Páginas

Google+ Followers

Seguidores

Translate

visitas contador

jueves, 26 de octubre de 2017

Las obras de 23 artistas internacionales son "revisitadas" en Buenos Aires

                                Resultado de imagen de Nobuyoshi Araki
                                                              Nobuyoshi Araki
Irene Valiente
Buenos Aires, 25 oct (EFE).- Las obras de 23 destacados artistas de todo el mundo, como los estadounidenses David Lynch y Patti Smith o el japonés Nobuyoshi Asaki, llegaron a Buenos Aires para ser "revisitadas" desde la mirada del pintor argentino Guillermo Kuitca en una muestra marcada por la intuición y la generosidad.
Resultado de imagen de Guillermo Kuitca
                                                          Guillermo Kuitca


"Son todos artistas formidables, con lenguajes muy definidos. La obra de cada uno fue la que me guió", reveló hoy Kuitca durante la presentación de "Les Visitants" en el Centro Cultural Kirchner de la ciudad, que la acogerá los próximos seis meses.
Resultado de imagen de Patti Smith
                                                              Patti Smith


Las 500 fotografías, videoinstalaciones, esculturas, proyecciones y dibujos que ocupan dos pisos de las instalaciones forman parte de la colección de la Fundación Cartier para el Arte Contemporáneo de París, que, según el pintor -quien trabaja con ella desde el año 2000-, se abrió con una gran "generosidad" a su visión.
"No hay regalo mayor que un artista visite nuestra colección de esta manera. Todas las obras de la exposición tienen una historia y una relación con la fundación", confesó el director de la fundación, Hervé Chandés, quien apuntó que la muestra se basa en "Les Habitants", ideada en 2014 por el argentino para celebrar el 30 aniversario de la entidad.
Pese a que todas las salas tienen una ambientación diferente para darle a cada autor un espacio reservado y único, la mirada de Kuitca consigue aportar un hilo conductor para construir lo que él considera una suerte de "dominó", en el que todos los espacios dialogan entre sí.
Resultado de imagen de David Lynch
                                                             David Lynch


Allí se alzan 30 retratos tomados por Seydou Keïta (1921-2001) en su Mali natal en los años 50, una proyección sobre cuatro pantallas gigantes de 291 imágenes del japonés Daido Moriyama sobre la vida en grandes urbes de todo el mundo, o el controvertido diario íntimo de Araki, en el que destacan sus conocidas imágenes de mujeres desnudas, atadas y en posiciones imposibles.
También hay espacio para artistas menos conocidos, con trabajos originales e incluso los más bizarros.
Es el caso de la videoinstalación "Mirror Maze (Dead Eyes Live) del estadounidense Tony Oursler, compuesta por diez esferas de 1,8 metros de diámetro sobre las que se van proyectando ojos gigantes mientras suenan grabaciones de sesiones chamánicas, un trabajo con el que busca mostrar el "mimetismo tecnológico de las creaciones mentales".
El mayor protagonismo se lo lleva la sala "La Gran Lámpara", que en su planta baja combina el documental "Les Habitants" (1970), del armenio Artavazd Pelechian, con las obras de la neoyorquina Francesca Woodman, que utiliza su cuerpo para explorar, de una forma casi fantasmal, el desnudo femenino.
Escaleras arriba, en la misma sala, espera el epicentro de la muestra: "David's Living Room Revisited", que parte de una iniciativa de Lynch, en la que creó un salón tridimensional alrededor de un dibujo suyo.
Kuitca recupera esta idea en un espacio de paredes rojas que roza el agobio. En el medio, frente al dibujo de Lynch, se ubica una silla sobre la que cae una luz del techo mientras suena la magnífica voz en off de Patti Smith.
"Es la más icónica de todas respecto de las capas de colaboración, visitas y revisitas que alberga. Es una obra conjunta en la que todos somos autores", señaló el pintor argentino.
Asimismo, admitió que no se considera un curador "en el sentido tradicional" en esta exposición, que ha llegado al país austral de mano de la Fundación parisina y el Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos.
"El proceso fue muy intuitivo, muy abierto: traté de acercarme a las obras desde lo que las obras me pedían", apuntó Kuitca.
Su intención durante todo el proceso fue "desaparecer" y únicamente intervenir para dar a las obras "el mejor ángulo", sin distorsionarlas, y crear un dispositivo adaptado a cada artista. EFE
ivc/cch/jsg
Fuente

Te puede interesar;

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...