Páginas

Google+ Followers

Seguidores

Translate

visitas contador

miércoles, 20 de enero de 2016

La cueva de Joan Miró


Joan Miró, en su estudio, en un retrato que forma parte de la exposición 'Miro's Studio'. 
"Nunca sueño de noche, siempre lo hago en mi estudio. Duermo como un tronco; en cambio, despierto y trabajando, sueño", así explicó Joan Miró (1893-1983), en cierta ocasión, la génesis de su producción artística. Y para captar el espíritu del estudio que le llevaba a soñar y a pintar, la galería Mayoral ha reconstruido parte del estudio mallorquín de Miró en una galería de Londres para una exposición que irá después a Nueva York. Cuadros expuestos en el mismo contexto y ambiente doméstico y personal que envolvió al pintor desde la década de 1950 cuando se estableció en Mallorca hasta su muerte el día de Navidad de 1983.
Joan Miró no hubiese podido tener un nieto más entusiasta en el proceso de creación de su abuelo que el que le ha salido con Joan Punyet Miró, empapado de la biografía del artista en varias lenguas, explica, como maestro que se sabe bien la lección, las influencias que convergieron en el pintor para generar sus cuadros. "Desde el hombre de las cavernas simbolizado en la pared de piedra (en Mallorca y en Londres) hasta Jackson Pollock y el lienzo blanco en el suelo (también en Mallorca y en Londres) sobre el que el americano arrojaba chorros de pintura, pero cada gota tiene un significado, y Miró le seguía en su maestría", explica el nieto recordando cómo, a los 10 años de edad, entró, cogido de la mano del abuelito, al estudio haciéndole ya preguntas inquisitivas sobre el porqué de la vida y el arte.
La galería Mayoral de Barcelona ha roto un molde con este montaje. En otras ocasiones se han reconstruido estudios de artistas, como el de Francis Bacon, trasladado de Londres a Dublín. La particularidad de esta recreación es, al fin y al cabo, presentar las obras, en venta, de forma distinta a la manera tradicional de colgarlas en las paredes para que los potenciales compradores las contemplen paseándose por delante de ellas. Aquí los cuadros, colocados sobre caballetes o de cualquier otra forma, como los tenía Miró en Mallorca, conviven con objetos que él recogía y guardaba, si no como fuente de inspiración, sí como referencia a su vida. Un porrón que guarda pintura en lugar de bebida, hojas secas que ya parecen plastificadas, postales de la Costa Brava previas a la llegada del turismo masivo, objetos obsoletos como la vara de desempolvar los colchones de lana, una peonza junto a un mortero de cocina de la cerámica tradicional catalana, un botijo, un molinillo de café de manivela... utensilios domésticos junto a imágenes de Marcel DuchampPablo Picasso o su boda con Pilar Juncosa.




El sol de Mallorca -el mar no lo han podido trasladar- recibe al visitante en la galería Mayoral de Londres en forma de un círculo hecho de paja desgalichado en los rayos solares y sólido en el centro colgando del techo. La impecable mecedora que mecía a Joan Miró tienta a sentarse y observar alrededor la cantidad de objetos que acumulaba en su espacio. El arquitecto Josep Lluís Sert, exiliado a Estados Unidos de América, tras la guerra civil española, fue quién le diseñó el estudio cuya esencia ha sido ahora trasladada a Londres. Joan Punyet Miró se adelanta a defender a su abuelo ante la sospecha de que le motivaron a instalarse en la España franquista mientras algunos de sus amigos comían el pan amargo del exilio. "Quiso ayudar a su madre porque ella estaba sola al acabar la guerra, por eso, optó por regresar a su país", atestigua Joan como si no fuese la primera vez que da explicaciones sobre el asunto.
El nieto del artista surrealista también sueña despierto y trabajando. Su sueño, a punto de hacerse realidad, es ver el triangulo (Barcelona-Mallorca-Mont-roig) de museos dedicados a Joan Miró. Uno en Barcelona, la ciudad en la que nació y donde ya dispone de un museo; el de Mallorca, donde residió la última etapa de su vida y murió, y el de Mont-roig (Tarragona) donde vivió de joven hasta salir al extranjero. "Este año 2016 veremos la inauguración del museo de Mont-roig y mi sueño se hará realidad", pregona ante la audiencia que le escucha en la inauguración de la muestra.
"Esta es una forma revolucionaria de presentar la obra de Joan Miró, nunca se había hecho una cosa así", cuenta Jordi Mayoral, director de la galería barcelonesa. La exposición de Londres, en el corazón del mercado del arte (Duke Street, 6) en el barrio de Saint James, permanecerá abierta del 21 de enero al 12 de febrero. Del 3 al 6 de marzo se presentará en la feria de arte Armory de Nueva York.
Fuente
http://www.elmundo.es

Te puede interesar;

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...