Páginas

Google+ Followers

Translate

visitas contador

lunes, 25 de julio de 2016

Aguatinta y Sutilezas

                                    LA OBRA DE ERNST WILHELM NAY

Un pincel sumergido en ácido “pinta” sobre la plancha tratada con colofonia. De esta forma se obtienen superficies entonadas, que recuerdan un poco a la técnica de la acuarela. Utilizando granos más finos, se pueden a menudo imitar los trazos de pincel de un modo extraordinariamente parecido.


Seguimos la huella de la exploración de los artistas gráficos alemanes representativos.
Descubrimos la obra de Ernst Wilhelm Nay “De una serie de 5 aguatintas  = Aus einer Folge von 5 Aquatinten”.
Grabado: Aguatinta en color.
Sobre la técnica:

La técnica de Aguatinta[1]: es un procedimiento utilizado a menudo en combinación con aguafuerte. Permite obtener planos de diferente calidad. La plancha es espolvoreada uniformemente con colofonia.


Algunos artistas, entre ellos Picasso, usan azúcar. Calentándolo ligeramente, se adhieren las partículas sin pegarse. Sumergiendo las planchas en un baño de ácido, igual que un aguafuerte, penetra el ácido en los intersticios entre los granos, grabando un diseño de mayor o menor finura, según el tamaño del grano y la duración del baño. También aquí se pueden someter las planchas a baños en varias fases, método que se suele utilizar a menudo. Una de las variantes más frecuentes de la técnica del aguatinta, preferida especialmente para gráfica con color, es el llamado procedimiento de aguatinta al pincel.

Un pincel sumergido en ácido “pinta” sobre la plancha tratada con colofonia. De esta forma se obtienen superficies entonadas, que recuerdan un poco a la técnica de laacuarela. Utilizando granos más finos, se pueden a menudo imitar los trazos de pincel de un modo extraordinariamente parecido. Otra posibilidad se da, dibujando con tiza litográfica sobre una plancha de aguatinta cauterizada, volviéndose después a sumergir en el baño de ácido.

Ernst Wilhelm NayErnst Wilhelm Nay: Nacido en 1902 en Berlín, murió en 1968 en Colonia, Alemania.

Pintor abstracto influenciado por el informalismo[2]: movimiento pictórico que incluye todas las tendencias abstractas y gestuales que se desarrollaron en Francia y el resto de Europa durante la Segunda Guerra Mundial paralelo al expresionismo abstracto americano.

Formado en la Academia de Arte de Berlín entre 1925 y 1928; tomó como modelo las obras de Ernst Ludwig Kirchner, Henri Matisse, Caspar David Fiedrich y Nicolás Poussin.

En Francia pintó en secreto sus experiencias de posguerra. En Colonia su estilo de pintura tomó un carácter no representativo en la que se destacaban las superficies de color redondas organizando modulaciones sutiles de espacio y color.

u obra de creciente imagen abstracta constituye un enlace desde el expresionismo al entorno libre de color, sus cuadros permiten las asociaciones figurativas entre los confines de la representación y la abstracción.[3]

Desde hace años es evidente que el arte no figurativo, o arte abstracto, ofrece tanto encanto óptico como el arte figurativo.

Si no se espera de la obra de arte comunicación alguna acerca de un contenido, es suficiente su función de estímulo óptico, de apelación a la capacidad de percibir formas y colores sin vinculación con un determinado objeto. Contando con esta actitud, tanto del público como el pintor, la tipografía siguió la dirección de la pintura. Se transformó voluntariamente en un procedimiento para la reproducción en colores de pinturas y acuarelas[4].

Grandísima es la envergadura y capacidad del grabado podemos afirmar que la obra “De una serie de 5 aguatintas”, posee la sutileza de la acuarela introduciéndonos en un universo cíclico, donde la mutación de esferas se entrelazan e interactúan con la transparencia del color, superponiendo una danza de bella geometría bajo el signo del círculo, acrecentando un movimiento hacia el infinito.

Ernst Wilhelm Nay, creador de dibujos, pinturas y acuarelas, emplea en la técnica delaguatinta el sentido de lo etéreo sin dejar de cobrar una fuerza mágica arrasadora de universos abstractos, que nos invitan a transitar en un paisaje poético.

Y como diría Bachelard “El tiempo y el espacio están aquí bajo el dominio de la imagen. La otra parte y el antaño son más fuertes que el hic et nunc. El ser-allí está sostenido por un ser de la otra parte. El espacio, el gran espacio es el amigo del ser.

¡Ah, cómo se instruirían los filósofos si consintieran en leer a los poetas![5]”.

En el espacio poético de estrofas abstractas, hallamos la dimensión de las evocaciones de un artista en las fronteras de su lenguaje de sutilezas y colores, en su eterno devenir.

[1] Arte gráfico alemán de hoy = Deustsche graphik der gegenwart.  Alemania : Eine Ausstellung des Deutschen Kunstrates / Zusammengestellt Von Musseum Folkwang, Essen, 1963. p. 55-57.
[2] Algunas manifestaciones de la abstracción, como el Constructivismo y el Neoplasticismo se hallan mucho más cerca de corrientes figurativas como el Cubismo que de otras abstractas como el Expresionismo abstracto o el Informalismo. Porque, en realidad, abstracción y figuración son las consecuencias de un mismo proceso en el desarrollo de un arte de la modernidad. Barroso Villar, JuliaTema, iconografía y forma en las vanguardias artísticas. Asturias : Castrillón, 2005. p. 10.
[3] Siguiendo la opinión de Hofmann que se distingue por sus estudios del arte en el siglo XIX y en la frontera con el XX utilizando una perspectiva iconográfica, hay que destacar la continuidad del proceso de la imitación en el arte desde el Renacimiento hasta el siglo XX, al citar que se “ha ampliado al infinito el margen de posibilidades entre el rigor formal y la abstracción”, mientras hace notar que las diferencias son graduales sin que la continuidad signifique estancamiento o repetición.
Continúa Hofmann haciendo notar que, en el proceso del nacimiento del arte moderno, mediante un giro desde la imitación al símbolo, se llega a reconocer la ambivalencia de estas trayectorias, al descubrir que “las líneas y las manchas de colores no son signos naturales que queden absorbidos por sus contenidos objetivos (como aún lo pensaba el racionalismo de la Ilustración), sino que son signos artificiales, que poseen un valor propio. En el transcurso de este proceso… se rompe finalmente la colaboración entre los contenidos formales y los contenidos objetivos. Ibídem, p. 85-86.
[4] Arte gráfico alemán de hoy = Deustsche graphik der gegenwart.  Alemania : Eine Ausstellung des Deutschen Kunstrates / Zusammengestellt Von Musseum Folkwang, Essen, 1963. p. 21.
[5] Bachelard, Gastón. La poética del espacio. Traducción de Ernestina de Champourcin. Buenos Aires : Fondo de Cultura Económica, 2000. p. 182.
Fuente

Te puede interesar;

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...