Páginas

Google+ Followers

Translate

visitas contador

miércoles, 8 de febrero de 2017

Gabriel Pérez-Barreiro: "Sigo convencido que el arte es, en su esencia, una herramienta educativa"

                       Cortesía de la Colección Patricia Phelps de Cisneros (CPPC) | Gabriel Pérez-Barreiro: "Sigo convencido que el arte es, en su esencia, una herramienta educativa"
Cortesía de la Colección Patricia Phelps de Cisneros (CPPC) | Gabriel Pérez-Barreiro: "Sigo convencido que el arte es, en su esencia, una herramienta educativa"

"Latinoamericano es un adjetivo muy problemático, sobre todo cuando se usa para simplificar cosas que son complejas, como el arte".

"Sí, el vínculo con el Reina Sofia es profundo, si bien no de la misma antigüedad que la del MoMA ... Habrá sí una donación en el futuro, pero aún estamos trabajando los detalles"
Desde 2008, el español Gabriel Pérez-Barreiro es Director y Curador Jefe de la Colección Patricia Phelps de Cisneros (CPPC), impulsada por la gran filántropa que la da nombre, pero, antes, ha sido fundador y curador de la colección de arte latinoamericano de la Universidad de Essex, director de artes visuales en The Americas Society, curador de arte latinoamericano en el Blanton Museum of Art de la Universidad de Texas en Austin, y curador en jefe de la sexta Bienal de Mercosur en Porto Alegre.
Estamos ante un convencido de que "el arte es, en su esencia, una herramienta educativa, en el sentido de que nos invita a pensar de otra manera, a tener contacto con otras sensibilidades", como se encarga de subrayar Pérez-Barreiro, quien, en una entrevista con Gustavo Pérez Diez, redactor jefe de ARTEINFORMADO, aborda, entre otros temas, su labor al frente de la CPPC en estos casi nueve años, en donde ocupa un lugar muy destacado, por ser uno de sus hitos más importantes, el gran acuerdo alcanzado con el MoMA de Nueva York, el cual, como reconoce Gabriel, se venía gestando desde hace años, incluso desde antes de su llegada, pero en el cual, sin duda, ha jugado un rol fundamental.
Asimismo, este gallego, con una maestría en Estudios Latinoamericanos y un doctorado en Historia del arte Latinoamericano y que ha vivido en La Coruña, Londres, Aberdeen, Colchester, Madrid, Nueva York, Austin, Porto Alegre y, finalmente, en Nueva York, explica algunos de los principales planes futuros de la Fundación-Colección, entre los que estarían una donación futura al Museo Reina Sofía de Madrid, pero de la que advierte que, aún, se están trabajando los detalles.
Finalmente, destacar que nuestro entrevistado y el argentino Ariel Aisiks, coleccionista y Fundador y CEO del Institute for Studies on Latin American Art (ISLA) serán protagonistas de una interesante conversación, organizada por ARTEINFORMADO, que tendrá lugar en el marco de la próxima edición de ARCOmadrid 2017, en donde también se presentará un Informe sobre Coleccionismo de Arte Latinoamericano, que reúne a 100 destacados y activos coleccionistas.
ARTEINFORMADO (AI)La Fundación Cisneros, impusada por Patricia Phelps de Cisneros y su esposo Gustavo Cisneros, es una colección sin museo. Cuando llegaste a la dirección, en 2008, la colección ya estaba conformada. A lo largo de este tiempo transcurrido, ¿cuál está siendo tu principal cometido en la que está considerada la colección más importante de arte latinoamericano de la segunda mitad del S. XX?
Gabriel Pérez-Barreiro (GPB): Como bien dices, mucha de la colección ya estaba consolidada cuando llego en 2008, sobre todo en los núcleos etnográficos (colección Orinoco), arte colonial, y arte moderno. Nos propusimos seguir adquiriendo y puliendo las colecciones de artistas viajeros (paisajes) y de arte contemporáneo, que ya tenían una excelente base. Por otro lado nos propusimos organizar un programa regular de publicaciones, enfocadas en largas entrevistas con artistas latinoamericanos, bajo el título general de "Conversaciones", que ya estamos preparando el 11ª título de la serie, y de estructurar una serie de becas y apoyos para artistas e investigadores del campo latinoamericano.
Además de esto, firmamos algunos acuerdos de colaboración institucionales, entre los más relevantes con el Museo Reina SofiaHunter College, el Bard Graduate Center y la Fundación Getty, para apoyar esas instituciones en sus esfuerzos para incrementar la presencia latinoamericana en sus programas. En los últimos dos años nos hemos enfocado mucho en nuestra página web www.coleccioncisneros.org que funciona a modo de revista, con información sobre las diferentes escenas de arte, y con debates sobre los asuntos centrales de nuestro campo. En el día a día de la colección atendemos innumerables pedidos de préstamo de obras, permisos para imágenes, llamadas de profesores a quienes les facilitamos acceso a las obras, y cosas por el estilo.
