Páginas

Google+ Followers

Translate

visitas contador

sábado, 28 de enero de 2017

El arte urbano cubre las calles de Madrid

Madrid Street Art Project
Al igual que importantes capitales europeas, Madrid se está posicionando a la vanguardia del arte urbano -un tipo de movimiento artístico abierto y gratuito para todos los públicos- y sus calles están cubiertas de obras que embellecen y colorean la ciudad.
La última intervención artística, Arte urbano para todxs en Villaverde ha sido desarrollada por Madrid Street Art Project (MSAP) y el departamento de cultura del Ayuntamiento de la capital, Madrid Activa, en el barrio de Villa Verde Bajo, donde hoy se ha realizado un "safari urbano" para disfrutar y conocer algo más sobre las obras y sus artistas.
Éstas han contado con la "implicación, reflexión y acción" de sus vecinos. Veteranos y novatos de los aeorosoles han dejado su impronta en las paredes del barrio, gracias a unas jornadas de pinturas libras. Pero el grueso de la intervención ha estado en manos de los artistas y ha recaído en las obras de Amparito y Digo Diego, quienes crearon seis pinturas a escala humana que debían representar "el pasado y el presente" del barrio.
Desde el punto de encuentro, el Centro Cultural Santa Petronila, MSAP ha organizado uno de sus "safaris urbanos" para recorrer a pie el universo artístico que está escondido en las calles de Villaverde.
Pero el arte urbano madrileño no queda reducido a uno de sus barrios, sino que se extiende por todos sus distritos. En el centro, en pleno corazón de Madrid se esconden enormes galerías abiertas.
En el barrio de Lavapiés, característico por su multiculturalidad y olor a curry, está lleno de color y nuevas propuestas que siguen apareciendo de forma premeditada o espontánea. Las fachadas de los edificios, cierres de comercios o cualquier hueco es utilizado por los artistas.
El Rey de la Ruina, PorFavor, Sabek, Dingo o Alice Pasquini son algunos de los grafiteros que más han dejado su huella en el barrio.
Pero en Lavapiés también hay hueco para la programación. En los muros de la Tabacalera, -un centro cultural parte gestionado por el Ministerio de Educación y otro autogestionado-, el colectivo Madrid Street Art Proyect (MSAP) se encarga cada dos años de llenar sus paredes de color y denuncia social.
En su segunda edición, realizada en el 2016 y que todavía permanece en sus paredes, la temática gira en torno al concepto de naturalezas urbanas, que, según explica a Efe Guillermo de la Madrid, de MSAP, trata de reflexionar sobre "las contrapartidas de vivir en una gran ciudad" como son la contaminación o la falta de espacio verdes.
"Socialmente iguales, humanamente diferentes, totalmente libres", aclamaba la revolucionaria Rosa de Luxemburgo, y este lema ahora está inscrito en un gigantesco mural en pleno barrio de Lavapiés, creado por El Rey de la Ruina.
En el barrio de la Latina se puede encontrar otro de los puntos de referencia del arte urbano en la capital, en el corazón del Mercado de la Cebada. Sus cúpulas fueron pintadas por el colectivo local Boa Mistura, un referente del arte urbano en la capital.
Como afirma el grupo en su página web, buscaron "inyectar optimismo en una sociedad rodeada de negatividad, usamos la palabra como un arma para invertir ese proceso" y escribieron la frase "Llena la Vida de Color" en la fachada del epicéntrico mercado.
En sus cúpulas, remataron la intervención con la palabra COLOR, escrita con una anamorfosis.
Las medianeras de los edificios de Tetúan son utilizadas como lienzos en el proyecto "Paisaje Tetúan", que se inició en el 2014 en colaboración con el Ayuntamiento de Madrid, y que pretende "la mejora del paisaje urbano mediante intervenciones de carácter artístico".
El epicentro de esta iniciativa ha sido la Calle Marqués de Viana con las obras de artistas reconocidos como Gonzalo Borondo, Suso 33, sPy y E1000.
En el primer trimestre de este 2017, sus vecinos seguirán trabajando en talleres de intervención urbana y actividades de puesta en valor del paisaje urbano en el barrio para, así, seguir coloreando y disfrutar de sus calles.
En Malasaña, el grafiti forma parte del paisaje urbano desde la década de la Movida y en sus paredes conviven la "guerra de grafiteros"; entre aquellos que creen que los esprais deben utilizarse de forma espontánea y los que piden permiso a los establecimientos.
Este barrio mostró la dos cara de una misma moneda durante la intervención de Pinta Malasaña!, donde más de 200 establecimientos cedieron sus verjas a artistas para que plasmaran sus obras en un día y a la mañana siguiente aparecieron cubiertas por "tags" (firmas) que imposibilitan ver la totalidad de las pinturas.
El Ayuntamiento de Madrid calificó estas actuaciones como "ataques". Según la legislación madrileña, la realización de grafitis de forma "ilegal" serán sancionadas con multas de "300 a 3.000 euros por infracciones leves y de 600 a 6.000 euros las graves".
En el arte urbano existe esta dualidad ya que, dependiendo cómo y cuándo se realice, se puede convertir en arte o en vandalismo.
Fuente

Te puede interesar;

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...