsche 356 de 1960. "Hay objetos que con el paso del tiempo es más seguro que aumenten su valor, ya que su exclusividad y antigüedad se lo aseguran, es lo que denominamos ?valor refugio?. En este sentido, las subastas de coches antiguos generan un elevado volumen de pujas".
La empresa, que recibe 12 millones de visitas al mes en total y es la casa de subastas online de más rápido crecimiento en Europa, subasta más de 28.000 artículos a la semana en toda Europa y cuenta con un equipo de más de 400 empleados. Desde su creación, ya han recibido más de 86 millones de financiación de inversores como Peak Capital, Accel Partner y Lead Edge Capital, entre otros, y ha sido galardonado por Deloitte como la compañía europea con más crecimiento de 2015. "Acabamos de lanzarnos en España y nuestro objetivo más inmediato es seguir con el crecimiento en el país. A nivel global, la compañía está inmersa en plena expansión internacional con el fin de alcanzar el mercado mundial con la idea de la democratización de la subasta y que Catawiki se convierta en el portal de referencia de la compraventa de artículos singulares y de colección en cualquier parte del mundo". Frederik de Beer, director de expansión internacional de Catawaki cuenta: "Nos encontramos en una etapa importante de crecimiento en la cual España juega un papel clave para la expansión. Nuestro objetivo es ir llegando a más países hasta convertirnos en la casa de subastas de referencia".
En cuanto al panorama global para el sector de la subasta, Sánchez concluye: "Las expectativas para los próximos años son muy positivas. Se espera seguir la tendencia de crecimiento que han experimentado otros países occidentales como Alemania, Reino Unido y Estados Unidos. De hecho, las subastas de arte online se quintuplicarán en los próximos tres años según los últimos datos recogidos en estudios del sector".
Sólo el tiempo dirá si la ola digital consigue arrasar del todo al sector tradicional de las subastas o si, por el contrario, la armonía y convivencia entre ambas modalidades es posible.
Fuente
http://www.eleconomista.es

Te puede interesar;

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...