AISin duda, uno de los momentos clave, como director y curador jefe de la CPPC, lo habrás vivido con el reciente anuncio del gran depósito de obras de la colección en el MoMA así como el futuro Instituto de Arte Latinoamericano. Nos podrías contar, brevemente, ¿cómo se gestó el acuerdo? ¿Qué papel te toco jugar? ¿Qué lo hace tan especial e importante?. Y, por último, ¿qué función va a tener el instituto?
GPB: Sin duda fue un hito muy importante en la vida de la colección, pero es algo que se venía gestando desde hace mucho antes, por lo menos desde el 2006. Patty Cisneros siente por una parte una responsabilidad de custodia de las obras en la colección, que significa no solo cuidarlas, sino ayudar a encontrarles su mejor destino, y por otra, tiene un compromiso fuerte con el MoMA desde inicios de la década de 1980, por lo cual era bastante natural que la primera donación fuerte fuera al MoMA.
Las obras se seleccionaron cuidadosamente con los curadores del museo para buscar su mayor diálogo dentro de la colección existente del museo, y se habló desde el inicio de crear un centro de investigación permanente para garantizar que el arte latinoamericano fuera una parte orgánica y constante en la vida del museo. A mí me tocó guiar el proceso hasta el momento de donación, en cuanto a la selección final de obras, los aspectos legales, etc.
El instituto de investigación será un lugar de encuentro de especialistas y artistas con el personal de museo, y tendrá diferentes actividades como publicaciones, seminarios, residencias, etc. Se nombrará un director en breve, y esta persona establecerá las líneas de trabajo puntuales. Es importante resaltar que el instituto y su director serán dependencias directas del museo, y no de la Fundación.
AITras el referido gran depósito en el MoMA nos consta que mucha gente del mundo del arte se pregunta si el siguiente gran depósito de la CPPC será en el Museo Reina Sofía de Madrid. ¿Seguís avanzando en las conversaciones para que éste se produzca en el centro que dirige Manuel Borja-Villel?
GPB: Sí, el vínculo con el Reina Sofia es profundo, si bien no de la misma antigüedad que la del MoMA. Desde el convenio original entre la colección y el museo, que contemplaba la exposición "La invención concreta", programas académicos, y el comodato actual de obras, se ha avanzado también mucho en la creación de la Fundación Museo Reina Sofia, de la cual Patricia es patrona fundadora.
El Reina Sofia se ha establecido como uno de los grandes articuladores con Latinoamérica, y Manolo Borja ha hecho una labor muy reconocida desde la programación y la colección. Habrá sí una donación en el futuro, pero aún estamos trabajando los detalles. Como en el caso del MoMA, es un proceso que requiere de su tiempo de gestión y de pensamiento.
AISigamos con la vista en el futuro. ¿Cuáles son los objetivos que tiene marcados la CPPC para fortalecer su posicionamiento como entidad de referencia en el panorama artístico internacional y reforzar su capacidad de atracción en el ámbito global en los próximos años?
GPB: Tenemos varias líneas de trabajo para el futuro. Uno de ellos es mantener y fortalecer nuestra presencia online, por la página web y por las redes sociales. Por otra parte, seguimos trabajando con las otras áreas de la colección, que quizás sean menos conocidas, pero son igual de importantes. Por ejemplo, estamos con una exposición grande de la colección de artistas viajeros en este momento en el museo de New Britain, y la colección colonial está en una gira por EEUU por los próximos dos años.
Este año saldrán dos nuevos títulos de la serie de Conversaciones: una de Jaime Davidovich con Daniel Quiles, y el otro de Alfredo Jaar con Luis Perez-Oramas. Otro proyecto muy importante para nosotros es la colaboración con la Getty en Los Angeles dentro del marco de "Pacific Standard Time II LA/LA" para la cual llevamos dos años trabajando con el instituto de investigación y con el instituto de conservación de la Getty para hacer un estudio en profundidad de los materiales y las técnicas que usaron los artistas en Argentina y Brasil en los años de posguerra. Es una metodología nueva de investigación para nosotros, y los primeros resultados son interesantísimos.
AI: En un artículo de 2014, titulado "¿Misión cumplida?", te preguntabas ¿cuál será el horizonte del Arte Latinoamericano?. ¿Hoy se tiene otra imagen del arte latinoamericano?. Y en una entrevista, decías que el término “Latinoamérica” es una abstracción que sirve sobre todo para simplificar, y eso es algo que hay que resistir. ¿En que punto de reflexión te encuentras ahora sobre estos temas?
GPB: Sigo pensando que es un adjetivo muy problemático, sobre todo cuando se usa para simplificar cosas que son complejas, como el arte.
AIEn una entrevista le preguntamos a tu colega Jochen Volz, curador de la última Bienal de Sao Paulo, sobre el papel educativo de las bienales. Tú fuiste curador en jefe de la VI Bienal de Mercosur en Porto Alegre, en 2007, donde el programa educativo, desarrollado por Luis Camnitzer, como curador pedagógico, tuvo una función prioritaria como eje vertebrador del evento. ¿Cómo es de importante la educación y la responsabilidad social en este tipo de eventos? ¿Arte y educación han dejado de ser conceptos contrapuestos como hasta hace tiempo muchos lo pensaban?
GPB: Si, sigo convencido que el arte es, en su esencia, una herramienta educativa, en el sentido de que nos invita a pensar de otra manera, a tener contacto con otras sensibilidades. Me impresiona como en Brasil las bienales toman muy en serio este compromiso con sus públicos, que es algo que no observo tanto en otros lados, donde muchas veces este tipo de evento es pensado exclusivamente para otros profesionales del área, con mucho conocimiento previo.
El arte es un lenguaje como cualquier otro, y creo que cualquier ayuda en la descodificación es útil. Cuando trabajamos con Camnitzer en Porto Alegre, conseguimos una alianza muy productiva entre la curaduría y la pedagogía, hasta el punto que era difícil distinguir uno del otro.
AIPrecisamente, Camnitzer, quien ha colaborado también con la CPPC, y a quien también entrevistamos, es muy crítico con el Mercado del Arte. En alguna ocasión tú has comentado que: "No es que el mercado lo sea todo, pero es ciertamente una suerte de marcador". ¿A qué te refieres con ello? ¿Existe alguien fuera del mercado en este momento? Camnitzer también lo está, a pesar de que no le guste¡¡
GPB: Pienso que el mercado hay que entenderlo, y ni glorificarlo ni despreciarlo. Que la obra de una artista valga x es una función de muchos factores, desde el reconocimiento curatorial hasta la especulación financiera, y es bueno tener eso en mente. A la vez el deseo de que no exista un mercado de arte es un deseo en contra del artista que va a vivir ¿de qué? En el fondo lo que quisiera es un mercado mayor, más diverso y más profesional para nuestro campo.
AIAunque la colección de arte moderno es la más conocida mediaticamente hablando, también contáis con otras colecciones, en concreto queremos pregungarte por la de arte contemporáneo, bajo la supervisión de la mexicana Sofía Hernández Chong Cuy. ¿En qué momento se encuentra esta colección de arte contemporáneo?
GPB: Sofía lleva ya varios años trabajando con nosotros. Está realizando un trabajo profundo de pensar la colección, y su función principal es la de investigar las diferentes escenas artísticas. No somos una colección que compra sólo en ferias, sino que todo el año Sofía está visitando talleres, intercambiando ideas y conversando con los artistas, y a partir de esta actividad aspiramos a que nuestra colección tenga un perfil propio, y que refleje el arte de nuestros tiempos con un criterio especifico.
También está al frente de nuestro seminario anual en Caracas, que reúne pensadores internacionales y locales para debatir temas de la cultura contemporánea. Todos los contenidos están online en coleccioncisneros.org/seminario. Y por otra parte trabajamos con diferentes instituciones para presentar obras de la colección de manera concentrada y contextualizada, como pueden ser The Kitchen, Storefront for Art and Architecture, Sculpture Center, entre otros.
AIPor último, la Fundación cuenta con dos sedes, en Nueva York y Caracas. ¿Los proyectos los gestionáis desde las dos? ¿Os está afectando en vuestro funcionamiento el mal momento que atraviesa el país latinoamericano?
GPB: Obviamente la situación actual en Venezuela ya es una crisis humanitaria que nos afecta a todos. Tenemos una sede local muy activa, trabajando con la comunidad artística venezolana con diferentes programas y apoyos. El compromiso con Venezuela es parte de nuestro ADN como fundación, y esperamos que la situación se mejore lo antes posible.
Mientras tanto seguimos con nuestras iniciativas allá, como el Seminario Fundación Cisneros, o el programa "discusiones", que viaja por todo el país con debates sobre temas de arte y cultura, y estamos desarrollando una nueva serie de iniciativas para apoyar a los artistas locales. Es un enorme esfuerzo, pero vale mucho la pena.
Fuente

Te puede interesar;

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...